Opinión Nacional

Descaro de psicópatas

Ahora resulta que para Miraflores el revocatorio es una conspiración de la CIA para acabar con la soberanía del país. ¡Que descaro!
La impudicia política de esta gente no tiene límites. Después de tanto ensalzar la figura constitucional del referendo revocatorio, ahora la denuncian como una conspiración internacional dirigida por la CIA de Bush para secuestrar la voluntad popular.

Las más recientes invectivas de Chávez, Rangel y Pérez (el fraterno canciller) van derechito hacia allá. Si Súmate es una marioneta del Departamento de Estado, Tascón dixit, entonces el proceso revocatorio es una maniobra de los desalmados gringos.

Si Bush es el autor intelectual de la masacre del 11-A, Chávez en cadena, entonces es «obvio» que las 3.400.000 firmas son un montaje mediático de la «guerra sucia» que libra la Casa Blanca en contra de la «revolución bolivariana».

Todo este parapeto argumental tiene un fin específico: tratar de desvalorizar la reacción internacional en el caso nada eventual que la mayoría del CNE niege la convocatoria del RR presidencial.

Para el oficialismo, la piedra de tranca en la estrategia de desconocer las firmas está en la variable internacional, leáse la OEA, el Centro Carter y el grupo de países amigos (GPA). Si no fuera por ellos, hace tiempo que hubieran concluido su operativo de masiva invalidación.

De allí que para preparar el terreno, ahora estén dedicados a descalificar la propia observación de estos factores en el proceso revocatorio. El vice-Rangel señala que las «opiniones» de Carter y la OEA son «secundarias». El rector Rodríguez afirma que el CNE no se siente vinculado a los Acuerdos de la Mesa de Negociación. El canciller Pérez sostiene que EEUU quiere «tumbar» al fraterno Chávez.

El jefe de la camarilla, ni corto ni perezoso, le declara la guerra verbal a Washington para intentar «curarse en salud». Como Bush es «contrarevolucionario» entonces la palabra de su gobierno carecería de legitimidad al momento de pronunciarse sobre la negación revocatoria.

No es casual, por tanto, que en los últimos tiempos el señor Chávez le haya caído encima a los presidente Lagos y Aznar. Chile y España también forman parte del GPA y, por tanto, en las entendederas de Miraflores, tampoco tendrían «autoridad moral» para decir esta boca es mía.

En verdad, toda esta tramoya tiene su origen en una realidad sumamente peligrosa: el señor Chávez no puede jugar limpio en el campo de la democracia, porque ese no su juego ni cree en él. El suyo es el continuismo en el poder, sea como sea.

Si los mecanismos de la democracia favorecen el continuismo, es decir, su juego favorito, pues se utilizan y se cacarean. Pero si llegan a convertirse en un obstáculo, pues se satanizan y se desacreditan.

En eso anda la llamada «revolución bolivariana». No nos confundamos, al respecto. Pasa, eso también, que hay una mayoría democrática que no piensa de la misma manera y que esta harta de tanta sirvengüenzura.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba