Opinión Nacional

“Después de RCTV vendrán por el Colegio Nacional de Periodistas”

Caracas, mayo 25.-Dicen que de tal palo tal astilla, pocas veces este refrán se cumple, sin embargo Manuel Isidro Molina (MIM) es uno de esos hijos de quienes sus padres se sienten orgullosos. El viejo y querido profesor de la Universidad Central de Venezuela, comunista por convicción, del mismo nombre, pudo ver a ese hijo alcanzar posiciones verdaderamente dignas para un periodista.

Y es así, “el Chiro”, como cariñosamente se le llama, en forma exclusiva para intropress, nos refleja su preocupación por la realidad que atraviesa el país, de la cual el medio no se ha escapado. Por eso cree profundamente en la reivindicación de la democracia y del periodismo venezolano: sus dos pasiones.

¿Cómo analiza el tema de la expresión en Venezuela en estos momentos?
-El país está viviendo un proceso restrictivo de la libertad de expresión, fundamentalmente por la política monopartidista del Gobierno. Ellos tienen tendencia al control de todos los factores claves de la sociedad y, entre ellos, el de la dinámica comunicacional y de los medios como parte de esa dinámica.

A MIM le preocupa la desaparición de RCTV, no por la empresa en sí, sino por lo que significa un medio de comunicación social.

-La situación de la TV, -comenta- al desaparecer RCTV, es bastante lamentable, pues el Gobierno va a tener el control directo sobre Venezolana de Televisión, Vive TV, Telesur, y Tves. Luego, Venevisión está comprometida a silenciar aquello que comprometa al Gobierno, igual Televen; ellos decidieron una política editorial que, si bien es plural, es poco combativa frente a los problemas que molestan al país. Con el cierre de RCTV, prácticamente, el Gobierno no va a tener contrapeso desde el punto de vista televisivo, que es lo que le interesa dado el impacto social de este medio.

“En el caso de RCTV, estamos hablando de un aproximado del 52 por ciento de la audiencia nacional en señal libre. De manera que ellos se están metiendo en más de la mitad de esa audiencia de un solo golpe. Y, en realidad, se trata de un cierre por causas políticas. Es un Gobierno que restringe a los medios porque cree indispensable lo que Andrés Izarra llamó la hegemonía comunicacional”.

En 1995 no era previsible un hecho como lo de RCTV
-En junio de 1998 ¿pensó usted que podía ocurrir una situación de esta naturaleza cuando, en la XI Convención Nacional de Periodistas, que se realizó en Aragua, invitaron al entonces candidato Hugo Chávez a compartir con los convencionistas y fue uno de los que propició su presidencia?
-Yo lo apoyé y fui cofundador del Polo Patriótico en 1998, pero sí quiero aclarar que, como Presidente en ejercicio del CNP, esa invitación no se le hizo solo al candidato Chávez sino a todos los candidatos presidenciales y, lamentablemente, solo aceptó y cumplió Chávez. Ahí no hubo ninguna parcialidad de mi parte, yo siempre respeté la institucionalidad de la presidencia del Colegio.

Confiesa MIM que en ese momento no podía sospecharlo, pues Chávez tenía escaso conocimiento de la materia comunicacional.

“Creí que el proyecto del Polo Patriótico era un proyecto plural, por eso me separé cuando, en el 2000, comencé a ver los arranques autocráticos de Chávez. No solo como candidato lo critiqué en octubre del 98, sino como presidente electo. Los dirigentes Del Polo Patriótico nos enterábamos, por los medios, cuáles eran los ministros que él nombraba y los proyectos que iba a realizar. Él echó a un lado al Polo Patriótico, aunque mantuvo vínculos individuales con varios de sus dirigentes”.

-Después en esa política comunicacional errática del Gobierno, triunfó la tesis absurda de José Vicente Rangel, quien en ese momento era canciller, según la cual el Gobierno no tenía necesidad de tener políticas comunicacionales y, por eso, restringieron al mínimo la Oficina Central de Información; la convirtieron, prácticamente, en una oficina presidencial. Luego, se produjeron los acontecimientos en noviembre del 2001 con aquella producción, en cadena, de las leyes habilitantes, y el golpe de estado del 11 de abril del 2002.

“Recordemos, prosigue Molina, que uno de los problemas que ataca Chávez al retornar al poder es el comunicacional. Se da cuenta que no supo manejar lo que pudo ser una dinámica comunicacional armónica, democrática, plural, de confrontación de ideas, y es por eso que crean el Ministerio de Comunicación e Información.

Quizás muchos no lo recuerdan, pero hubo un enorme vacío entre el 2 de febrero de 1999 y el 11 de abril de 2002 en materia comunicacional, ese fracaso tuvo consecuencias. Entonces, en esa época, no era previsible lo que iba a pasar”.

“Defendimos la libertad de expresión de Chávez”
MIM recuerda que, cuando era presidente de la Comisión de Medios de la Cámara de Diputados (entre 1994-1996), un grupo de periodistas, entre quienes él se encontraba, defensores de la libertades democráticas, lucharon, unos por ser partidarios de la ideología de Chávez, y otros, como en su caso, para defender la libertad de expresión, la cual se fundamenta, en la defensa de la libertad de expresarse del contrario, participaron en la defensa de la libertad de expresión de Chávez y sus seguidores.

-Recuerdo que como presidente de la Comisión de Medios de la Cámara de Diputados, en el año 1995, me correspondió aceptar la petición de Chávez y de sus seguidores para denunciar lo que en realidad estaba pasando: que era una frontal censura en su contra por parte de todos los medios de comunicación. En esa época, solo el semanario La Razón le cedió espacio para una columna. Pero, lo cierto es que el político Chávez, salido de la cárcel de Yare, era víctima de una enorme censura, tanto que llevé el caso al seno de la Comisión de Medios, y recuerdo que recibí presiones de la dirigencia parlamentaria de AD y Copei, las rechazamos y mantuvimos la posición de que la libertad se defiende a costa de las incomprensiones.

¿Cree usted que esa lucha que asumió en 1995 con dos partidos que tenían poder, es el mismo debate que se da, hoy en día, en la Asamblea Nacional?
-Ayer (el pasado jueves) estuve presente en una reunión del Sindicato Nacional Trabajadores de la Prensa y comencé mi intervención con la frase de una canción de salsa, “la cosa no es como antes”. No, creo que la situación actual es sumamente difícil. Antes había sectarismo, censura en los medios, irritación de los gobiernos, el caso más protuberante fue el de Jaime Lusinchi con el caso Recadi y Blanca Ibáñez, fue una etapa muy lamentable; generó auto censura, silencio de muchos medios de comunicación. Maltrataron a periodistas expulsándolos de los medios o cambiándolos de las fuentes. Pero, lo importante es destacar que había escenario para hacer exigencias democráticas que eran escuchadas. Se procesaban denuncias.

-Incluso, en la Comisión de Medios se citaba a la cámara de Radio, de TVF, al Bloque de Prensa Venezolano, al Colegio Nacional de Periodistas, al Sindicato Nacional DE trabajadores de la Prensa.,etc. Teníamos una visión más global en donde cada sector inmerso en el ámbito comunicacional recibía sus críticas pero, también, respeto y valoración en cuanto a su importancia en el desempeño de cada sector. En esa época no había reelección inmediata, y en esta época no solo hay reelección inmediata sino que pretenden que sea indefinida con mecanismos de corrupción, peculado de uso, abuso de poder, con uso de recursos públicos, que es lo que lo que ha caracterizado la gestión actual.

MIM destaca el carácter agresivo del actual Gobierno, su alta vocación monopartidista, la cual se refleja en la imposición a la sociedad de una sola visión y en la descalificación de cualquier planteamiento alternativo frente a su política.

-Y como son en los regímenes autocráticos, que tienen una carga de lo que llamo “adulantes medradores”. Hay una imitación y todas las imitaciones son malas; es por ello que vemos a los ministros justificando lo injustificable; y lo que es peor, tratando de comportarse como el presidente con la diferencia de que Chávez tiene ángel como líder y tiene el mando, porque como quiera que sea, Chávez es producto de la voluntad popular, hasta que se demuestre lo contrario.

-Quiero aclarar que no se trata de satanizar al presidente. Creo que, como Jefe de Estado, merece respeto, y un trato decoroso. Siempre he creído que un error no se enmienda con otro error, y lo cortés no quieta lo valiente. Es decir, los insultos no se deben criticar con más insultos.

Hay que rescatar la dignidad del CNP
-¿Cómo ve la posición actual del CNP, la cual luce como timorata para los tiempos que estamos viviendo, tomando en cuenta que usted fue presidente de esta instancia gremial, pero además siempre ha sido un gremialista?

-La situación del Colegio es la peor de toda la historia, es lamentable. De todos los años de la asociación venezolana de periodistas, entre 1941 y 1976, cuando entra al ruedo la primera junta directiva del CNP, hasta el año 2000, el Colegio había vivido una situación como la actual.

-Lo primero que debo decir es que se trata de una directiva que está sobregirada en siete años, fue electa en 1998 y con elecciones previstas para el año 2000. Se comprende que en ese año no se hicieron las elecciones por el proceso constituyente. La Asamblea Nacional Constituyente congeló las elecciones en todos los gremios. Pero van siete años sin convocar elecciones, es una junta directiva vencida que, además, no se ha lucido mucho en la adversidad, en el trabajo, en la coordinación, en la generación de políticas gremiales; y, por debajo, de esa directiva está un conjunto de seccionales prácticamente paralizadas.

Molina destacó algunas excepciones como el caso de las seccionales de Aragua, Mérida, Anzoátegui, pero son actividades muy tímidas. La seccional del Distrito capital está colapsada y tiene la mitad de los agremiados enfrentados. Hay graves problemas en la seccional del Zulia, que es la segunda seccional, que agrupan entre ambas al 72 por ciento de la población gremial del CNP. Entonces, se ha convertido el Colegio en un organismo ineficaz en esta etapa en que lo comunicacional ha sido como la joya de la corona.

Las escuelas de comunicación social tienen como más presencia
-Y es lógico porque lo que el gremio no atiende lo enfrenta la sociedad por sus propios medios. La junta directiva nacional tiene tiempo que no se reúne con quórum; creo que, de los once miembros activos, están solo activos tres o cuatro. Particularmente, creo que el desempeño de Levy Benshimol como presidente ha sido más que lamentable. A veces lo veo por televisión y me da pena ajena, porque es un presidente descentrado, desconocedor de los temas, sin ánimo de lucha, sin potencial dirigente hacia los agremiados o hacia el espectro general de la comunicación. Debo confesar, y me da vergüenza decirlo, que esa expresión lánguida de Levy Benshimol se corresponde, incluso, con la situación física del CNP, en donde el presidente no tiene ni escritorio. Creo que, en estos días, debería renunciar a la presidencia del Colegio para superar la crisis. Como ex presidente estoy preocupado. Hemos planteado la convocatoria de un secretariado nacional que no ha sido posible. Se planteó una convención nacional extraordinaria, pero esta tiene que ser presidida por un secretariado.

“El Chiro” sostiene que el gremio, en esta última etapa, bajo la presidencia de Levy Benshimol, está muriendo y hace referencia a su disfuncionalidad como presidente del colegio, “creo que la presidencia le quedó grande en tiempo de crisis”, agrega.

Sigue el CNP
-Por otro lado, nosotros tenemos una crisis como parte de esa incompetencia de la directiva nacional que tiene que hacer con el manejo ventajista del CNE por parte del gobierno; y creo que después del capítulo de RCTV, vendrá el capítulo del Colegio. Creo que el próximo zarpazo es contra el Colegio y quiero alertar al gremio responsablemente. Se comenta que, en los sectores oficialistas todos adosados al Gobierno, están hablando de la creación de la Unión Nacional de Periodistas de Venezuela, poco similar a la denominación de la Unión Nacional de Periodistas de Cuba. Están hablando de una constituyente que ha propuesto Elena Salcedo, directora de Radio Nacional y ex secretaria general del sindicato de la prensa; esa constituyente apunta a la modificación de la Ley de Ejercicio del Periodismo, del Código de Ética, de los reglamentos internos del CNP. Pero, no está claro qué es lo que se quiere con esa supuesta constituyente, cuando, creo, que la constituyente es la votación directa de los colegas y de los delegados y uno de los gremios mas democráticos es el de los periodistas.

“Pero, además, y aquí cito las palabras de la colega Tania Díaz, que tiene un programa en Venezolana de Televisión, según la cual la etapa de vida del CNP ya fue superado por la realidad, el colegio cumplió una función y hay que inventar otra. En el colofón de todo esto aparece una supuesta Federación Venezolana de Periodistas Bolivarianos que es otra expresión del monopartidismo y lo que nos queda es defender la historia, la vitalidad y la potencialidad del CNP. El Colegio debe seguir siendo la casa del pluralismo y de la libertad y cuando digo esto es por razones históricas, porque no hay gremio profesional en Venezuela que haya estado tan asociado a la lucha por la libertad pública como el gremio periodístico, siendo ejemplo a nivel de América latina y el Caribe”.

Manuel Isidro Molina sostiene que el CNP, en una etapa de resurrección, debe plantarse ante la sociedad venezolana y frente al Gobierno, de manera respetuosa, pero con firmeza y seriedad, exigiendo respeto a la historia gremial y profesional del Colegio y respeto a la dignidad de los periodistas de Venezuela.

-Por ahí debe comenzar el nuevo diálogo del CNP con los factores de poder en Venezuela. Y cuando digo factores de poder me refiero a los políticos, económicos y comunicacionales. Y dignificar el ejercicio profesional. No puedo dejar de reconocer las críticas al ejercicio profesional, sobre la conducción de los medios, que no solo son válidas sino que deben ser atendidas. En cuanto al Colegio lo clave es el reencuentro en la pluralidad, la lucha por la libertad y el empeño colectivo solidario en defensa de nuestro gremio, nuestra historia.

¿Cómo vislumbra la situación posterior al cierre de RCTV, cuando, previo al 27 de mayo, se observa, de parte de la sociedad, notorias muestras de irritación en las manifestaciones de los últimos días en rechazo a la medida presidencial? La gente pareciera que está perdiendo el miedo
-Una de las personas que yo asesoro me preguntó que qué iba a pasar el domingo, le dije: nada. Es decir, hay una confrontación, una medida absurda del Gobierno que he criticado por considerar que es un error político que está cometiendo el presidente Chávez, a pesar de todas las críticas que se le tienen a la televisión privada, y específicamente hacia RCTV; pero, esto va a tener un alto costo político para el presidente Chávez y su gobierno. Eso se traduce en la disminución de la prestancia del Gobierno, su credibilidad, y aquí Hay una oposición por el orden del 80 por ciento al cierre del canal. Eso debilita la fortaleza política del gobierno. Quiero decir tajantemente que estoy en desacuerdo con cualquier celada golpista, con cualquier alzamiento militar, creo que las diferencias deben dirimirse democráticamente, dándole tiempo al tiempo, y permitiendo que surjan alternativas válidas que vayan a llenar los espacios políticos que el presidente Chávez no va a poder seguir llenando,. Creo que el Presidente tiene demasiadas complicaciones políticas, el caso de RCTV, el caso de la inconformidad que hay en el seno de las Fuerzas Armadas, la creación del PSUV, el de la inseguridad, el presidente Chávez en materia de inseguridad luce incompetente, el de la corrupción, nadie cree que él esté en supuesta guerra contra la corrupción sobre todo porque está rodeado de corruptos, hay muchos testaferros. No podemos estar contentos con el presidente y su gobierno cuando hay un promedio de 35 muertes por día. El alto costo de la vida que a pesar de todas las políticas públicas no se han controlado, se están disparando. Tienen medidas positivas como la disminución del IVA a partir del primero de julio baja de 11 a 9. La disminución de las tarifas de Movilnet y Cantv, de la Electricidad de Caracas, pero es evidente que es un gobierno con dificultades.

También asegura Molina que “está creciendo la noción democrática nacional sobre la perversión autoritaria, monopartidista y militarista del Presidente. Creo que va a tener serias dificultades para aprobar la reforma constitucional, de hecho la tiene prácticamente engavetada. Hace mes y medio dijo que se necesitarían dos años”.

“Tiene problemas con muchos factores dentro del chavismo para la aprobación de la reelección indefinida, tiene problemas serios para articular una reforma constitucional socializante., mas cuando la vocación al socialismo democrático en los factores predominantes del gobierno sino que autoritarismo militar, de derecha, de izquierda, es visión dogmática de control del poder por el control en contra de quien opongan criterios y resistencia, pero el canal dos sale del aire”.

¿Qué significó para usted ser hijo de Manuel Isidro Molina?
Son como etapas. De niño fui muy feliz, junto con mis hermanos. Somos seis varones y una hembra, porque mis padres formaron un hogar muy armónico, muy cálido, responsable, amoroso, estimulante. Exigente, mis padres son trujillanos (él es de Valera y ella de La Cejita). Y todos, menos el menor, nacimos en Valera. Pero se guardaron las costumbres trujillanas en la vida hogareña y eso nos educó mucho, y lo agradezco infinitamente, no puedo decirlo de otra manera. Pero en mi caso particular, yo llevo el nombre de mi papá, pero además, he sido el mas activista político políticamente, aunque varios de mis hermanos han incursionado en la política, aunque no tan persistentemente como yo.

-Fui militante de la juventud comunista por inducción de mi papá, que fue militante y cofundador, en Trujillo, del partido comunista. Además, soy el único de los hijos que es periodista y una etapa de mi formación periodística, en la Universidad Central de Venezuela la viví siendo mi papá tres años director de la escuela. Venía de ser presidente del centro de estudiantes del liceo Luis Razetti, además de miembro del claustro de la UCV.

-Era dirigente de la juventud del MAS en la universidad y tenía diferencias ideológicas con mi papá porque se mantuvo en la visión del partido comunista, cosa que siempre mantuvimos al margen de la íntima relación que tuvimos, lo que quiero decir es que sigo de alguna manera los pasos de suyos. Fui dirigente del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa, luego incursiono en la actividad gremial y fui adjunto de Alberto Jordán Hernández cuando él era el secretario de Asuntos Profesionales de la directiva nacional. Luego fui secretario general de la novena convención nacional del CNP y, finalmente, llego a ser presidente del CNP, mi padre fue directivo nacional, mi padre fue miembro de la comisión organizadora del CNP, entre 1972-76. fue miembro de la junta directiva nacional; vicepresidente fundador, junto con Arístides Bastidas, del Circulo de Periodismo Científicos y, luego, fue el segundo presidente del Círculo.

-Para mí todo eso es motivo de orgullo. Creo que es una coincidencia feliz, con una diferencia, que yo fui sumamente independiente de mi papá. Con decir que yo vi una materia con él que se llamaba Técnicas Gráficas y yo era bueno en esa materia, sacaba siempre entre 18 y 20 y con él saqué 14.

-Pero, a la final, esa independencia me permitió absorber su estatura humana, profesional, ética, política y gremial. Creo que, desde ese punto de vista, he sido mucha hechura de mi padre y me siento orgulloso de ello. Por otra parte, somos imperfectos, es difícil corresponder ese honor; para mi fue siempre un gran peso llevar el nombre de mi padre. En una etapa fue muy difícil, cuando era dirigente de la juventud del MAS en la escuela de periodismo, y mi padre su director y en las asambleas yo actuaba siempre con mucha independencia en relación a él, y como dirigente del MAS ejecutaba la política. A mis compañeros le gustaba que yo estuviera en contraposición a la tesis de mi padre, pero cuando yo estaba de acuerdo decían “ese es el hijo de Manuel Isidro”. Entonces, lo que hice fue retirarme de la dirigencia estudiantil universitaria y me fui a militar en el MAS, porque para mí era difícil esa situación ya que no quería hacerle daño a mi papá en el desempeño de su gestión. Añoro mucho a mi padre, conversábamos mucho. Su formación me marcó y lo agradezco.

Por último abordamos a MIM por su credo religioso
-No soy religioso, pero respeto mucho a los creyentes. He leído mucho sobre las religiones, porque creo que la religión es un elemento muy importante de los seres humanos. Y todavía, a pesar de lo que he leído, no he encontrado la clave de la enorme importancia del fenómeno religioso en los seres humanos. Eso me exige respetar a los creyentes y participar más aún, con criterio afianzado, en las necesidades de la pluralidad en el pensamiento, de las ideas, de las creencias, toda persona merece respeto.

Le agrada la música y el deporte
–¿Le gusta la música?

–Sí , aunque no soy melómano, me encanta la salsa, bailo mas o menos. Me gusta la música instrumental, la música venezolana especialmente interpretada por grupos vocales. Me gusta la coral, no me gusta la música ácida tipo rock.

¿Le gusta algún deporte?
–Fui del equipo de gimnasia en mi liceo, y practiqué judo en la universidad. Y mantengo mi ritmo de actividad física, tengo un esquema básico de gimnasia que cumplo con cierta regularidad.

Es divorciado tres veces, tiene 7 hijos, pero no es abuelo, aseguró sonriente nuestro entrevistado

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba