Opinión Nacional

Cucaracha en baile de gallina

Así luce el presidente Chávez tanto en la escena internacional como en la criolla. En la XII Cumbre Iberoamericana no se cansó de tocar la tecla desafinada. Si los mandatarios decían ñe, él decía che; si se ponían guayabera blanca, él se montaba una casaca negra; si se reunían a tomarse la foto oficial, él no se aparecía ni de lejos; si empezaban puntuales las reuniones de trabajo, él se presentaba una hora después.

Cosas de forma y estilo, tal vez, pero en el fondo reflejan la típica actitud del malcriado que ya no se siente bienvenido. Dentro de nuestras fronteras la situación es casi igual, sólo que las provocaciones van mucho más allá de transgredir formalismos. Cada día que pasa, el comportamiento presidencial confirma lo que se sabe de sobra: su acelerado aislamiento del sentir nacional, ese saberse desconectado de la mayoría de la gente.

La chacumbélica «intervención» de la Policía Metropolitana o las traspisondas para impedir el referendo consultivo, dan buena cuenta de un desespero colosal. El pobre (metafóricamente hablando) Diosdado Cabello, recién salido de una gravedad sicosomática, tuvo que cargar el muerto del secuestro de la PM. Su chambonería le obligó a nombrar director de la principal policía del país al jefe de relaciones públicas de Freddy Bernal.

Como era previsible, esa trapacería no convence a nadie, comenzando por el 95% de los 9.000 funcionarios que integran «la metropolitana». Antes de la llamada «intervención», el régimen chavista tenía más simpatías entre los «hombres de azul» que después de practicada. Resulta patético que un régimen capaz de realizar una Constituyente hace apenas dos años, hoy ni siquiera tenga las neuronas para efectuar un operativo con un ápice de legitimidad.

La guerra contra el referendo consultivo, por otra parte, también revela la histeria oficialista. Entre la «talentosa» Procuradora y el litigioso Mezza Ramírez han puesto el «Ejecutivo Nacional» a darle palos de ciego a la cacareada «bolivariana». Ello con motivo del filibusterismo a la Ley Electoral, ¡aprobada en primeras instancias por la aplanadora del MVR! Una piratería digna del más chimbo de los doctores chimbines. Hasta la afiliada mayoría de la Sala Constitucional del TSJ les echó la partida para atrás.

La angustia es tan mala consejera, que el consejero mayor, Fidel Castro Ruz, hace de tripas corazón para cranear las recomendaciones. Claro que la «estrategia» general se mantiene: guaralear la consulta referendaria y mostrar los dientes para asustar a los opositores.

«Como cucaracha en baile de gallina», dice el refranero popular para identificar a quién esté de sobra, cual pegoste, en cualquier sarao o convivencia. Por sus propios «méritos», el régimen de Chávez se ha ido poniendo a espaldas del conjunto del país. Más temprano que tarde le tocará irse del poder. Esperemos, por el bien de todos, que la salida no sea por las urnas fúnebres sino por las electorales.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba