Opinión Nacional

Doble discurso en la reforma educativa

Son muchas las confusiones y las contradicciones que se encuentran al tratar de entender lo de las tres raíces, los cuatro pilares y los postulados del pensamiento Robinsoniano, Bolivariano y Zamorano, que se supone deben constituir las bases del nuevo Diseño Curricular del Sistema Educativo Bolivariano, presentado recientemente por el Ministerio de Educación. En el documento se encuentran todas las resoluciones y decretos negativos que han sido rechazados desde 1999, pero las dudas y las preocupaciones se hacen más graves cuando se relacionan con las ideas autocráticas, antidemocráticas y continuistas evidentes en los artículos de la llamada “reforma” constitucional.

En los últimos 9 años, lo que se ha hecho es desconocer los progresos relacionados con la educación, acumulados durante el período 1958-1998, entre los cuales se destacan el Programa de Becas Gran Mariscal de Ayacucho, las Orquestas Juveniles, la Ley de Educación de 1980, los Contratos Colectivos desde 1984, los concursos y la estabilidad laboral, el Reglamento de la Profesión Docente de 1991, el apoyo a la educación privada, la creación de un gran número de universidades y de institutos y colegios universitarios, la autonomía universitaria, los dos premios de la UNESCO por los éxitos de las campañas de alfabetización, entre muchos otros aspectos positivos.

En el reciente diseño curricular del régimen es evidente el doble discurso que puede confundir a los docentes y a los padres:

1. En la página 7 del nuevo diseño se afirma que es “una propuesta sincera y auténticamente venezolana”, pero en la bibliografía se identifican, junto con otros no venezolanos, al latinoamericano Paulo Freire y al europeo Vigotsky y se reconoce que se han firmado convenios para que un gran número de cubanos asesoren, entre otros aspectos, en educación física en la campaña de alfabetización y en el diseño curricular.

2. En la página 11 se premia al fracasado sistema paralelo de las Misiones, Róbinson, Ribas y Sucre, al declararlas estrategias permanentes a pesar de que no han resuelto los problemas del analfabetismo y de la exclusión en la educación primaria, secundaria y superior.

3. En la página 12, se encuentra esta cita de Prieto Figueroa: “El Estado por derecho propio en la organización de la educación del país, orienta, según su doctrina política, esa educación” (1947), pero no mencionan la posición democrática de Prieto cuando escribió: “En los regímenes fascistas las leyes obedecían a la filosofía fascista. En los regímenes democráticos las leyes deben responder a la filosofía democrática” (De una educación de castas a una educación de masas. La Habana, 1951, página 99).

4. En la página 14, se menciona el Pilar Aprender a Convivir y Participar y se hace énfasis en lo de “aprender a convivir”, mientras los funcionarios del régimen y sus seguidores no cesan de predicar y actuar en forma totalmente opuesta, al insultar, amenazar, atropellar y presionar a los que no piensan o actúan como ellos.

5. En la página 16, se destaca “una de las virtudes más hermosas” que caracteriza a los seres humanos “como es la capacidad de reconocerse en sus congéneres y de sentir solidaridad con sus sufrimientos, dolores y carencias” mientras la mayoría de los dirigentes y seguidores del régimen no han mostrado solidaridad con los sufrimientos y carencias que han soportado: los destituidos injusta y vejatoriamente de PDVSA, los discriminados por orden del régimen sin derecho al trabajo por figurar en las lista elaboradas especialmente para ello, los presos por sus opiniones, los sometidos a juicios interminables y los estudiantes y los periodistas a quienes se les atropella y se les dificulta entrar a la Asamblea Nacional o cualquier otra institución oficial, o cuando son sacados a empujones en medio de insultos.

6. En el aparte 12 de la página 22 se promueve “El rescate de la memoria histórica para el fortalecimiento de la identidad venezolana” y al mismo tiempo se eliminan de la historia al período entre 1958 y 1998 y a personajes como José Antonio Páez, entre otros hechos y personajes. También preocupa que se elimine la formación en ciencias y que se presente como modelo para la juventud a personajes como el “Che” Guevara.

7. En la página 37 del diseño, se informa que “el Currículo Nacional Bolivariano se constituye en una guía con líneas orientadoras metodológicas que dan coherencia y pertinencia al proceso educativo… a fin de incorporarlo activamente al momento histórico que le corresponde, de manera comprometida y responsable”. ¿Esto significa que hay que formar a los estudiantes para que se incorporen a la llamada “revolución bolivariana” y al “socialismo del siglo XXI”?

8. El diseño se presenta como un compendio teórico con orientaciones legales, filosóficas, epistemológicas y sociológicas y con ideas y proposiciones discutibles pero no se anulan los Decretos, Resoluciones y documentos como “El Liceo Bolivariano” que han sido fuertemente criticados y rechazados.

Lo peor es que éstos no son los únicos peligrosos dobles discursos.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba