Opinión Nacional

Dictadura con apoyo popular o : pelear contra Chávez vs. ganarse al pueblo

En las horas posteriores a la marcha en apoyo a RCTV, contemplo diferentes hechos e intento integrarlos en una visión que nos ayude a entender lo que esta sucediendo y como podemos mejorar la situación política del país.

Los hechos como yo los veo.

Por un lado, contra el Gobierno:
• La opinión pública en un 80% rechaza el cierre de RCTV, igualmente que rechazan el modelo cubano para Venezuela.

• Las inscripciones en el PSUV han sido notablemente inferiores a los 3,3 MM anticipados por el Gobierno y se nota una falta de ánimo y calor de calle a favor de esta propuesta.

• Factores como la inseguridad y la inflación son mencionados como los problemas más significativos por un gran número de venezolanos según las encuestas más recientes y el desabastecimiento esta comenzando a notarse en muchos rubros básicos.

• El Presidente Chávez parece estar cada día gobernando más de acuerdo a un modelo personal, dictatorial, tipo Fidel Castro, Adolfo Hitler, Josef Stalin y los otros dictadores tradicionales, que como un representante electo de un país con la necesidad de consultar, por lo menos, a los otros actores dentro de su tendencia política para darle vida a un régimen democrático.

• Existen evidencias que el encanto de muchos paises con la visión romántica de Chávez como el líder revindicador de los pobres contra los ricos se esta agotando y esta siendo reemplazada por una visión más acorde con la de los tradicionales dictadores de las repúblicas bananeras.

• A más largo plazo, las indicaciones de que se esta desarrollando un nuevo modelo constitucional con una fuerte centralización de los poderes llevando a una reducción o eliminación de los avances logrados en los últimos 15 años en autonomía regional y descentralización pareciera ir contra los intereses directos de la mayor parte de los habitantes quienes están concientes que la descentralización ha traído ventajas en gobernabilidad local, salud y otros servicios públicos.

Por otro lado, a favor del Gobierno:
• La popularidad del Presidente Chávez a título personal, según encuestas, se mantiene entre el 40 y 50% aún habiendo mermado de forma dramática en las últimas semanas por las acciones contra RCTV.

• Las misiones han logrado mejorar la popularidad del Gobierno desde los niveles antes del revocatorio, dándole un piso político importante a espaldas de Barrio Adentro, Vuelvan Caras y otras misiones distribuidoras de ingresos.

• Los partidos de oposición no han logrado una unión entre ellos y crear una alternativa viable al Gobierno mostrando una incapacidad para convertir los temas de la dirección ideológica del país, la corrupción y la concentración de los poderes en factores catalizadores de la opinión popular.

• El precio del petróleo, si bien ha bajado, todavía se mantiene a niveles que soportan la ineficiencia y gasto público desenfrenado en Venezuela y pudiera mantenerse por unos años más
¿Dónde estamos?

Para entender lo anterior, me remito a las teorías de Abraham Maslow, psicólogo que propuso que los seres humanos van llenando sus necesidades en una pirámide donde la base consiste en 1) las necesidades fisiológicas como comida, agua, y procede a través de una serie de necesidades cada vez más alejadas de lo físico como 2) seguridad – incluyendo dentro de este tema la educación para lograr un empleo estable , 3) amor de su familia e íntimos, 4) estima, de su grupo y afines, hasta llegar a la cúspide que son 5) los valores de realización personal como carrera, espiritualidad y otros “intangibles”.

(%=Image(3685437,»C»)%)

Considero que esta pirámide pudiera explicar en parte lo que esta sucediendo en Venezuela. Las políticas del Gobierno y la bonanza petrolera han permitido ayudar al pueblo a mejorar en alguna forma las necesidades fisiológicas básicas. Sin embargo, el discurso de la oposición se ha enfocado en valores como democracia, libertad de expresión y otros los cuales no se traducen fácilmente ni directamente en comida y techo. Chávez ha logrado satisfacer parcialmente la base de la pirámide mientras que la oposición se ha enfocado en necesidades más distantes para el pueblo. Sin arepa no importa si hay o no hay novelas en RCTV y si podemos leer o no El Universal.

¿Cómo revertir esto?

La base es que hay que retomar la calle. El marco de análisis indica que no se refiere solamente ni principalmente a hacer inscripción de votantes en partidos de oposición, ni reclamar por pérdida de libertad de expresión – sin quitarle valor a estos hechos, sino en crear programas que ayuden al pueblo de forma tangible atacando las deficiencias del Gobierno y mostrando que, aún sin los recursos del Gobierno se puede hacer más con menos.

Es dejar de atacar a Chávez y empezar a ganarse al pueblo.

¿Cómo ganarse al pueblo?

Sin duda el tema excede esta misiva, pero una alternativa sería unir las capacidades de la industria privada con la sociedad civil para crear alternativas que, a menor escala por los recursos disponibles, crean ejemplos de como una unión de los ciudadanos pudiera funcionar mejor que las dádivas de arriba hacia abajo del Gobierno. Áreas donde se pudiera implementar esto es en salud, creando como ya existen, servicios de salud con pagos módicos pero con médicos venezolanos capacitados y dando medicinas de excelente calidad y formulaciones modernas, no los medicamentos genéricos cubanos; usar la educación privada laica y religiosa para ofrecer capacitación y educación en los barrios, apoyar esfuerzos de crear centros de distribución de alimentos en zonas populares sin los subsidios de Mercal pero con mayor surtido y calidad.

Entre los mecanismos que he escuchado en los últimos días para apoyar acciones sociales privadas esta el Impuesto Social Voluntario, un pago del 0,5% del ingreso individual totalmente voluntario a un Fondo de Acción Social que coordinaría la creación de estos programas para crear conciencia de las alternativas posibles al despilfarro e incompetencia gubernamental. Para divulgar estos logros tendríamos que contar con el apoyo de aquellos medios libres e independientes que aún quedan en el país.

Si la dictadura tiene apoyo popular no va a caer, no va a cambiar. El trabajo de restarle apoyo popular implica encarar aquellas áreas básicas de la pirámide de Maslow que le están dando el apoyo, no comenzar por las capas superiores que no son tan significativas para el 80% de la población en estado de pobreza y exclusión. Para esas habrá tiempo en un futuro liberal democrático, cuando lo logremos.

Invito comentarios y reflexiones sobre lo expuesto.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba