Opinión Nacional

David y Goliat

Usando una muy desgraciada licencia estilística, el diputado por Primera Justicia y Secretario General de dicha organización Gerardo Blyde, ha comparado en una entrevista radial a la oposición venezolana con David y al gobierno del teniente coronel Hugo Chávez con Goliat. Muestra una muy pobre valoración de la verdadera dimensión y fortaleza de las fuerzas democráticas venezolanas y del verdadero potencial de una sociedad civil que lleva cinco largos años librando una de las batallas más honrosas vividas en el continente contra un régimen avieso, autocrático, dictatorial e ilegítimo. Profundamente debilitado, por cierto, por la corrupción que lo gangrena y los abusos que lo deslegitiman.

Pues lejos de rescatar la bíblica figura del pastor de Belén que se elevara al trono de los judíos, fundara la ciudad de Jerusalén y se enfrentara al gigante filisteo a quien diera muerte de una pedrada por su carácter valeroso, tenaz, astuto y decidido, Blyde sólo pretende traer a colación la figura del rey David por su estatura física. Es más, para evitar cualquier malentendido que pusiera en entredicho su voluntad electoralista y su fidelidad a la vieja tramoya de la ruta democrática, insiste en rechazar cualquier idea que tenga la más mínima relación metafórica con la honda de David. Y en el colmo de lo que sin duda constituye una impostura avala su pacifismo electoral y su gradualismo político en la figura de Rómulo Betancourt.

Valiente discípulo aquel que no conoce al maestro. Rómulo se hizo a la vida política levantándose contra otro tirano, fue llevado a la cárcel, participó en una rebelión armada y recibió su bautismo de fuego con un viejo fusil al hombro. No bajó jamás la cerviz. En el exilio intentó lo que llamó su aventura garibaldina, buscó armas, dinero y apoyos para sumarse al Falke. Regresó a Venezuela a organizar un partido de cuadros para luchar en todos los frentes por la imposición de la democracia. Debió volver al exilio, que vivió en Chile, en Costa Rica, en Colombia, en México, en Cuba, sin otro propósito que combatir con las armas en la mano contra la dictadura, fundar el PND y luego AD y sin más edad que las de la actual dirigencia de Primero Justicia tomar el Poder – a sus 37 años – para llevar adelante su proyecto de nación para su bienamada Venezuela. Debió volver al exilio y dirigir desde allí una de las más gloriosas gestas de la clandestinidad venezolana, que les costara la vida, la tortura, la prisión y el destierro a los mejores hombres de su partido.

Es en ese contexto que discute y decide la participación electoral de AD bajo las ominosas condiciones de la dictadura de Pérez Jiménez. Rómulo no hubiera cedido jamás ni un centímetro a la voluntad depredadora y humillante de los déspotas. Se enfrentó en su momento a las dictaduras que asolaban la región, derrotó en el campo de batalla a los invasores cubanos y echó a patadas a Fidel Castro de la OEA. Sin que le temblara el pulso a la hora de cerrar un profundo entendimiento con los Estados Unidos convirtiéndolos en su principal aliado en su política de democratización de Venezuela y la América Latina.

Supo por su orígen y su cultura, que si hay alguien que no puede ser parangonado jamás con David es el pueblo de nuestra patria. Para el cual ningún déspota, sátrapa, caudillo o militarote será jamás un Goliat.

Es bueno que el diputado Blyde lo sepa.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba