Opinión Nacional

De abstencionistas y niníes

Históricamente, Venezuela ha acumulado estadísticas sobre las abstenciones ocurridas en los pasados procesos electorales nacionales, que indican un promedio histórico de un 30% aproximadamente. Incluso, se ha llegado a porcentajes puntuales mucho más altos de abstención, tal como el obtenido en las elecciones  parlamentarias del 2005, cuando el mismo estuvo cercano al 80%.

Si consideramos el registro electoral nacional actual, estimado en unos 17 millones de inscritos con derecho a votar, estimando el promedio histórico de abstención de 30%, se calcula que los abstencionistas pudieran llegar a ser unos 5.100.000 venezolanos, que no votarían, en las próximas elecciones parlamentarias del 26 S, por diferentes razones. Para ese nivel de abstención, solo votarían unos 11.900.000 electores.

Flojera, apatía, indiferencia, enfermedades, viajes, trabajo, rebeldía, protesta, irresponsabilidad, comodidad, descuido, olvido, etc., pudieran ser las posibles causas de abstención. De estas causas, quizás los viajes por necesidad y las enfermedades, pudieran ser las únicas razones válidas para justificar la inasistencia a un evento tan importante como una elección nacional. Sin embargo, muchas personas enfermas o minusválidas han ido en sillas de ruedas a votar. Otras, cuando pueden, planifican sus viajes para antes o después de las elecciones para estar presentes en éstas. El que trabaja ese día, puede ir a votar por derecho.

Adicional a esto, tenemos que según algunas encuestas, existe un número importante de votantes, quienes se confiesan políticamente independientes, denominados “niníes” por algunos, y  quienes aún no han decidido por quién votar; si por el  comunismo, o por la democracia. Según algunas encuestas, el porcentaje de niníes es de un 33%, y casi  igual a las tendencias que votarían por el comunismo y de las  que votarían por la democracia. Si asumimos que solo votarían unos 11.900.000 electores y aplicamos este 33%, tendríamos un total de 3.927.000 “niníes” que acudirían a votar, sin conocer por quién votaría este sector.

Podemos deducir entonces, que dependiendo  de las inclinaciones  hacia el comunismo o hacia la democracia que tengan los “niníes”, los resultados de las elecciones parlamentarias del 26 S, estarían en alto grado en manos de lo que decidan hacer éstos. Ello, debido a que se considera que tanto los votantes del comunismo, como los de la democracia, son en su mayoría votos duros, y muy difícilmente se produzcan cambios importantes en sus tendencias actuales.

Particularmente, pienso que, habiendo sido desenmascarado plenamente el régimen chavista, de su doble juego político; según el cual, algunas veces – cuando le conviene – actúa como demócrata y respetuoso de la constitución y de las leyes, y por otra  parte, actúa oficialmente promocionando el comunismo o dictadura de estado, encubierta como socialismo del siglo XXI; permite al venezolano sopesar y decidir, hacia donde prefiere que se guíe a Venezuela.

Esta realidad, es fundamentalmente importante para el sector indeciso de los “niníes”, quienes recién se acaban de percatar de tales viles maniobras de manipulación, sin precedente alguno en ningún otro país latinoamericano, a las cuales nos ha venido sometiendo el chavismo; razón más que suficiente, para rechazarlos contundentemente, votando por la democracia

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba