Opinión Nacional

Democracia, Política, Religión y Dependencia Emocional

Una voz atractiva y un fondo musical que nos predispone a integrarnos al ámbito – casi confidencial – en el que nos ofrecen, gratuitamente, la solución de todos nuestros problemas existenciales, forma parte de un sistema que, explotando nuestra tendencia cultural a la dependencia emocional, pone a la Libertad como el máximo bien al que podemos aspirar. La seductora oferta que se nos hace, gratuita y generosamente, podría resumirse en una frase muy gráfica: “ Si crees lo que te digo serás libre”.

Tanto ante una creencia religiosa, un reconocimiento histórico, una doctrina política o un futuro más seguro para nuestro país, nuestra familia y nosotros mismos, la única exigencia es creer en quien nos ofrece la Libertad a un precio tan accesible.

El significado de la palabra gratuito, es tan atractivo como el de la palabra Libertad y un síntoma inequívoco de la corrupción semántica que ha instalado una peligrosa Dependencia Emocional por la cual aceptamos resignar nuestros sagrados derechos Individuales, como un costo irrisorio de la Libertad que nos ofrecen con solo renunciar a la Independencia que legitimaría el valor de esa Libertad que, aparte de no ser gratuita, es un ingenuo sueño de esclavos que se convierte en un abyecto y tramposo cambio de dependencia.

Esto me hizo recordar una experiencia vivida a los quince años, cuando, al pasar frente a un hombre que, subido a un banco, en la vereda de una calle, nos convocaba a detenernos y solicitar su ayuda, porque, según sus propias palabras : -“Dios me ha concedido la gracia de poder curar vuestros males y yo quiero hacer uso de ese poder para que ustedes puedan compartir conmigo la suprema bondad del Señor”.

Al escuchar esto, automáticamente me detuve y empecé a mirar a todos los que ya se habían detenido o habían salido presurosos a buscar a sus enfermos para que pudieran recibir esa gracia de Dios. Pero me asaltó una duda que me puso en apuros: ¿Por qué Dios había elegido a ese señor para otorgarle tal poder sin tener en cuenta mi devoción y mi respeto?.

Deseché estas dudas porque me asustó mi falta de humildad al poner en tela juicio las decisiones de Dios, cometiendo un inaceptable pecado de presunción que me movió a arrepentirme de haber tenido tan malos pensamientos..

Pero mi conciencia me advirtió que, al detenerme allí, al sentirme culpable por dudar de lo que decía este buen señor, aunque Dios no le hubiera otorgado ninguna gracia, él obtenía un poder propio que le otorgaba yo con mi reconocimiento y mi pasividad, tal como hacían todos los que creían en lo que nos prometía este hombre en su discurso.

A partir de este descubrimiento comencé a preguntarme cuantas veces le habría otorgado poderes a muchos audaces y mentirosos por simple comodidad, por costumbre o por el solo hecho de no dudar de mi fe ni poner en tela de juicio mi dependencia emocional.

Y cada vez que alguien me pasaba por las narices la posesión y el ejercicio de un poder delegado por Dios, la Justicia o la Verdad, como si fuera algo suyo, me preguntaba si yo estaba obrando correctamente al reconocerle ese poder.

Por eso cuando el papa Francisco, en lugar de tratar de convencernos de una predestinación celestial, nos pidió humildemente a todos los Cristianos : “Recen por mí”, me sentí dueño de una Independencia que me devolvía la LIBERTAD de entregarme a mi FE.

En algún momento de la historia humana, cuando la Iglesia tuvo que recurrir al dogma para poder retener la administración de la independencia que legitimara muestra libertad, aceptamos, como lógico y necesario, pasar por esa oscura y denigrante dependencia emocional de convalidar con nuestro silencio una corrupta deformación de la realidad, ya sea llamándola Ideología, Obediencia debida o Inquisición.

Un humilde Jesuita, en lugar de imponernos un poder delegado por Dios, nos pide humildemente que recemos por él. Y este es el verdadero milagro. Ningún tirano te va a someter a sus designios de Poder, sin antes haberte ofrecido, gratuitamente, la Libertad. Amén

 

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba