Opinión Nacional

Distracción y acción

Sabiéndose minoría hoy, en un país que sólo aspira a vivir en democracia y en paz, en la búsqueda de su crecimiento integral, el chavismo insiste descaradamente en imponer su disparatado proyecto socialista. Para pasar sus reformas, surgen -y no siempre espontáneamente- discusiones sobre temas muy importantes, es cierto, como el apoyo de Ecuador y de Venezuela a las FARC, la agresión constante de Managua a Colombia, ahora la creación de un Consejo Sudamericano de Defensa que propone Brasil, otro tema sobre el tapete que cubrirá la verdadera problemática nacional y las políticas de un régimen en desaparición que busca por todos los medios, imponer el criterio de un grupo de aventureros y trasnochados, a una sociedad que le rechaza. Una distracción descarada que busca oxígeno, ante la derrota que se pronostica desde ahora, en las elecciones de noviembre próximo.

El país atraviesa una situación difícil que parece no importarle a la dirigencia regional, entre ellos el presidente brasileño Lula quien buscando recuperar el liderazgo perdido, consiente, acompaña los disparates del régimen bolivariano. Si bien Brasilia no ha osado otorgar el estatuto de beligerante a las FARC, el gobierno de Lula apoya indirectamente los objetivos del grupo terrorista al no pronunciarse categóricamente sobre la necesidad de que los gobiernos de la región, entre ellos el del novato Correa, luchen contra el terrorismo e impidan que sus territorios sean utilizados para atacar la integridad y la soberanía de los otros, la verdadera cara de la moneda del conflicto planteado por la muerte del terrorista Reyes. Con esta actitud el gobierno brasileño apoya peligrosamente a Caracas en su afán de acabar con las instituciones en Colombia y con el gobierno de Álvaro Uribe, para promover el acceso al poder del grupo terrorista, lo que los colombianos mismos rechazan abierta y decididamente.

El gobierno brasileño propone ahora la creación de un esquema militar de defensa sudamericana, sin los Estados Unidos. Un sistema para proteger qué y de quien, nadie está claro, aparentemente. Los enemigos de la región no están afuera, están adentro, pero eso no importa. A Brasilia lo que le interesa ahora es, como hemos dicho, recuperar la imagen y recuperar el espacio perdido y el liderazgo en la región que salta a las manos de populistas incapaces y belicosos como Chávez, Correa y Ortega, el debilitado Evo Morales en menor escala. Otra invención, simplemente antiamericana, para vencer al “imperio”, el enemigo del progreso, según ellos, otra falacia de los aventureros que pretenden, nada más, quedarse en el poder por los siglos de los siglos.

Venezuela se hunde económica y socialmente. La riqueza petrolera desaparece ante nuestra miseria integral, en apoyo a la expansión de la llamada “revolución bolivariana” a través de una diplomacia informal que crea problemas y roces con los gobiernos de otros países, Perú un ejemplo muy claro en donde las casas del ALBA son, como lo fueron una vez los desaparecidos Círculos Bolivarianos, centros de desestabilización y de interferencia interna en los asuntos de los demás. Pero eso no le importa a nadie.

Tampoco importa la situación de los derechos humanos en el país, la debilidad del sistema democráticos, el secuestro de las instituciones por un Ejecutivo arrollador. Todos parecen haber olvidado los numerosos detenidos políticos que sin debido proceso se consumen en las cárceles políticas del país, los Comisarios de la PM detenidos arbitrariamente desde hace más de dos años, procesados en violación de todas las normas jurídicas procesales y materiales, ante la intencional ceguera del Defensor del Pueblo y de las demás instituciones nacionales, son otro ejemplo del deterioro del país. Un olvido lamentable de los gobiernos, del ineficiente sistema regional de protección de los derechos humanos, de los grupos de presión internos e internacionales que se encargan de velar por la protección y la promoción de los derechos humanos. Los derechos humanos que interesan son los de los demás.

Los venezolanos no podemos aceptar más distracciones, aunque los temas sean tan graves como los reseñados. Debemos ahora ocuparnos de nuestros problemas internos. No quiero decir, de ninguna manera, que el expansionismo bolivariano, el apoyo al terrorismo y a las FARC, las relaciones con gobiernos totalitarios prioridad, sin duda, dentro de la agenda internacional del régimen, así como el descuido de nuestras fronteras por razones políticas, el caso de nuestra justa reclamación del territorio esequibo, no sean graves, como realmente lo son. Pero, adentro, los problemas diarios y la insistencia desproporcionada del régimen de imponer su decimonónico proyecto revolucionario son de importancia fundamental.

Debemos centrar nuestra atención y lucha, en las elecciones de noviembre, momento de la estocada final de la “revolución” y en la solución que debemos encontrar todos, unidos como nunca antes, de la herencia bolivariana. La mayoría de las Gobernaciones y Alcaldías del país dejarán de ser rojas, para convertirse en instrumentos de progreso y de confianza. Esa realidad enloquece al régimen y a sus “eficientes” situacionales que establecen estrategias, la mayoría de las veces con resultados desfavorables, como la distracción que intentan constantemente y que a veces arropa a la oposición en debates secundarios.

Ante la distracción que promueven los situacionales y que surgen por circunstancias externas, la acción decidida y coherente de la mayoría de los venezolanos que queremos un cambio definitivo resulta indispensable. Una acción que se traduce en el esfuerzo conjunto por un verdadero debate sobre los problemas nacionales y por el futuro inmediato del país es el tema, las candidaturas democráticas una prioridad dentro de ello.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba