Opinión Nacional

Derrota y esperanza

Se trata de estudiar mucho y de respaldar con la palabra y las acciones lo que se piensa. Hay que interpretarla para que el mensaje llegue, pero no de plegarnos a lo que los destinatarios piensan o anhelan escuchar. Los dirigentes son para dirigir, no para ser dirigidos por corrientes de opinión o por manipulados estudios de la misma. Pueden ayudar pero siempre de manera instrumental, no como palabra de Dios.

Digo esto porque no podemos tratar de convertir la dolorosa derrota presidencial en victoria. Ni siquiera en avance definitivo para desalojar del poder a la canalla gobernante. Perdimos feo. Capriles fue derrotado a pesar de su extraordinario esfuerzo personal. No ganó, pero quien verdaderamente perdió fue Venezuela. Las razones hay que estudiarlas en profundidad. Sin bloqueos sectarios por parte de los equipos cercanos a Capriles, ni descalificaciones previas a quienes ratifican advertencias y alertas sobre fallas, ventajismos y cochinadas del régimen, incluido el CNE las cuales, habiendo sido planteadas con bastante anterioridad no fueron debidamente atendidas y sus autores mas bien marginados. Por supuesto que ahora, al ratificar algunas que resultaron evidentes, molestan a algunos que se caracterizaron más por el sectarismo excluyente en la campaña que por la amplitud para lograr la verdadera unidad superior a la que se aspiraba.

La falla no estuvo en la actividad del candidato. Tampoco en el manejo propagandístico y publicitario. Esta fue la parte buena, excelente diría yo. Lo que debe revisarse con ánimo crítico y de superación definitiva por ser repetitivo, está vinculado al control electoral, a la estructura misma del proceso, a la “carbonería” parcializada del CNE y su estructura integral, al trabajo de maquinaria en los municipios y centros de votación más alejados y, aunque parezca mentira hay que decirlo, a la integridad ética de miembros de mesa, coordinadores de centros de votación y responsables de algunas tareas específicas en esos sitios. Son muchas las denuncias.

Puede ser que aún no se deba de hablar de fraude. Pero sí de un proceso sucio, violatorio de la Constitución y de leyes y normas que rigen la materia.

 

 

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba