Opinión Nacional

Dolor¡¡¡¡

Mi hija Sofía tiene 6 años. La hija de Mónica Spear y Henry Thomas Berry, Maya, tiene 5 años. Nunca los conocí personalmente pero me es imposible dejar de ident…ificarme. Según las noticias, fue el llanto de Maya, también herida de bala, el que llamó la atención de las autoridades.

No quiero, no puedo, ni imaginar el terror de Maya en los angustiosos minutos que pasaron entre el asesinato de sus padres y el momento en el que fue sacada de allí. No quiero, no puedo, ni imaginar qué habrá pasado por su mente inocente en esos instantes. Tampoco puedo concebir ni imaginar lo que debe haber sentido al ver cómo en pocos segundos el mal la dejaba huérfana de madre y de padre.

Ni uno, que a diario pacta con las palabras para transmitir mensajes, logra dar con una que defina o abarque un miedo de ese tamaño. Es abominable, demasiado grande, demasiado intenso, para cualquiera; mucho más para un pequeño corazón de apenas 5 años de edad. ¿Se la imaginan? Herida y llorosa, aturdida, llamando a su papá, llamando a su mamá, sin entender lo que había pasado y sin saber que ya ellos no podrían responderle nunca más. Hay pecados que no tienen perdón.

Me imagino, Dios nos proteja, a mi hija pasando por lo mismo. En este país, que la muerte llame a tu puerta a manos del hampa no es una lejana posibilidad, es una cercana probabilidad. Jugamos, mientras el azar lo permite, a no verlo, pero es así.

Muchos de los que me leerán ya lo han sentido en carne propia. Otros, todos los demás, sabemos de esos hachazos que da la muerte criminal aquí y allá, a veces distantes, otras cercanos, cotidianos, presentes. Hoy, una vez más, tengo mucho miedo. Y siento una rabia visceral, atávica, primitiva, que nubla mi razón y me deja, para mi vergüenza, sin palabras. No encuentro más que decir. Sólo sé que así no podemos seguir.

 

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba