Opinión Nacional

Doce hombres en pugna

Una sociedad puede darse el lujo de enloquecer. Un liderazgo no. Cuando el virus de la demencia hace carne en quienes tienen por oficio dirigir el rebaño, ya se sabe lo que nos espera. Y basta escuchar a un vicepresidente de la república acusar de payaso a uno de los más altos funcionarios del Departamento de Estado para constatar que la demencia, desde diciembre de 1998, como que anda suelta por esta tierra perdida del Señor.

Una docena de encuentros han tenido los comisionados del gobierno y la oposición. Si fuera posible medir en horas-razón el esfuerzo por cumplir la obligación fijada en las normas preestablecidas por resolver, en primer lugar, la exigencia de encontrar una salida electoral a la crisis, pueda que no se llegue a medir más de algunos pocos minutos. El resto ha sido malversado en acusaciones, recriminaciones, reclamos y protestas que no han tenido otro fin que caldear los ánimos y exasperar hasta la desesperación a los más pacientes y tolerantes miembros de la mesa.

Se ha ido repitiendo así sesión tras sesión un diabólico patrón de conducta, según el cual el partido se inicia con una feroz andanada de recriminaciones e improperios ˆ casi inexorablemente iniciada por el frente oficialista – que alcanza el climax del rompimiento, ante el cual y tras ardorosos esfuerzos del facilitador se calman las aguas, se vuelve a la concordia y se promete recomenzar al día siguiente ya definitivamente sobre el escenario del tema electoral, única y casi absoluta razón de los esfuerzos mediadores.

Para que al día siguiente, retro alimentados los miembros de la mesa por los sucesos de la tarde anterior o esa misma mañana, vuelvan con mayor ferocidad que en el día anterior a la gimnasia de acusaciones, la explosión de furias y despechos, la reconciliación aparente, la calma y la promesa. Como una pareja en síndrome de divorcio.

Al analista ˆ habituado a esa rutina ya convertida en tedio ˆ sólo le preocupa saber, a estas alturas del partido, si tal gimnasia corresponde a la naturaleza de toda negociación, si es el producto de una estrategia de sabotaje y dilación fríamente calculada por una de las partes o si es una mezcla letal de ambos extremos.

Mejor sería encerrar a los doce comisionados en un cuarto oscuro y no permitirles dejar el lugar hasta no salir con un resultado en la mano. Como en aquel hermoso filme de Sidney Lumet llamado Doce hombres en pugna. ¿Será posible?

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba