Opinión Nacional

De bufón a provocador internacional

No habían transcurrido cuarenta y ocho horas desde que en su programa dominical acusara a la oposición venezolana mayoritaria según los resultados del 2 de diciembre pasado y aún más mayoritaria hoy, según todas las encuestas serias de vende patria, para que corriera a echarse a los brazos de Putin y le ofreciera en bandeja de plata un territorio que no es de su propiedad privada sino de veintiocho millones de venezolanos para servir de base de operaciones a las fuerzas armadas rusas. Rebajándose al nivel del más insólito rastrerismo, no sólo ha ofrecido un cheque por tres mil millones de dólares para seguir manteniendo con vida la industria armamentista rusa y seguir hundiendo en la miseria a la población venezolana. Se ha rebajado al nivel de Cuba, una isla miserable, gobernada por una satrapía hereditaria, despótica y dictatorial, para hacer yunta en la provocación de la ex Unión Soviética contra los Estados Unidos.

Esta provocación provocaría risa y seguramente en todas las cancillerías occidentales estarán reventándose de hilaridad – por su absoluta impractibilidad, si no nos ofendiera y humillara a los niveles que supone. ¿Qué ciudadanía es ésta gobernada por un psicópata de este jaez? ¿Qué clase de oposición es la que guardará silencio ante un acto de tamaña irresponsabilidad internacional? ¿Hemos regresado al terciario político y nos hemos reconvertido en una república bananera?

La proposición es tan absurda y tan ridícula que no admite más que dos o tres posibles interpretaciones, obviando la que se cae de maduro: Chávez está verdaderamente desquiciado. La primera: vuelve a jugar al enfant terrible y a provocar la paciencia de quienes siguen atendiendo al consejo de ese embajador de triste memoria, que le recomendaba a su Departamento de Estado atender a lo que hace, no a lo que dice. La segunda: sacudirse el estigma de derrotado rastacueros, que arrastra desde que el rey Juan Carlos y el presidente Uribe lo dejaran en pelotas. La tercera: sacudir la modorra nacional y levantar polvareda, a ver si la derrota de noviembre no alcanza las cotas de desastre nacional que ya auguran las encuestas.

De todas las posibles interpretaciones la más factible es la primera: Chávez es un pobre caudillo irresponsable, desenfadado y delirante. Además de ignorante a más no poder. Posiblemente crea en la posibilidad de recrear la atmósfera de la guerra fría y rebobinar la película en cincuenta años. Sin tener la menor idea del estado real del mundo de hoy. Cuyas más serias cancillerías lo ven como un payaso suelto por el mundo. Un bufón bravucón y deslenguado que pide a gritos lo manden callar. Como en efecto.

¡Qué vergüenza verse retratado en el mundo como súbdito de este monarca de mercado de las pulgas! ¡Y así hay quienes nos recomiendan esperar sentados hasta el 2013! ¿Qué estarán pensando los sectores institucionalistas de nuestra Fuerza Armada Nacional? ¿Qué irán a comentar el ministro de la Defensa y su Estado Mayor? Sería interesante saberlo.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba