Opinión Nacional

Después de las elecciones…

Las elecciones son apenas una etapa en el proceso. No es el comienzo, mucho menos el final.

Nadie puede dudar de la trascendencia de un acto mediante el cual nacerán las nuevas instancias que darán institucionalidad a la República Bolivariana. Sin embargo, el próximo acto comicial está bien lejos de ser el punto final del esfuerzo de ruptura con el pasado, vergonzoso y estéril, para dar a Venezuela una senda de verdadera democracia participativa y popular diferente a cuanto significó la vieja política.

Me atrevería a decir, distinto a lo que muchos creen, que a partir del resultado electoral es cuando comienza la obra de transformación democrática. Sin duda se agudizará el encono de quienes cierran el paso. Desgraciadamente no tenemos en Venezuela una oposición racional, capaz de subordinar los intereses sectarios al bien del país. Carece de espíritu nacional y sólo actúa dominada por el odio al presidente Chávez. A los efectos de su discurso no importará la ventaja electoral de Chávez por más abrumadora que esta sea para desconocer el veredicto popular e intentar ensombrecer la estabilidad política democrática.

El proceso de cambio deberá prepararse para enfrentar una mayor suma de irracionalidad y de odio de sus adversarios. Los resultados electorales sólo pueden apreciarse como un nuevo punto de partida para una lucha prolongada y difícil cuyo objetivo es completar el ciclo revolucionario mientras confronta un enemigo más impregnado de ciego sectarismo social que de proyectos políticos y alternativas nacionales.

Después de las elecciones, el Gobierno deberá encarar con prioridad el programa de realizaciones económicas a fin de salir de la prolongada recesión del aparato productivo y crear fuentes de trabajo. La crisis económica afecta principalmente a las capas pobres y medias de la población. El desempleo se ha convertido en una verdadera calamidad nacional. Millones de venezolanos abrigan la esperanza de mejorar sus condiciones de vida una vez concluido el proceso electoral. Estamos obligados a responder con prontitud a su confianza.

El proyecto político de profundas transformaciones nacionales y democráticas deberá cobrar nuevo impulso a partir de los resultados electorales. Atender las exigencias en la economía, mejorar la calidad de vida de la población, profundizar la reforma del Poder Judicial, desarrollar la legislación complementaria de la Constitución Bolivariana, garantizar la seguridad de los ciudadanos y estimular la inversión privada, son algunas de las tareas pendientes una vez concluya el acto de relegitimación de los poderes públicos.

Después de las elecciones, será más indispensable, que en cualquier otro momento, fortalecer la dirección política e impulsar decididamente una línea de unidad y alianzas con todos los sectores progresistas e independientes, no importa las diferencias surgidas en el pasado. Ninguna de las tareas pendientes podrán llevarse a cabo con éxito si se debilitan la unidad o la dirección política. Los adversarios de las transformaciones revolucionarias sólo cuentan como ventaja a su favor la división en nuestras filas. Mientras más dividan a los venezolanos mejores condiciones tendrán para restaurar la vieja política y saquear nuestros recursos. Mientras más amplia sea la unidad en respaldo al presidente Chávez, incluyendo a sectores de la economía y a los más diversos representantes de las comunidades, en mejores condiciones nos encontraremos para asumir los retos y compromisos.

Ninguna victoria electoral puede llamar al reposo. Los días que vienen serán cada vez de mayor exigencia. Primero, porque el pueblo desespera por ser atendido y, segundo, porque las derrotas cuando lo son de una oposición irracional e impregnada de ciego odio sólo incitan a la demencia y a la aventura.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba