Opinión Nacional

Depurando mi REP

Yo, Edgard J. González, mayor de edad (apenas) y en pleno uso de mis facultades mentales (las físicas en un 86 %, aproximadamente), por la presente declaro:

 
Tengo en mi lista de Destinatarios cerca de 180 sujetos, algunos con largo prontuario, otros al extremo opuesto de ser casi vírgenes, y en el medio hay de todo, desde los que manejan con las dos manitos en el volante, hasta los que se rascan las bolas en público y con los mismos dedos hacen girar los hielitos de la bebida que estén disfrutando en ese preciso instante. Algunos de estos indiciados enlistados en mi personal REP (Registro Electrónico Permanente) hace tiempo que ni siquiera alzan la mano para yo saber que están vivos, a pesar de que a todos los 180 malvivientes de mi Lista, les envío regularmente los correos que considero suficientemente buenos como para compartir. En vista de la falta de señales, voy a tener que hacer con ellos lo que el Estado hace conmigo anualmente;
 
         Obligarlos a dar FE de VIDA.
 
   Así que les solicito, exijo y agradezco, a todos los sospechosos de andar metidos en algo tan raro que no han podido ni siquiera enviarme un piche correo diciendo HOLA, durante meses, y hasta años en el caso de los talibanes del grupo, que procedan a enviar un sencillo correo, que puede hasta venir absolutamente en blanco (si es que la trona, el ratón o la flojera les impide teclear cuatro letras), lo que será suficiente para intuir que aun respiran y tienen una remota idea semiconsciente de que existo y reciben mis e-mails.
 
   A todo el que no responda, le puedo asegurar que no le va a ocurrir una tragedia, ni  le van a congelar siete quincenas seguidas en la nómina, ni se le va a aparecer el fantasma de Marcos Pérez Jiménez empelota y en Motoneta, correteándoles detrás en alguna playa con las peores intenciones de practicarle una colonoscopia piratísima, con arena incluida, pero de lo que sí puede estar seguro es de que no voy a seguir perdiendo mi tiempo incluyéndolo en mis envíos por Internet, y lo voy a sacar también de mi Testamento.

         Aunque nunca juego, a lo mejor me puede dar una vaina rara cualquier día de estos y se me ocurre comprar un Kino. Y si llego a ser el único ganador, entonces sí que se van a arrepentir de no haber respondido a esta emergencia. Sus nombres estarán en otra lista, la
del portero (de mi mansión de 7 hectáreas, con piscina y canchas de Tenis, sala de cine privada, y carajitas* playboy cariñosísimas), con la expresa y estricta orden de no dejarlos ni asomarse por mis envidiables predios. Y a llorar al Valle, chamines y chaminas que no responden siquiera una vez por cuaresma!!
 
    * Sé que lo de carajitas playboy nada le dice a mis destinatarias hembras vernáculas femeninas progesteronizadas, pero no voy a incurrir en el ardid demagógico de ofrecerles carajitos playboy también, porque eso, además de darme dentera imaginarlos contaminando aquel Edén, aumentaría injustificadamente mis gastos, y tengo la obligación de estirar los churupos de ese imaginario kino, del que ustedes no van a ver ni una letra !!
 
**Como en las facturas amenazantes, agrego también, «Si usted ya se retrató con algún mail dirigido a mí en los recientes días, haga caso omiso de esta advertencia escrita, y siga rumbeando, y gozando
de mis envíos, que la cosa no es con usted».
 
He dicho.
 
En Guarolandia, a los 2 días del mes de mayo del 2010.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba