Opinión Nacional

Delenda est sinistra

(%=Image(9749027,»L»)%) Siempre se tuvo a la izquierda como la fuerza política del cambio, del avance económico, político y social. Fue así hasta bien entrado el siglo pasado, el XX. Izquierda fue la burguesía en su lucha en contra de la nobleza. Izquierda fue el liberalismo manchesteriano en su labor por dejar atrás los principios del mercantilismo, probadamente ineficaces. Izquierda, en su momento, fueron Karl Marx y Federico Engels en su prédica constante a favor de un devenir mejor para la clase obrera. Izquierda fue la Comuna de París.

La derecha era todo lo contrario. Ensimismada en sí misma no aceptaba cambio alguno. Adoraba el statu quo o, lo que es peor, para ella cualquier tiempo pasado fue siempre mejor. Derecha era la nobleza en su lucha con la burguesía. Derecha fue después la burguesía en su conflicto con la social democracia. Derecha fueron también el fascismo y sus congéneres, las dictaduras militares latinoamericanas, el nazismo, el falangismo, el justicialismo peronista. Pero éstas eran unas derechas que buscaban sustituir el adelanto por situaciones y épocas ya superadas. No tuvieron futuro. Destellaron por unos cortos años y, como era natural, fracasaron. Las grandes mayorías se dieron cuenta de que las conducían por un sendero equivocado.

Se dice, y con razón, que los extremos se juntan. Esa extrema derecha fascista llegó a darse la mano con el socialismo radical. El estalinismo en la Unión Soviética fue un fascismo disfrazado, una dictadura totalitaria de la peor especie. Sus gulags siberianos fueron una edición mejorada y aumentada de los campos de concentración nazis. La supresión de las libertades individuales siguió también el modelo fascista. Si bien duró un tanto más en el tiempo, su fracaso era seguro. La caída del Muro de Berlín marcó el principio del fin. La Unión Soviética se dividió en sus antiguas repúblicas y los satélites europeos asumieron su propia soberanía e independencia, retornando todas al seno de Occidente y del imperio de la ley. El fracaso de la URSS significó también el fin de la ideología comunista y el triunfo del capitalismo liberal.

Quedaron, no obstante, algunos rezagados: China, que si bien aceptó los principios de una economía de mercado, continuó con un régimen político totalitario; Corea del Norte y Cuba, que continuaron como si nada hubiese ocurrido.

El ave fénix

Hoy todo eso ha cambiado. Los cadáveres insepultos de la izquierda extrema se han vuelto a dar la mano con las extremas derechas. Se repite el pacto de no agresión firmado por Ribbentrop y Molotov en 1939, que permitiera el inicio de la Segunda Guerra Mundial y la ulterior repartición de Polonia entre la URSS y el Reich alemán. Esta vez, empero, las derechas son aún más atrasadas. Se remontan a la Edad Media, cuando el Islam inventó el califato, que fue como otorgarle al papado el dominio temporal a la vez que el espiritual. Gracias a la debilidad temporal del papado en Occidente, el Sumo Pontífice hubo de recurrir para su protección a los servicios de un rey franco, Carlomagno, a quien coronó emperador de los romanos el día de Navidad de 800. Aunque posteriormente, el Imperio decaería, la casa de Hohestaufen y en especial, Federico Barbarroja volvería a retornarle su apogeo. Las luchas de esa época entre el Imperio y el Papado permitirían a aquél deslindar claramente el poder temporal del espiritual, para beneficio de las generaciones posteriores. No ocurrió así entre los musulmanes.

Tanto en la Constantinopla conquistada por los turcos otomanos como en Bagdad o en Damasco, el califa, jalifa en árabe, sucesor del Mensajero de Dios, se hizo con el poder espiritual y el temporal a la vez. La Sharia, la ley islámica, se transformó en la ley suprema del Estado. Los califatos fueron desapareciendo con las derrotas sufridas a manos de las distintas potencias occidentales. Para principios del siglo XX sólo se conservaba el Califato de Estambul, pero en 1926 fue abolido por Kemal Ataturk en la reforma constitucional. Sin embargo, el califa conservó su título hasta su muerte 1944.

La Revolución musulmana

En 1979, tras el derrocamiento del Cha, llegan al poder en Irán los clérigos encabezados por los ayatolaes, suerte de obispos islámicos.

“De acuerdo con la Constitución iraní, el Líder Supremo de Irán es responsable de la delineación y supervisión «de las políticas generales de la república islámica de Irán». En ausencia del Líder Supremo, se nombra a un consejo de líderes religiosos. El Líder Supremo es ‘comandante-en-jefe de las fuerzas armadas y controla las operaciones de inteligencia y la seguridad de la República Islámica. El tiene por sí mismo, la autoridad de declarar la guerra, así como la capacidad de designar y despedir a los líderes judiciales, de las redes de radio y televisión estatales y al líder máximo del Cuerpo de Guardias de la República Islámica. Designa a seis de los doce miembros del Consejo de Guardianes. Él y el consejo de líderes religiosos, son elegidos por la Asamblea de Expertos, con base en sus calificaciones y a la alta estima popular que se les profese.

“Presidente
“Después del Líder Supremo, el Presidente de Irán (que a mi entender es una especie de Primer Ministro) es el funcionario más alto del país. Es el responsable de que la Constitución sea obedecida. Es, además, el jefe del ejecutivo. Haciendo notar, que a diferencia de lo sucedido en otros países, no es el jefe de las Fuerzas Militares Según la ley, todos los candidatos presidenciales deben ser aprobados por el Consejo de Guardianes antes de que formalicen su candidatura.

Parlamento (Majles)

“El parlamento iraní es unicameral, la Asamblea Consultiva Islámica o «Majles-e Shura-ye Eslami», está conformada por 290 miembros, elegidos para un periodo de cuatro años. Son elegidos por voto directo y secreto. Establece la legislación, ratifica tratados internacionales, y aprueba el presupuesto del país. Toda la legislación de la asamblea se debe confirmar por el Consejo de Guardianes. Los candidatos al Majles requieren la aprobación del Consejo de Guardianes.

Asamblea de Expertos
“La Asamblea de Expertos, que tiene sesiones semanales, consiste de 86 clérigos «virtuosos y doctos» elegidos por el público para un periodo de ocho años. Igualmente que en las elecciones presidenciales y parlamentarias, el Consejo de Guardianes determina elegibilidad para las candidaturas en esta asamblea.

“Los miembros de la Asamblea de Expertos asimismo eligen al Líder Supremo de dentro de sus propios miembros y lo reconfirman periódicamente. Nunca se ha sabido que la Asamblea desafíe una decisión del Líder Supremo.

“Consejo de Guardianes
“Doce juristas forman el Consejo de Guardianes, seis de los cuales son designados por el Líder Supremo. El jefe de la judicatura recomienda los seis restantes, que son nombrados oficialmente por el Parlamento.

“El Consejo de Guardianes esta investido con la autoridad para interpretar la constitución y determinar si las leyes aprobadas por el Parlamento están en línea con la Sharia (Ley Islámica). Por lo tanto el Consejo puede ejercer veto sobre el Parlamento.

“El Consejo también examina a los candidatos presidenciales, parlamentarios y de la Asamblea de Expertos, para confirmar que son aptos para postular una candidatura.”
¿Cambio modernizador?

Los extremos se tocan. Así ocurre con el islamismo radical y el Socialismo del Siglo XXI. Buscan retornar a la religión o a la ideología únicas. Uno a la violencia de la Edad Media con medios modernos aún más devastadores; el otro a un Chávez vitalicio. Épocas superadas por el Estado de derecho burgués. Winston Churchill sentenció: “El socialismo es la filosofía del fracaso, el credo de la ignorancia y la prédica de la envidia; su virtud inherente es la distribución igualitaria de la miseria.” Delenda est sinistra.

(*) Es diplomático de carrera, politólogo y periodista. Fue Embajador de Venezuela en Austria, Canadá, Jamaica, Paraguay, San Vicente y las Grandinas, El Salvador y Barbados.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba