Opinión Nacional

Derecho versus fuerza

En Venezuela coexisten desde hace 4 años dos Países diferentes: el País que se empecina en invocar y apuntalar el Estado de Derecho y aquel otro que porque lo desprecia pretende hacernos vivir en la selva de la fuerza bruta. La Constitución va por un lado y los hechos consumados van por el otro. Estamos viviendo la contradicción entre el deber ser y lo que realmente es. Entre un gobernante ilegitimo que apela a la fuerza y una sociedad que lo rechaza.

El País Democrático no puede echar por la borda 40 años de Cultura Democrática donde el Estado de Derecho, tal vez no perfecto, existía. Hasta un Presidente fue sacado del poder por decisión de la Corte Suprema. Es por esto que constantemente los profesionales del derecho y los ciudadanos en general acuden por rutina con denuncias a la Fiscalía y establecen recursos ante la Corte no obstante saber que Fiscalía no hay y que en la Corte hoy son mas los comprometidos con el Régimen que con la Justicia. Pero eso no les importa a los denunciantes sino que insisten, una y otra vez, casi por una especie de inercia profesional siempre con la esperanza de que, al menos, quede una constancia para la Historia de que se violaron derechos humanos y leyes.

El País Oficialista no cree para nada en eso que se llama “Estado de Derecho”. Para ellos esto es, todavía, una revolución y durante “el proceso” el orden jurídico pasa a un segundo plano y puede ser desconocido con absoluta impunidad. Solo creen en los hechos consumados, estén ajustados a la ley o no, para lograr el objetivo que persiguen: destruir toda la estructura socioeconómica vigente para sustituirla por otra donde prometen que habrá justicia social pero al precio muy alto de irrespetar la dignidad de la persona humana (esclavitud) y el sistema democrático de vida para sustituirlo por una Autocracia Totalitaria al estilo de la cubana. Sin libertades y sin pan. Para llegar a eso el Derecho estorba, las Instituciones estorban, los valores del Occidente Cristiano estorban. Cualquier medio es bueno para llegar a la meta. Por eso secuestran todos los Poderes del Estado. Por eso violan la Constitución y la Ley cuando quieren. Por eso una denuncia ante la Fiscalía no les quita el sueño, ni tampoco una decisión judicial pues si no le es favorable ordenan, sencillamente, no respetarla. Por eso una sentencia de la Corte cuando es adversa se acata pero no se cumple (caso de la PM) y otra parcializada (el trabajo forzado encubierto como “reanudación de faena” a los petroleros) se ejecuta usando la fuerza pública y hasta violando los derechos humanos de los marinos en Paro Cívico. La botella de agua que García Carneiro le mostró, sarcásticamente, a un marino sediento para doblegar su voluntad y que después lanzó al mar quedará para siempre como un símbolo de lo que no puede ser un militar del glorioso Ejercito del Libertador.

La hora cero se acerca. Por eso no es con denuncias como se va a resolver esto, sino con hechos contundentes. El crecimiento impresionante del País Democrático (oposición) que no solo se ha quedado con la calle, con la Bandera y con el Himno Nacional sino que ahora ha penetrado en los barrios mas humildes contrasta con en el país oficialista, cada día mas escuálido, enquistado en un grupito de talibanes, civiles y militares, usurfrustuarios del poder del cual hasta el sector democrático del MVR está tomando prudente distancia. Quienes no participan en el banquete están furiosos. Ya los partes diarios del Paro Cívico (6 PM) han superado en audiencia a los Aló de un señor que repite siempre lo mismo y que de tanto prometer y mentir ya nadie le cree. Hoy es mas noticia lo que puedan decir Ortega, y los dos Fernández que lo que diga el “golpista”. Disco rayado. Grave, muy grave para alguien que vivía del discurso demagógico. El footbolito lo tiene loco… Siendo así la Sociedad Democrática que tiene sitiada al Régimen procedió a dejarlo ahora sin provisiones financieras. Ya le cortó los ingresos del petróleo. Ahora le cortará también los ingresos fiscales a través de la desobediencia tributaria. Ambas medidas aprietan el cerco y se acerca la rendición o a la rebelión dentro de las propias Fuerzas Armadas cuyas familias son parte también de este pueblo y que ya ven en peligro hasta el sueldo. Un gobierno cercado y además quebrado no tiene con qué pagarle a nadie. Salvo que Fidel Castro le haga un préstamo generoso en dólares, los mismos dólares por los que busca llevar a la Isla, de regreso, a los capitalistas salvajes.

(*): Profesor de Instituciones Políticas de la UCAB.
(**): Fax: 212- 7305723

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar