Opinión Nacional

Desde “Jeanie” hasta “Carrie Bradshaw”

Las mujeres presumen de haber evolucionado profesional, social y culturalmente. Acusando al varón de retrogrado. “Las mujeres que los hombres quieren ya no existen y los hombres que las mujeres buscan todavía no nacen”, “Las mujeres de hoy no quieren casarse”,”Las mujeres necesitan tanto de un hombre como un pez una bicicleta” y una serie de frases más del publishing concebidas para alzarse como pancartas para el mejor momento del discurso femenino. Por otro lado, mujeres consientes y aspirantes a una igualdad de derechos de géneros, que felizmente nadie discute, piensa que en los últimos años, la mujer ha progresado muchísimo en las asignaciones sociales.

Sin embargo, resulta curioso analizar, si estos enunciados y frases arriba citados, son ciertos o solo reflejan un aspecto superficial y tan solo rebelde.

Dejo claro, que en nuestro planeta azul hay muchos arquetipos “mujeres-conducta”. Cada sociedad con sus desafíos particulares. Aquí solo abordo a la mujer moderna y occidental, la misma que suponemos en la cúspide de la metamorfosis social que rompe con el pasado que la quiere casada, priorizando el hogar y teniendo bebes. La pregunta clave es: ¿La mujer sigue atada al varón emocionalmente y valorándose así misma desde su maternidad?

Acompáñeme en un recorrido por la pantalla chica, ninguna mejor para reflejar los cambios sociales. Bárbara Eden interpretó en los Sesenta a una bella genio cuya ilusión más febril era poder casarse con su “amo”, un astronauta de la NASA. “Jeanie” se convirtió en la fantasía de millones de varones en un momento en que la mujer agudizaba su independencia financiera, pero también fue una reseña para las mujeres, que ya se debatían entre el hogar, la familia y el trabajo. “Jeanie” guardaba el tradicional papel de la mujer de principio de Siglo. Bella, sexy (pero no sexual) hacendosa en su hogar, buscando marido y queriendo tener bebes.

Para comparar y sentir mejor la brusquedad de la propuesta “evolución” femenina, saltémonos unos 30 años. “Ally McBeal”, fue como “Dream of Jeanie” un éxito televisivo mundial. Una mujer liberada sexualmente, pero que a sí misma no se consideraba promiscua. Abogada exitosa, independiente, cuya vida giraba alrededor de su amor juvenil “Billy”. Toda su vida la cambiaba sin dudarlo por retroceder el tiempo y atarse a su “Billy”. La liberada Ally McBeal, seguida por millones de mujeres, quería ser mamá. Los productores crearon una forma sutil de expresarlo en el personaje. Un bebe bailarín la acosaba.

La serie de los Noventas, aunque más elaborada, con ricos detalles psicoanalíticos que los encontrados en “Jeanie” en realidad no muestran mucha diferencia. En el fondo los personajes femeninos buscaban contraer matrimonio pues su felicidad dependía de un príncipe azul, formar hogar y tener hijos.

“Sex and the City” la última y más trascendente serie que explora la psicología femenina, nos exhibe un trío de modernas mujeres post 11S. Finalmente la serie nos trae féminas independientes, liberadas sexualmente, que se torturan por hombres que si no son indiferentes e inalcanzables, siguen bajo el rol de no querer comprometerse.

Ellas imitan al varón en el rol de sexo sin compromiso, sexo recreativo, sexo rápido pero al final se sienten vacías, mientras que el varón parece inmutable y se mantiene en sus “trece”. No matrimonio, no compromiso, amor de vez en cuando y mucho sexo al paso. Un rol por decirlo de alguna manera, bastante estable en la historia del género masculino.

No, si hasta la liberada “Samantha” busca un amor verdadero, su desenfado es la mejor evidencia acusatoria. Ni decirlo de “Carrie Bradshaw”, interpretada por Sara Jessica Parker que igual padece lo insufrible por su amor no correspondido, el elusivo “Sr. Big”.

Según Maria Marulanda, una estudiante de la Universidad de Columbia: “La vida de las mujeres nos daba inspiración al saber que nuestras vidas de mujeres educadas y afortunadas no sería tan vacía y monótona. Aunque los problemas amorosos de las mujeres en el programa eran exagerados para crear el efecto dramático, los problemas en realidad resonaban con el estilo de vida de la mujer moderna y nos ofrecían esperanza al saber que otras mujeres, aunque no fueran reales, entendían la dificultad de ser una mujer afortunada en estos tiempos actuales.”

Basta de personajes ficticios, algunas mujeres verán en esos enredos rosa una maquiavélica y tendenciosa mano negra de la Internacional Machista, que pretende dominarlas mentalmente desde Hollywood.

Demos una mirada a una mujer real, un vistazo a la mujer más rebelde, una a la que la misma Samantha de “Sex and the City” hubiera admirado. Madonna, nada más y nada menos la que escenificó una masturbación en un concierto, posó desnuda y siempre escandalizó.

¿Qué hizo Madonna a la primera oportunidad que se le presentó? Se casó. La rebelde, considerada ejemplo del feminismo a ultranza, tenía una vena muy hogareña. «La Navidad es una época especial para ella, porque se casó en la época navideña», aseguró un amigo de la pareja Madonna-Ritchie.

Tanto son sus valores familiares que en enero del 2005, renovó sus votos matrimoniales y declaró estar lista para un tercer hijo. Cabe recordar que actualmente fomenta pocos escándalos, lo que por otro lado, solo parece haber servido para vender sus discos y aumentar su fortuna, pero de ninguna manera eran parte de su verdadera esencia.

Madonna está felizmente atada a su hombre, preocupada por su hogar y el bienestar de sus hijos.

Ni el acceso al trabajo, la educación o la independencia económica parecen haber cambiado la esencia del sueño femenino. La tan mentada gran transformación femenina de las últimas décadas, basándose en las evidencias que presento, bien podría resumirse tan solo en más y mejor sexo.

*(%=Link(«htpp://www.josemusse.com»,»Site del autor»)%)

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar