Opinión Nacional

Dictadura relativista

(%=Image(6748563,»L»)%) La dictadura del relativismo se lanza de nuevo. El régimen continúa repartiendo nuestros recursos para comprar conciencias venezolanas y pretende asegurar así, diez millones de votos, de acuerdo a reto planteado por el Presidente a finales del año pasado.

El gobierno de Chávez mantiene a los venezolanos al borde del abismo, entre escándalo y escándalo, mientras procura gobernar en medio del caos, para luego aparecer en el momento preciso «chequera en mano» y repartir real y esperanzas para asegurar esos votos, aunque esas promesas no lleguen a su destino y quede en manos de los «vivos» de siempre.

Es esencial en esta dictadura relativista, encender la esperanza, a fuerza de propagandas y cadenas oficialistas, para ir asegurando apoyos y votos, mientras sigue el saqueo descomunal, en medio de una gran confusión doctrinal e ideológica, provocada por la maquinaria comunicacional del régimen.

El asunto es que el Gobierno sigue irrespetando el valor y la dignidad de los venezolanos.

La respuesta oficialista a la forma como manejó el Fiscal General el caso de la muerte del monseñor Piñango, a la manera extremista e irrespetuosa de nuestra política exterior por parte del Presidente, sumado a la designación del nuevo CNE, al desempleo, a la pobreza, a la inseguridad y a otros muchas tragedias y escándalos que se producen día tras día, es una cadena presidencial para seguir repartiendo promesas, real y esperanzas a nuestra gente.

Relativismo puro en Venezuela

Venezuela es un gran país y está hastiado de tanto escándalo e irrespeto a la gente; y asqueado del maltrato permanente a la dignidad de las personas, pondrá punto final al propósito oficialista, de pulverizar a un importante sector de nuestra sociedad para complacer intereses extranacionales, muy alejados a nuestros valores, principios y a nuestra cultura.

El Papa Benedicto XVI nos alerta sobre los riesgos del relativismo «el relativismo, que es el punto de partida de esta mentalidad secularista, se convierte en una clase de dogmatismo que cree que ha alcanzado el estadio definitivo de conocimiento de lo que la razón humana realmente es. Pero, advertía, si desterramos a Dios, la dignidad humana también desaparecerá».

Estamos en tiempo de definiciones concretas. Los venezolanos somos más grandes que el régimen.

Coordinador de Formación
Y Gerencia Política
COPEI/Zulia

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba