Opinión Nacional

Desde el exilio

No siempre, aunque así lo pensemos, estamos tomando decisiones. Muchos son los casos donde creemos haber decidido algo, pero sencillamente fue la realidad la que nos impuso la respuesta. Hoy, precisamente estoy enfrentando ese dilema.

Desde hace un tiempo he venido pensando en la idea de salir de acá, de exiliarme,  aunque no ha sido fácil, creo que por fin me decidí: Les estoy escribiendo desde el exilio.

Desde el sitio donde me encuentro las cosas no se ven fáciles, pero créanme que tampoco se ven tan difíciles como cuando estamos ahí, adentro, consumiéndonos a diario con una realidad que resulta agotadora. Desde este sitio, veo oportunidades que se nos hacen invisibles entre la neblina de polarización que nos cubre a diario en Venezuela. En este exilio voluntario veo más oportunidades que amenazas y sorprendentemente veo mucho más puntos de encuentro de los que creía que podían existir. Desde acá es más fácil creer en un país multicolor y de hermanos.

La decisión de exiliarse no es una respuesta desesperada al caos que enfrentamos como sociedad, no es una renuncia a mis responsabilidades como ciudadano ni mucho menos una falta al compromiso que he asumido con mi país de trabajar sin descanso por un presente y un futuro de progreso. Por el contrario, esta decisión es precisamente es la pieza que le faltaba al engranaje para poder funcionar.

¡Hoy he decidido exiliarme en la Tolerancia! En esta tierra de infinitas oportunidades no hago más pensar en el espacio que tenemos para recibir a casi 30 millones de venezolanos, donde los colores se fundan en una misma bandera que ondeemos orgullosos; en este sitio tenemos la oportunidad de construir una Venezuela mejor. Aquí vemos con buena cara al que piensa igual y al que piensa diferente, porque comprendimos que todos somos necesarios para lograr lo que queremos. Necesitamos mucho más que ciudadanos activos, hace falta gente respetuosa del pensamiento contrario, gente que sepa ver en las diferencias una oportunidad para generar puntos de encuentros. Necesitamos creer en la reconciliación de forma genuina y no solamente como un recurso discursivo.

Nos tocó la hora de dar un paso al frente y generar cambios donde sólo se ha generado desesperanza. Les pido a todos que reflexionemos y nos refugiemos en la tolerancia. La hostilidad no nos conducirá a otro destino distinto al fracaso y este país, bien vale la pena lucharlo.

@rafbello

 

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar