Opinión Nacional

Dime de lo que presumes y…

Este gobierno monta sus trampas sin pararle en lo más mínimo a la inteligencia de la gente. Se entiende que Chávez insista en polarizar. Pero, eso es una cosa y otra poner la cómica.

Está claro que hoy, más que nunca, el gobierno necesita un país partido en dos pedazos irreconciliables. Que las masas sientan que el liderazgo del Comandante Presidente es insustituible. Es obvio que el cáncer ha debilitado la imagen de Chávez como un hombre fuerte. Ya no luce creíble cuando presume que va a gobernar hasta el 2021.

Frente a un cuadro tan incierto es lógico que la estrategia de Miraflores sea revivir la confrontación. Ahora, de allí a vendernos que la oposición esta vuelta un ocho, dividida y fraccionada en millones de pedacitos, hay un trecho largo.

La gente ha madurado mucho en su manera de entender la política. Se ve clarito que quienes tienen problemas graves en lo interno son precisamente ellos, el gobierno. Por muy efectiva e invasiva que pueda ser la propaganda oficial es imposible invertir una realidad que luce tan de anteojito.

En la calle se comenta, sin rollos, que civiles y militares pugnan por el control del proceso frente a la posibilidad de que el cáncer se desarrolle y le impida a Chávez ser candidato en el 2012. Aún cuando el Comandante Presidente insiste en que el tratamiento prospera mil veces mejor de lo esperado, se siente a distancia como la duda ronda en los cuadros dirigente del PSUV.

Las caras en televisión son demasiado evidentes. Hay una angustia horrorosa que es imposible ocultar. Nada bien pinta el futuro para un liderazgo acostumbrado a disfrutar del poder a su antojo. Y no sólo es el problema de que al Comandante en jefe este enfermo o sano. El gobierno luce en este momento requete mal. Ajeno a las necesidades reales de las masas.

Mientras la credibilidad del ejecutivo va en picada, la inseguridad, la falta de empleo, la inflación y demás males aumentan el malestar que se desarrolla en las calles.

Hay cansancio, hastío, desesperanza donde antes se registraban fortalezas.

Una gran parte del pueblo ya no acompaña al proceso desbordante de alegría y optimismo. Pero en medio de semejante despelote, pareciera, que no hay más remedio que volver a subirle el tono al debate. Chávez debe tener mucha confianza en que el truco que le ha funcionado tanto y tan bien durante estos 12 años le va a seguir resultando exitoso.

Lo duro es entender que la propaganda no siempre hace milagros. Chávez convocó al Polo Patriótico y el parapeto nada que arranca. La mayoría de los antiguos integrantes de la alianza están hoy en la oposición. No le quedan partidos con que armar un escenario de fuerza que luzca creíble a los electores. Al contrario, el gobierno luce solo y sin posibilidades de unirse con nadie.

En cambio la oposición anda haciendo bien las cosas: Se logró consolidar la MUD como instancia de debate y acuerdos; y se aprobó algo que parecía un imposible, una tarjeta unitaria para ir con ella a la elección presidencial. Invertir entonces la verdad, poniendo al gobierno fuerte y a la mesa como el débil, resulta como un truco exageradamente perverso.

Se le ve las costuras a la maldad a kilómetros. Sale Chávez a declarar que la oposición esta dividida y cual loritos los jefes de PSUV repiten la misma mueca. Inventan, para sustentar las ocurrencias del jefe, unas grabaciones donde supuestamente se devela la crisis profunda que vive la MUD. El show, por lo malo, lo que termina dando es pena.

Mal armado el conspire. Es evidente que el objetivo es el Frente Progresista, es decir: Podemos. Debilitar a como de lugar a Ismael García. Igual trampa le montaron a Patria Para Todos cuando este partido rompió con el gobierno. Inventaron una supuesta división y, a realazos, pusieron a un mal llamado PPT Maneiro a dar declaraciones por todos lados.

Una vez más repiten el mismo guión.

Ahora con Didalco Bolívar. Al ex gobernador lo ponen a declarar que a Podemos lo compró la derecha y que el plan es darle 4 gobernaciones al partido a cambio de su apoyo a un candidato títere del imperialismo.

Está claro que el oficialismo quiere volar cualquier puente que sirva de contacto entre el chavismo descontento y la oposición. Es de imaginar que a Henri Falcón también le tienen montado su trampa y que buscaran descalificar su credibilidad, a como dé lugar, en un estado súper estratégico electoralmente como lo es Lara.

El chavismo no entiende que las cosas están cambiando. Insiste en creer que en política vale todo. Hoy en el mundo no sólo hay que practicar lo que se dice, es fundamental mantener un inquebrantable compromiso ético con el discurso.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba