Opinión Nacional

De lo inocuo a lo inicuo

Como siempre desde los griegos casi todo por ellos quedó dicho. A quienes se ocupaban de los asuntos públicos los atenienses obligaban a emitir su opinión so pena de castigo a quien callara. Se les calificaba de infames y detestables y así juzgados se concluía con la exclusión como castigo y se les condenaba con el destierro a quien incurriera en semejante delito. Fueron tiempos aquellos dichosos cuando el silencio era delito y la palabra que sustentaba la opinión era virtud. Eso se acabó tal vez con la desaparición de Atenas tal como era, nunca jamás existió y nadie ha encontrado las razones de la mas complicada tragedia de la humanidad, para decirlo hoy, que la Grecia del ayer presente siempre, llegara a ser lo que hoy es, ruinas de cosas y de ideas. Nietzsche logró dar razones convincentes para explicar o al menos comprender este proceso que, en cierto grado, y que los filósofos de oficio y teólogos del beneficio, me perdonen, Sócrates es a ese proceso lo que Satán es al Paraíso. Solo que en el Edén todo aquello era inocuo. Ser sin hacer y hacer sin ser. Empero, sería injusto no admitir que a Eva debemos el mejor de todos los regalos, descubrir y degustar lo bello y bueno de lo prohibido. Por ahí siguen su marcha siempre los poetas, los científicos y los técnicos logran tantas veces que sean muelles los caminos.

La historia, pues, desde allá hasta hoy y pasado mañana, siempre mañana es hoy de ayer cubierto, dio un gran vuelco. En lugar de castigarse como infame y detestable a quien rehúye la responsabilidad de la palabra que tras la verdad se compromete, se premia a quienes se justifican en el silencio para vivir los placeres de la complicad vestida de prudencia. ¿A que se debió y deberá todo esto? El miedo permanente a la verdad que nos sacude el piso, que nos desenmascara, ley que se inscribe en la mayor de todas, la inescrupulosidad del Poder que provoca sumisión a quien lo sirve y lujuria, lascivia, avaricia, concupiscencia, soberbia, a quien lo tiene. Ningún medio es ajeno para alcanzarlo, ningún medio es ajeno para mantenerlo. La mentira y la fuerza son sus armas.

Se pensó, durante mucho tiempo, casi todo el tiempo, que la opinión pública podría poner frenos a esos desmanes. La Ilustración alamana creyó en ello y algo de razón hubo y habría sido así, si la opinión pública se construyese con la verdad que se formaliza bajo razón crítica y orientación ética. Y habría sido así, pero el Poder sabe mas de todo cuanto se piensa para limitarlo y, hasta ilusos, creer que pueden acabarlo, lo cual implicaría que la verdad, la consciencia, la justicia, la dignidad, el equilibrio de la objetividad, que si bien marcada por sus actores y por sus receptores, superara la visión de quien habla por la cuidadosa revisión de quien escucha, oye, lee, ve, lo cual casi imposible es por los intereses y valores en juego. El Poder, que es sabio, creó los sistemas de valores que se imponen de diversos modos, y los valores son hasta ahora, los que bien cultiva el poder en la iglesia, las religiones, en la escuela, en los dogmas, y creó la propaganda, y mas tarde los medios para la publicidad, no tanto para engañar incautos, que verdad es, sino para que cada quien crea que las decisiones que toma son sus propias decisiones. Voto, porque es mi decisión de escoger. Veo la TV, la que quiero ver, compro lo que me dan mis ganas de comer, beber, tragar, deglutir. Nos enseñan, con más sutileza, la ciencia codificada sin permitir pensar cómo llegar a ella e impedirnos al máximo como pensar y hacer.

Sin mayor esfuerzo cronológico, desde la imprenta hasta los más media, si Dios los hubiese hecho como arbitrantemente hizo todo, habría visto que era bueno que la imprenta y los medios de comunicación de masas existieran. Pero, como siempre y temeroso yo, por esas cosas de la “posmodernidad” y de no estar al día, me atrevo a afirmar que a Dios se le olvidó que el ser humano convierte la desigualdad en necesidad y en el empeño de ser dioses, unos, se hicieron propietarios y al hacerlo institucionalizaron la propiedad sobre las cosas y el Poder crece según es el dominio sobre las cosas y convierte al hombre en cosa, y el ser cosificado es el otro. Los propietarios de los mass media se hicieron poder y parte son del Poder. Y este, cuando a algún propietario se le ocurre recurrir a la consciencia crítica, entonces, el poder mayor, el del Estado, el de mas capital, sencillamente los silencian, los expropian, los compran, o simplonamente los domestican. Un venezolano estudió estas cosas de forma directa, Ludovico Silva, y lo bautizó de manera traviesa, “la plusvalía ideológica” para objetivar de manera clara cual es el papel de los grandes medios, igual que cualquier empresa de capital, solo que para la conducta humana son mas eficaces que la plusvalía en la producción de bienes, de mercancías. Creación y reproducción de ideologías, es esa su misión fundamental.

Otra vez se asomaran para decirme que estoy en las décadas viejas. Que el progreso científico, filosófico, político, ha dejado atrás toda esa bazofia de la tal izquierda. Que esas ideas son falsas, que son viejas. Qué decirles. Pobres los geómetras que aun necesitan y hasta mañana para siempre, a Euclides, el pobre ya tiene cerca de 2300 años y que Rieman, Lobaschesky están viejos y Newton y Einstein y el podre Platón y Cervantes se murieron. Damos gracias a Dios que, a pesar de lo viejo, no se atrevan a denostar de las leyes de Moisés. Parte de ese juego es la gran trampa que afirma la ignorancia y es la perversidad de pasar con suavidad de lo inocuo para justificar lo inicuo.

Al desnudo se ha visto en todas partes eso, pero siempre hemos visto a seres que con inmenso talento y ética se oponen a eso. A riesgo de recurrir a los viejos, y digan ¿y quien fue ese?, Jefferson amó la libertad y la libertad de opinión, de crítica, porque veía en ella la posibilidad de corregirse. Pero también la salud o insania de la gente. ¿Único caso? No lo se. Escasos sí, desde la famosa ley de Atenas, arriba mencionada, hasta hoy pocos han sido. En nuestro país no hemos tenido seres parecidos a ese señor, Señor! Aquí tenemos al gobierno de Chávez que se continúa con peoridad en Maduro, Diosdado, etc. Y tenemos escaso líderes en la oposición que en poco se diferencian de los “chavistas”, pero se resguardan en la expresión “los trapos sucios se lavan en casa”, la democracia es apostar, perder y ganar. Por ese camino ahorcaron en la plaza pública a Pablo Guanipa, casi incineran a Luis Fuenmayor Toro. Se despojó de la inmunidad parlamentaria a Richard Mardo. Si se insiste en proclamar la verdad, entonces, a quien lo hace se descalifica y codena por hereje y merece ser echado a la hoguera. Es simple, porque cierto es que verdad es, que como Chucho dijo a sus discípulos, entre quienes como Pedro había embusteros, traidores, pero…pero buenos, solo la verdad os hace libres. Y es este el punto. La mentira y la fuerza son las armas del poder. Su uso es constante, la muerte de cuerpos y de almas es su medio y modo de existencia. Muerte real, asesinar, si es mayor el miedo, muerte real-espiritual al quitar la libertad a cada ser que hable y la verdad asuma.

En esa “línea” de perversidad manifiesta, el régimen que tenemos ha sido el mas desvergonzado en recurrir a la mentira. Los ejemplos al escoger, somos un país libre, tenemos patria dice el régimen, a Venezuela se respeta, gritan, hemos acabado con la pobreza crítica, no tenemos analfabetas, la criminalidad disminuye, alardean, …pero se tiene la mas alta deuda mundial contraída con todos los “imperios” , (si se calcula por habitante), la dependencia científica y tecnológica es abismal, el neoanalfabetismo carece de fronteras, las fuerzas armadas de Cuba, sus cuerpos de seguridad, información tienen y todo el control sobre todo cuanto aquí se mueva o esté quieto, no hay acto que conmemore nuestra historia donde no sea huésped de honor o presida un cubano del régimen castrista. El embajador de Cuba es el gran tótem de nuestra política interna. Son asesores de todo y son accionistas en casi todo. Importamos casi toda la comida, la medicina, en fin… pronto veremos un barco de velas desde Haití con abundosa comida para Venezuela. (RB). Maduro anuncia que se construirá un puerto en el Zulia por los científicos, tecnólogos y expertos de Nicaragua. Y el señor Ortega, el de allá, dice lo que hay que hacer: exterminar a quien se oponga al gobierno y más y más… mientras el país se despedaza y como dijo un maracucho, en Venezuela no hay un hueco sin su pedacito de carretera, calle o autopista. Se miente sobre la salud. Se miente y hace pantomima con la corrupción. Se esconde las cifras de los asesinados semanalmente. El propio BCV admite que hay 20.000 millones de dólares sin saber en que manos… pero todos saben cuales son y donde están y así….

Y no puede ser de otro modo. Este gobierno como todos los regímenes autoritarios sigue los pasos que en lo ideológico y práctico impusieron los dictadores, inquisidores, de todos los tiempos anteriores a Hitler. Este perfeccionó el mal, aquí se hereda, con la misma violencia pero con más ignorancia. La misma mecánica, todos los medios al servicio del Supremo. En lugar de Goebbels, Villegas. La aplicación por el régimen de los 11 principios de Propaganda de J. Goebbels. Aquí ni siquiera visten sus desmanes. Murió Brito, la Juez Alfuini, desgarrada, los comisarios, recuerdo a Simonovis, y al resto de condenados al campo de concentración por mera maldad, por terrorismo y los policías presos que de tristeza e inanición se mueren, pero su dignidad en alto, serán mañana, alguna vez símbolos de respetabilidad, coraje. Se asfixia a las universidades y se destruye la especificad de la comunidad universitaria … pero no sigamos, duele y da asco y, la pregunta de por qué esto se acepta con tanta conformidad, obliga a imponerse la tarea de descifrar el misterio de la conformidad ante el mal y ha de ser el centro de interés para poder supera esta tragedia y que no termine en parricidio.

El porqué lo hace el régimen es sencillo saberlo. A un gobierno sin principios, sin doctrina, autocrático militarista, le es inherente a su ser, a su existir, la mentira y la violencia para permanecer y subsistir. Su proceder lo hemos estudiado y editado en Analítica, entre otros ensayos breves pueden verse Del Terrorismo de estado al estado de terror/ El arte de mentir consubstancial al chavismo, del mismo modo hemos estudiado la conducta mitómana y egolátrica de Chávez, y en el texto sobre Mandela, destacamos que, citando a M L. King el daño grave del silencio de los buenos es peor que la maldad de los malos. Pero hay otro mal que nos está matando con mayor eficacia, el trabajo de algunos postrados medios y comunicadores, periodistas, periódicos, radios, tv, que pretenden ser “neutrales”, capaces, por tanto de un equilibrio y sobriedad que sería aleccionador.

La línea editorial de Globovision, el nuevo estilo de algunos de sus programas (El Radar de los Barrios, Tal Cual, El Nacional…y otros mas permanecen limpios y así seguirán, la verdad es la bandera) prueban cuanto arriba se ha dicho. El Poder domestica y esclaviza. Nada que pudiera comprometer al entrevistado y, a la par, trucos para resguardarse el entrevistador. Por ejemplo la “tertulia” de Villegas y Diosdado, dejó la sensación de que La Madre Teresa de Calcuta entrevistaba a San Francisco de Asís. Este es un ejemplo, no único desde luego, pero expedito en sí mismo para poner en evidencia el juego de la validación del poder. Es también la evidencia de la relación de dependencia de los propietarios del medio, sus ideologías y el Estado y, aun más, las relaciones de complicidad con el Poder, y sin importarnos, por ahora, sus causas, es la adecuación del trabajador a los intereses del propietario del medio. De estos se come y si se come bien, mejor comemos. Al final es cohonestar al régimen, ponerse a sus servicios.

¿Que hace ante estos hechos? Trataremos con su ayuda de hallar respuestas en nuestro próximo texto.

 

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba