Opinión Nacional

Dignidad versus Infamia

Una injusticia hecha a uno,
es una amenaza a todos
Montesquieu

Pocas veces un funcionario se ha degradado tanto. Al punto que la lástima substituyó a la indignación inicial causada por su grotesca actuación. Mas allá de los insultos que profirió en contra de Leopoldo López y Henrique Capriles, lo que vimos fue la verdadera cara del régimen y su insana desesperación.

Independientemente de la repulsa natural que todo venezolano con mediana noción de decencia siente ante tan abusivo linchamiento, que pretendió consumar vociferando insultos, es importante analizar el trasfondo. Porque por parte del régimen, de lo que se trata es de atizar la violencia, en la desesperada búsqueda por romper lo que ellos denominan apatía opositora y que en realidad lo que constituye es la más gigantesca manifestación de rechazo que nadie haya sufrido en Venezuela.

Las sociedades reproducen a escala, lo que sucede en sus núcleos fundamentales. Viene a colación el símil con la violencia doméstica. Cuando los cónyuges abandonan sus responsabilidades al frente de la familia, no la saben atender y la descuidan, apelan a la violencia como substituto del afecto y respecto que no se han sabido ganar.

Como el discurso del jefe ya no surte los efectos de antaño, ahora han encargado las labores sucias a los subalternos. Y lo harán desde todos los frentes posibles. Pero no lograrán imponerse. Ahora el camino les resulta totalmente cuesta arriba.

Quienes NO respaldan al régimen o le adversan, suman más del 80% de la población electoral verdadera. Y ahora ya no están dispersos. Están agrupados en dos grandes bloques. Los decididos a NO participar hasta que existan garantías suficientes de la realización de elecciones LIBRES y los que, respaldando la candidatura unitaria encarnada en Manuel Rosales, exigirán elecciones LIBRES antes de perder miserablemente su expresión de voluntad. Y un cómico sensacional que le resta más votos al régimen que a la oposición.

Así las cosas, las agresiones y el amedrentamiento arreciarán, el CNE concederá tardíamente algunas migajas para simular amplitud e intentar hacer injustificable la NO participación y el régimen irá bajando el número de votos que ya tiene almacenados en las máquinas electorales, en la búsqueda de un margen de victoria medianamente creíble, con el cual se puedan transar los candidatos que persistan en llegar hasta el final sin condiciones.

Las gotas seguirán rebosando vasos. Los ciudadanos estamos a la espera de los pronunciamientos vigorosos de la dirigencia. Rosales, Borges, Petkoff, Ramos Allup, Ledezma, el cura Calderón, Cecilia Sosa, Froilán Barrios, Vicente Brito, Iglesias, CTV y sindicatos, Fedecámaras y gremios, partidos, ong´s, medios de comunicación, colegios profesionales, rectores, dirigencia estudiantil, centros de estudios, organizaciones comunales, todos, deben alzar su voz contra la infamia. Con toda la serenidad y firmeza que estas horas aciagas reclaman. Sin temor a esa penalización a la solidaridad que también pretenden imponernos.

Por lo pronto, reciban Leopoldo López Mendoza, Henrique Capriles Radonsky, todos quienes se sienten dignamente representados por ellos en sus municipios y los millones de venezolanos ofendidos de manera tan vil por el deplorable espectáculo, nuestra expresión de absoluta solidaridad.

El único medio de conservar la libertad,
es estar siempre dispuesto a morir por ella
Diógenes

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba