Opinión Nacional

De magnicidios y otros atentados

Imperaba la ley de la macana. La civilización sofisticó la universal fórmula. Se apela a ella cuando lo requiere el contubernio de intereses económicos con el poder político. Para algunos ha sido la “necesaria parada” cuando el sátrapa ha cerrado las puertas al civilizado entendimiento. Unos exitosos, otros frustrados y muchos inventados.

En Venezuela la vía rápida ha sido poco utilizada, pero sí contabilizamos algunos episodios. Carlos Manuel Piar mandado a ejecutar por Simón Bolívar, Matías Salazar por Guzmán Blanco y Leonardo Ruíz Pineda por Marcos Pérez Jiménez o el asesinato de Carlos Delgado Chalbaud urdido en el alto gobierno. Fueron magnicidios exitosos. También tenemos el magnicidio frustrado contra Rómulo Betancourt, planificado y financiado por el dictador dominicano Rafael Leónidas Trujillo, quien a su vez fue ejecutado. Debe decir Había taponado por decenios.

Aun cuando el vocablo es definido como atentado contra un mandatario o importante personero gubernamental, la calificación aplica cuando se trata de líderes fundamentales de oposición. Son muchos los ejemplos, pero son emblemáticos por su proximidad geográfica-cultural los de Jorge Eliecer Gaitán y Luis Carlos Galán.

Ahora bien, si partimos de la premisa según la cual el poder reside en el multicefálico pueblo, el soberano, la masacre del 11-04-2002 perpetrada por los pistoleros de Puente Llaguno y la Lista de Tascón constituyen atentados criminales de lesa majestad. Rango similar debe asignarse al estado ruinoso de hospitales, escuelas, carreteras y calles, la entrega de PDVSA al imperialismo Chino, la quiebra del emporio metalúrgico de Guayana, dejar languidecer el agro y la industria, transformar una economía productiva en una importadora hasta de lo básico alimentario, la represión en contra los  medios de comunicación social, el derrumbe de los servicios de energía eléctrica y agua potable, el estado de indefensión ciudadana debido a la corrupción policial y judicial, y el estercolero donde el Socialismo del Siglo XXI ha lanzado la moral y ética ciudadana.

Capítulo aparte el de los magnicidios productos de la paranoia de algunos gobernantes. Fidel Castro ocupa el más alto sitial en ese tipo de tramoyas y ha entrenado al autócrata enfermo en esos menesteres. A su paso jamás ha sonado un disparo y menos estallado una bomba.

De manera que el Comandante Bellaco en Jefe puede dormir tranquilo como lo hizo el 04F, luego de pasar horas escondido en un baño del Museo Militar y dejarse de inventar atentados contra su vida. Los ángeles podrían decir amén. No olvidar que somos civiles y demócratas. Debe saber que la actividad magnicida la iniciaron en Cotiza las Brigadas de Asalto rojas-rojitas contra Capriles Radonski, pero el hombre no “ensució” sus pantalones.

Es previsible que el atentado sea la tónica chavista en la campaña electoral. Pero el venezolano esta vacunado contra el miedo. El 07 de Octubre los violentos serán derrotados. Porque “la violencia es el arma de quienes no tienen razón”, así lo sentenció Simón Bolívar, El Libertador.    

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba