Opinión Nacional

Cuatro casos de corrupción: Kenya, Rusia, Chile y Venezuela y sus resultados

Kenya
En 2002 el gobierno de Kenya abrió una licitación para un sistema de impresión de pasaportes. Una empresa francesa ofertó instalarlo por seis millones de euros.Sin embargo, la buena pro le fue otorgada a la empresa Anglo-Leasing Finance, una empresa de maletín cuya dirección era un apartado de correos de Liverpool, la cual ofertó 32 millones de euros, seis veces más. Peor aún, la empresa inglesa estaba dispuesta, con sumo descaro, a subcontratar el trabajo con la empresa francesa! Los políticos que organizaron la licitación trataron de meterse el excedente en los bolsillos. Fueron enjuiciados.

Rusia
En 2010 la empresa Daimler AG y tres de sus filiales se vieron envueltos en un caso de soborno a funcionarios Rusos. La empresa (Mercedes Benz de Rusia) se declaró culpable de haber pagado unos cuatro millones de dólares a burócratas rusos, a fin de obtener negocios en ese país. Fue llevada a juicio en USA.

Chile
Augusto Pinochet desvió dineros obtenidos ilicitamente a corporaciones situadas en el exterior (Inversiones Meritor, Redwing Holdings) y los puso a nombre de su hijo Marco Antonio y su hija Lucía. Otros fondos fueron puestos a nombre de otra de sus hijas, María Verónica y un abogado, Oscar Custodio Aitken. Estos familiares y el abogado sirvieron de testaferros de Pinochet en unas seis corporaciones. Una buena parte de ese dinero fue recuperado después de una investigación.

En los tres casos arriba nombrados hubo acción del estado y de la sociedad para recuperar activos criminalmente sustraídos.

Venezuela.
El 13 de Abril de 2010 se hundió en aguas venezolanas la gabarra Aban Pearl. Esta gabarra había sido alquilada por PDVSA a una empresa medio fantasma llamada PetroMarine, registrada en Singapore poco antes de la firma del contrato y cuya oficinita estaba o está todavía al lado de la representación diplomática de la Venezuela chavista, a cargo de Alfredo Toro Hardy. El dinero que la empresa dueña de la gabarra Aban Offshore, de la India, recibió por el arrendamiento fue mucho menor al dinero que la misma PDVSA admite en sus documentos oficiales. El jugoso excedente se quedó en manos de intermediarios, los dueños de la ectoplásmica empresa PetroMarine y de sus amigos no identificados. Uno se pregunta: Por qué PDVSA no alquiló la gabarra direcatmente a sus dueños?
A pesar de mis repetidas denuncias públicas este caso nunca ha sido investigado y la empresa PetroMarine sigue tan campante, aparentemente contratando con PDVSA otros servicios similares. Otras empresas que deberían ser investigadas en relación a contratos de similar turbidez son Derwick Associates y Arevenca, pero nadie las ha tocado.
El dinero involucrado en este caso venezolano de la gabarra Aban Pearl es mucho mayor que el de cualquiera de los casos arriba mencionados, los cuales si fueron investigados y sus responsables llevados a la justicia.

Cual es la diferencia entre los primeros tres casos, todos investigados y el último caso, no investigado? Que el último ha ocurrido en uno de los países más corruptos del mundo, en el cual reina la más completa impunidad para los amigos del régimen: la Venezuela de Hugo Chávez Frías.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar