Opinión Nacional

¿Cuanto valdrá un lider demócrata para el tiempo Chávez-FARC?

Voy pensando que bastante considerando estos 10 años de no presencia. ¿Merecemos tal ausencia?, como saberlo, pero entiendo que en tanto aparezca, habrá mucho por hacer como sociedad en pro de restaurar la constitucionalidad.

El régimen Chávez-FARC amenaza con triturar lo que resta del Estado Democrático y Social de Derecho y de Justicia, que distingue como sociedad civilizada, que no como democracia, ya mucho antes perdida. Ante ello, nuestra dirigencia demócrata hace un mejor esfuerzo por contener a un adversario que le supera en todo ambito, vistos los resultados.

Hago esta corta remembranza por cuanto estimo en mucho el asumir una realidad que nos ahoga a ritmo vertiginoso, y que amerita por ende, un nuevo rumbo para accionar.

Muchos entre quienes se decidieron por la participación electoral, luego del intento de reforma constitucional en 2.007, lo hicimos entendiendo al proceso comicial como el mecanismo a mano, sino de restauración constitucional por lo menos de fortalecimiento demócrata como alternativa de poder frente al régimen Chávez-FARC.

Pero cuando luego de un par de estos eventos, observamos que lejos del mentado fortalecimiento, se consolida más bien una tesis de repliegue impúdico al paso del opresor, no queda otra que decir alto, frente a la precitada línea de acción.

A estas alturas, resulta ingenuo exigir tratativa distinta a una dirigencia diezmada en ideas, mermada aún más en coraje. Pero imperdonable tambien de nuestra parte, el cohonestar tan bajo despropósito pudiendo adoptar senda en contrario.

Quienes sufragamos el pasado 23N, lo hicimos comprendiendo la naturaleza inconstitucional del socialismo gobernante, por ende, la aspiración mínima respecto a nuestros elegidos pasaba por su pertinente adecuación a tan legítima pretensión, algo difícil de refutar.

Entonces, por lo menos con sorpresa, contemplamos al común de esos elegidos escudarse en la sola flagrancia de una juridicidad violada, como único argumento político ante los recientes atropellos Chávez-FARC.

El despojo inconstitucional a las gobernaciones, de puertos y aeropuertos de uso comercial, las sentencias antijurídicas contra funcionarios públicos institucionalistas en razón del genocidio del 11-A, y la muy reciente Ley Especial sobre Organización y Régimen del Distrito Capital cercenadora de las competencias de la Alcaldia Metropolitana; tres golpes nobles al Estado de Derecho, que nuestra dirigencia demócrata tampoco supo asimilar.

Creo con sinceridad que en lo adelante, aquellos gobernantes demócratas regionales y locales, muy pocos por cierto, dubitativos en cuanto a su fortaleza de ánimo para defender el ordenamiento júridico que juraron hacer cumplir, harian muy bien en renunciar. Pésimo servicio a la constitucionalidad democrática el continuar ocupando cargos solo en espera del próximo despojo a manos del régimen Chávez-FARC.

Porque, si el ser líder demócrata en estos tiempos resulta harto dificil de cumplir, habida cuenta el rol sacrificado que le corresponde asumir, no por ello es menester, tolerar que quienes pretendan serlo actuen a contracorriente de lo que es su cabal proceder.

No es Venezuela el último refugio de las tiranias socialistas, y tampoco nuestra Constitución la única ha restaurar sin ejemplos de valentia, sacrificio y autoridad moral, por parte de aquella dirigencia demócrata que nos pretenda guiar. Pues, no fue solo en base a discursos como Ghandi, Mandela y Walesa se forjaron en paradigmas a la hora de liderar. ORA Y LABORA.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba