Opinión Nacional

Del apuro solo queda el cansancio

Entre 1954 y 1957 la dictadura perezjimenista ejecutó un masivo programa de construcción de infraestructura y viviendas: siderúrgica, petroquímica, autopistas, carreteras, avenidas y el programa de superbloques de Caracas y el Litoral. Para sostener esa enorme inversión el gobierno se endeudó con empresas constructoras, productoras, importadoras y distribuidoras de materiales y equipos de construcción. El monto de la deuda interna fue la causa principal del derrocamiento de Pérez Jiménez; la construcción se paralizó, la  economía se vino abajo y solo se reactivó con el exitoso Plan de Recuperación Económica, decretado por Rómulo Betancourt en diciembre de 1960.

Entre 1980 y 1982 la construcción residencial, tanto pública  como privada, sostenida por el boom de precios del petróleo, alcanzó los mayores niveles de inversión, en términos reales, realizada en el país. La euforia constructora se arruinó por la caída del precio petrolero, siendo esta una de las causas de la devaluación del viernes negro de marzo de 1983. La industria de la construcción, la promoción y el crédito inmobiliario se paralizaron, y se produjo  la “crisis de las viviendas frías” con más de 80.000 unidades sin compradores o paralizadas en su construcción. Ese desastre empujó una nueva crisis bancaria en los noventa.

En 2011-2012 el régimen militar chavista, por razones puramente electoreras, está tratando de construir las viviendas que no pudo en los doce años precedentes. Para ello se ha apoderado de terrenos en cualquier lugar y se ha lanzado a construir, sin planificación ni consideración alguna sobre las necesidades de movilidad, de espacios y de servicios públicos deficitarios, violando exigencias de orden urbano-ambiental y de calidad de vida de los ciudadanos. Por ignorancia e incompetencia se repite la historia, con el agravante de que ahora se ha destruido al aparato productivo de la construcción.

Construir estructuras de concreto y, especialmente de acero, es relativamente fácil y rápido. El problema es construir las paredes externas e internas, las instalaciones sanitarias y eléctricas, importar e instalar ascensores, construir acueductos, cloacas, drenajes, electricidad, redes de gas, etc. que demanda una mano de obra especializada de la que no disponemos, todo lo cual se evidencia en los múltiples reclamos por la mala calidad de viviendas recién terminadas. Además, la desesperación electorera ha llevado a la instalación de plantas de premezclado en cualquier lugar de la ciudad creando una situación ambiental y sanitaria insostenible, causada por el polvillo de cemento y de piedra picada, consecuencia de la inadecuada ubicación y de que las instalaciones de premezclado no poseen filtros de partículas como las fábricas de cemento.    

El enorme gasto en construcción se financia totalmente con deuda externa, para pagar con divisas y enormes sobreprecios, a contratistas extranjeros y para la masiva importación de cemento, cabillas, vigas de acero, materiales eléctricos y de plomería, ascensores, maquinaria y equipo de construcción… El endeudamiento crece desmesuradamente, las reservas líquidas de la nación llegan al límite y ¡oh sorpresa! el propio BCV señala que el país no puede continuar endeudándose. Después de las elecciones tendrán que devaluar y la paralización del sector construcción será inevitable. Al nuevo gobierno democrático le tocará la tarea de recuperar la economía y al aparato productivo. De la carrera chavista solo habrá quedado el agotamiento…

Videos del Acuerdo Social

Se encuentran disponibles en nuestra sección en YouTube: http://www.youtube.com/acuerdosocial

Allí encontrarán videos sobre empleo, desigualdad, educación, salud, Constitución de 1999.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba