Opinión Nacional

Días de Comics

Recientes fatalidades causadas por la Madre y la humana naturaleza han desplazado con sobredosis de realismo el 100 aniversario del nacimiento de Hergé, creador del personaje de historietas más famoso de Europa, Tintín, el cumpleaños 75 del genial Quino, el fallecimiento de Roberto Fontanarrosa y la incursión en la pantalla grande de Los Simpsons.

Es polémico, casi hereje, asegurar que Los Simpsons son una serie de refinado humor por el carácter grotesco de varios de sus personajes, y sin embargo, esa familia disfuncional que junto a los pobladores de Springfield se han mantenido 18 años desmenuzando detalles de la sociedad y cultura estadounidense, es quizá su producto de exportación más auto-crítico. Matt Groening, su creador, reconoce que la serie es una sátira mordaz sobre la forma de vida, los valores y prejuicios, y el sistema político de su país.

Fontanarrosa también ironizó a un sector de la sociedad norteamericana por medio de su personaje Boogie “El Aceitoso”, un mercenario con el hobbie de comprar armas y disparar a transeúntes desde la ventana de su departamento, siempre listo a prestar servicios a quien le pida vengar o matar judíos, negros, homosexuales o chicanos, entre otras “misiones”, que su experiencia en la guerra de Vietnam, Nicaragua y el Golfo – como agente de la CIA – le permite cumplir sin el más mínimo remordimiento. Por supuesto Fontanarrosa también creó personajes de su propio país, con quienes no fue menos piadoso que con Boogie, como su muy argentino Inodoro Pereyra y su reflexivo perro Mendieta.

Sin embargo, los personajes más universales de estos tres comics son los del genial Quino, y quizá, el humorista gráfico más genial de todos los tiempos. Quienes crecimos con Mafalda desde que Quino la creó en 1963, recordamos la gran sensibilidad de ella ante las injusticias y desigualdades que durante su niñez de diez tirajes, la hicieron comprender que la humanidad no superó la epidemia de indiferencia que ha sufrido a lo largo de la Historia.

Alegra saber que Quino sigue retratándonos a todos nosotros, en nuestra ambigüedad de nobleza e infamia humana logrando con sucinto o ningún texto, pero fino trazo y genialidad, retratar a nuestras zoo-ciedadades de consumo, tanto las que son muy condescendientes con el egoísmo, como aquellas cuyos tiranos predican a sus súbditos vivir con-su-mismo pensamiento y opiniones.

Opino que los textos y tramas de Mafalda y sus otros dibujos merecen el Nóbel de Literatura por su calidad. Sin embargo, de la misma manera que Mafalda reacciona iracunda a que pasen los años y no le concedan el Oscar al Pájaro Loco, tendré que resignarme a que eso no va a ocurrir.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba