Opinión Nacional

Disfraz de libertad

El oficialismo está empecinado en hacer ver al mundo y al país que en Venezuela no se vulnera la libertad de expresión: Cilia Flores, Nicolás Maduro, Tarek William Saab, Desireé Santos Amaral, josé vicente rangel y otros que forman parte del “proceso”. Y por supuesto, el gran jefe “revolucionario”, hugo rafael el de Sabaneta.

El argumento principal que esgrimen es que “nunca antes había habido tanta libertad de expresión en Venezuela”. Y, en cierto modo, están diciendo la verdad. Pero es solo una verdad a medias: Sí, es cierto que los medios y hasta cualquiera que tenga acceso a Internet, puede escribir lo que quiere acerca de Chávez y su desgobierno. Pero no es menos cierto que las agresiones a la disidencia, la oposición o la mera crítica son, por parte del régimen (y en especial, de Chávez) objeto de sistemática, salvaje y repetitiva descalificación, acompañada de todo tipo de insulto. Eso que el mismo Chávez describió, hace cosa de un mes, como guerra sicológica. Y no es menos cierto que quien escribe o comenta criticando al oficialismo y, en particular, a Chávez, lo hace con el temor de sufrir algún tipo de represalia.

Sí, la gente habla y los periodistas escriben. Critican el peor gobierno que ha conocido Venezuela en los últimos 60 años, denuncian supuestos actos de corrupción, opinan e informan. Cumpliendo con su deber de informar a los lectores, radioescuchas y televidentes, no solo de los hechos, sino también de las opiniones (propias y ajenas). Pero están conscientes de que, en cualquier momento, pueden ser objeto de agresión, de insulto o descalificación por el Gran Locutor o por aquéllos que atacan incitados por éste o por sus acólitos.

Basta con preguntar a los que escriben, reportan, opinan o critican, o a los que asistimos a las marchas y manifestaciones de “escuálidos”, que sentimos la presión para que dejemos de hacerlo. Ello sin contar con los comprobados actos intimidatorios contra las periodistas Poleo, Colomina, Salazar y Pacheco; la persecución de López Ulacio, del Semanario La Razón; el encarcelamiento “preventivo” de Pablo Aure, y la “resurrección de juicios” contra El Universal y la sucesión Capriles. Ni las sucesivas agresiones de las que han sido objeto las marchas opositoras por parte de grupos chavistas, insultantes y agresivos (*)

La represión no es tan simple ni tan obvia. Pero existe, y consiste más en amedrentamiento e incitación de lo que en Cuba se llaman Actos de Repudio, que en represión directa y abierta. Pero asusta, intimida y atemoriza.

Y, gracias a Dios, que ni los periodistas ni los medios ni los manifestantes, hasta ahora, nos hemos dejado intimidar por esos que yo denomino actos de terrorismo. Porque, si ello ocurre, habremos entregado nuestras libertades a aquellos que, aunque lo nieguen y no lo han logrado hasta ahora, pretenden cercenarla.

(*) No lo he visto por TV, he estado allí.

Urbanista. USB. 1979.
MBA. IESA. 1984.

(%=Link(«mailto:[email protected]»,»E-mail:[email protected]»)%)

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba