Opinión Nacional

Dictaduras y dictaduras

Puede observarse cómo las dictaduras con doctrina sean mucho más humillantes que las carentes de ella.  Por ejemplo,  la de Pérez  Jiménez  era simplemente un grupo de personas que procuraban  la eternización de un sistema que les permitía  enriquecerse a su sabor, y el “Nuevo Ideal  Nacional”   era una pantomima intrascendente que no  pretendía  ni siquiera simular una filosofía política .  Mucho más nocivo  me pareció lo del  medinismo  que pretendió lo imposible al fundar aquel odioso PDV que imponía a los empleados  públicos inscribirse y cotizar.  Un  venezolano tan  inteligente,  culto y patriota como fué  Arturo  Uslar  Pietri creía que sí se podría hacer y provocó así la caída de Medina. Continuó empecinado y, cuando logró  medio millón de votos para La Campana, fundó el FND, entró  al gobierno  con la Ancha Base y el grupo se le deshizo de inmediato   Los partidos tienen que ser fundados en la oposición y, una vez amalgamados,  sí pueden llegar al Poder con posibilidades de permanencia. Y tal fue el  caso de AD y del Copei.

 
Si aceptamos la incapacidad del pueblo venezolano para gobernarse, resultaría más  razonable aún, el negar  la posibilidad de un compatriota capaz de gobernar sin trabas legales previamente establecidas, y aumentando el dislate,  que se atribuyera  carácter  vitalicio, como es la manifiesta y manifestada  meta de nuestro rollizo mandatario. El general Pulido decía que “Ésta tierra es muy movediza”. Y ha podido  verse cómo tales movimientos hayan tenido siempre como encendedor,  el deseo presidencial de perpetuarse en el mando. Y no ha sido menester que sea la propia persona del presidente, sino que baste  con alguien de quien pueda esperarse docilidad.  

Y tal fue el caso de 1945. El presidente Medina escogió al Dr. Angel Biaggini. Previamente el candidato había sido el Dr.  Diógenes Escalante, que tenía el apoyo  de los adecos, pero enloqueció y  surgió la   nueva candidatura.  El Ejército estaba descontento  porque la  Plana Mayor era la misma  gomera  de diez años antes, imposibilitando así .los ascensos.. En el bufete de José Giacoppini  y  el consultorio de Edmundo Fernández se gestó  el golpe, al  principio únicamente militar,. Pero  Betancourt, Barrios y  Leoni  aportaron  el apoyo civil de su entonces exiguo partido.

La dictadura sin doctrina  no suele buscar prosélitos.  El perezjimenismo, por ejemplo,  no veía como enemigos a quienes no conspiraran. Pero Fascismo. Acracia. Comunismo etc,  sí los miran como a  tales.  Este gobierno tiene esa meta y su desmaña no la hace  de temer; pero tal búsqueda  efectuada por manos  ineptas puede  dar resultados tan perniciosos como su obtención.                                                                                                                         

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba