Opinión Nacional

Derrotar al continuismo y al totalitarismo

Francisco Mires, el filósofo chileno, escribió:
“…lo primero que sorprende a un visitante en Venezuela, es que después de siete años de gobierno, Chávez ha conseguido partir al país político en dos pedazos. Esos pedazos no son de izquierda o de derecha. Pues a un lado están quienes aman a Chávez. Al otro lado, los que lo niegan. Entre ambos no hay ninguna conexión. Quienes eran amigos, ya no lo son. Quienes se respetaban, se desacreditan mutuamente. Nadie discute con nadie. Chávez ha conseguido destruir la polémica, condición de la política, e introducir en su lugar dos monólogos paralelos. Él mismo monologa sin limitación de tiempo (hasta siete horas) en su programa semanal, mientras los camisas rojas aplauden las vulgaridades más grandes que es posible oír de nadie (ni siquiera de Berlusconi, quien en materia de vulgaridades era vicecampeón mundial.) Si alguien ha oído relatos de los primeros años del fascismo en Italia, no se sorprenderá si los encuentra nuevamente en Venezuela. La comunicación política ha sido destruida radicalmente por el propio gobernante. Y la destrucción de la comunicación política es la primera condición para todo proceso de fascitización.”
Como se comprenderá una sociedad, un país y un pueblo no pueden ser gobernados de esa manera. Una sociedad dividida en dos no está en capacidad de progresar. A ello agregamos el “modelo” económico-social basado en lo endógeno y autárquico y en medidas que hacen que la inversión privada llegue a cifras indeseables. En lo político. una autocracia (todos los poderes en manos de un autócrata) tendremos el cuadro completo de lo que no debe durar en el poder.

Frente a esta situación se levanta un amplio movimiento de unidad nacional para conquistar el poder encabezado por Manuel Rosales y proceder a la reconstrucción del país, a la reconciliación nacional y a darle un piso democrático al funcionamiento de la sociedad venezolana.

Chávez ha perdido la sintonía con el gran país. Imbuido de una megalomanía,. se considera el salvador del mundo, pero ha abandonado a Venezuela. Los problemas se le van de las manos. La excesiva centralización del poder torna a su gobierno ineficaz, inepto, incapaz, lleno de funcionarios mediocres cuyas únicas credenciales es la incondicionalidad al “jefe”.

Acompañé a Manuel Rosales a San Cristóbal donde se realizó uno de los actos más grandes, sólo comparable con el de CAP II. La inseguridad fronteriza está al límite en secuestros, asesinatos y “vacunas”. De eso él no habla, pero eso es lo que sufre el habitante del cordón fronterizo con énfasis en Zulia, Táchira, Apure, éste está tomado por la guerrilla, el hampa, el narcotráfico y por bandas armadas partidarias de Chávez. Una vez las desconoció y les pidió que entregaran las armas. Ahora más bien han crecido al calor de sus arengas guerreristas.

A votar el 3 de diciembre por Manuel Rosales. A derrotar al fraude, votando. Está en nuestras manos derrotar al continuismo, al totalitarismo y al militarismo.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba