Opinión Nacional

Descubrete a ti mismo

En todo ser consciente es un hecho incontrovertible que la confrontación con nuestros verdaderos valores y la ansiedad que ello produce, casi siempre permite descubrir al líder que llevamos dentro. Una afirmación que nos lanza a la conquista de esos valores superiores es que siempre el bien se impondrá al mal y allí precisamente es donde se centra nuestra lucha existencial pues las fronteras de estos no están en un plano real completa y claramente definidos. Muchas veces lo que es bueno para mi, termina siendo malo para otros o viceversa y así agotamos un caudal enorme de energía tratando de imponer nuestra relativa verdad muchas veces sin conseguirlo. Por ello, nunca será definitiva la conquista de esa verdad, ya que es necesario abrir la mente, el entendimiento al criterio de los demás y las razones que fundamentan sus puntos de vista. Esa es la batalla que silenciosamente libramos en nuestro interior durante toda la vida tratando de definir esa fibra humana y el liderazgo propio. Si logramos en forma colectiva, utilizando todo el potencial humano que disponemos, al hacer este descubrimiento, la sociedad entonces se torna mucho mas fuerte y democrática; una sociedad en la que muchos y no pocos comparten la responsabilidad y las recompensas del liderazgo. Hay un punto que debemos destacar y es que por lo general la sociedad a la cual pertenecemos no practica la democracia en forma absoluta, pero la misma dirección participativa, un noble movimiento de carácter democrático suele consumir tanta energía y propiciar a la vez tanta ansiedad en dirigentes y dirigidos que la mayoría de las veces llega a degenerar en un autoritarismo real o en otros casos apenas disimulado. La conducta individual o colectiva del ser humano ha sido objeto de innumerables estudios y de diversos análisis por lo que no es fácil establecer una formula única o patrón común para entender y descifrarla dada su particular complejidad. La democracia tal como la concebimos hoy exige mucha fortaleza y paciencia. Requiere de una gran resistencia y elasticidad en su aplicación practica. Se necesita mucha mas tenacidad que consciencia; capacidad de critica, pero mas aun capacidad de aplicar debidamente esa critica. Otra característica distintiva de la democracia real, plural y abierta a la que tantas veces nos referimos como un hito es que ésta es desordenada dentro y fuera de las organizaciones, es igualmente lenta y no muy eficiente, pero eficaz como nos la refiere Chester Bernard en su obra: “Las funciones del ejecutivo”.

Una democracia como la queremos hoy, mas real que ideal, requiere que cada uno de nosotros desempeñe la función de líder. Es ante todo una responsabilidad muy especial y exigente, no un privilegio. Es sin duda poder y querer aceptar algunas de las cargas que ello implica en la sociedad dentro y fuera de las organizaciones, es decir, mas que una conducta aislada o actitud individual, es un hábito que se forma en nuestra conciencia y regula a la vez el carácter, por lo que hay en su verdadero contenido un amplísimo campo y sobrado trabajo de liderazgo para todos nosotros.

Ahora que nos encontramos en una coyuntura histórica de la vida republicana del país y que la misma demanda un gran esfuerzo para equilibrar y mejorar el desempeño de la sociedad y sus instituciones fundamentales como nunca antes, la democracia efectiva como eje de sus organizaciones y de la sociedad aún con sus virtudes y defectos, sus puntos fuertes o débiles, tiene una ventaja primordial: Es el único mecanismo adecuado para eliminar a los malos líderes, a esos falsos ídolos que hábilmente manipulan la buena fe y la esperanza de una persona o de todo un pueblo.

Venezuela a lo largo de su historia moderna ha sido una nación que valora en alto grado la libertad y la democracia por lo que su conducta en éste aspecto ha dado muestras palpables de la madurez que la caracteriza. Ahora estamos en una complicada encrucijada para decidir el destino y futuro del país; no hace falta ser muy ducho o muy letrado para escoger el modelo a seguir y por lo tanto lo que está a la vista es lo que tenemos; usted dirá si con tanto petróleo caro y dólares por doquier ha mejorado el empleo o la educación y si la inseguridad, la violencia, la salud o simplemente conseguir una casita han superado o cumplido los niveles de satisfacción de la colectividad, si es verdad que ahora Venezuela es territorio libre de corrupción. Hecho sin pasión alguna este juicio, usted tiene en sus manos la salvación o condena de las próximas generaciones de venezolanos quienes con toda seguridad nos bendecirán o maldecirán por la actitud y responsabilidad asumidas en esta hora crucial. Deja entonces a un lado el temor, la apatía o la desesperanza, descúbrete a ti mismo y atiende el llamado de la historia

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba