Opinión Nacional

Don Jacinto Convit

¡Oh bellas tejas de la añeja Pastora!

Y añorantes valores del Hospital Vargas,

morada patrimonial de San José;

son sus predios de familiar ciudadanía,

de florecimiento de jardines de identidad:

postigos, guitarras y hogar de curación,

que poco a poco, hilan la historia

entre medicina y comunidad,

iniciando esta poética narrativa…

Más lejos aún del hermoso cielo

al silencio, piedemonte del amado Avila,

están tus ojos, y más cerca del centenario sol.

 

¡Oh loado pastoreño, Don Jacinto Convit;

Dios saluda tu noble vida;

Dios alegra tu ser de vida noble!

Eres Quijote egregio de la biodiversidad,

andariego de pócimas de salud,

compasionante inteligencia universitaria;

con humildad humanística,

vocacionas tiempos el amanecer

y vas tras el tiempo para crear atardecer,

en la sed del amor para la salud,

hora tras hora sin descanso

en tu hermosa vida.

Donas oferente vacuna de la lepra,

y un alumnado de médicos enseñantes,

a la bondad y cara de los enfermos.

 

 

 

 

Eres arcano de terapias de humildad;

eres estancia dulce de padre y abuelo.

 

Dinos maestro del alma,

jardinero cuidador del trópico,

si acaso preguntáramos,

¿en qué aula se enseña Leishmaniasis?

Sin duda alguna, algo difícil de entender,

pero los niños curados responden

a tu sonrisa de patria buena,

como rincón de amor,

crecido en tu ser de galeno.

Amado maestro del alma,

¡es insigne tu bondad y tu indulgencia

ante la erosión de juicios éticos,

que no comprenden tu siglo de visión neoplásica,

de la naturaleza y el arte de la ciencia!.

Los genios y el pueblo

descubren senderos de fe;

hay razón y propósito para elevar nuestras voces.

 

¡Enhorabuena Don Jacinto Convit;

pastoreño fiel de vida útil,

hijo de tu amada ciudad!;

¡Caracas te saluda y te obsequia un poema,

y un hospicio de oración ….!

¡Dios sea loado,

eres pan de la salud

del pueblo pobre y sufriente,

 

 

 

 

 

 

el cual lleno sabiduría,

no te olvida.

Permaneces en mi memoria,

cual florecer de Galipán al mar;

eres presente de inicio

a otro siglo,

cien años de aire puro como el oro,

lid de vida, gloria útil.

Estás entre nosotros

Don Jacinto Convit,

Como un Orinoco al mundo.

Poema dedicado y entregado a Don Jacinto Convit a nombre de los vecinos de La Pastora y San José.

 

/* Style Definitions */
table.MsoNormalTable
{mso-style-name:»Tabla normal»;
mso-tstyle-rowband-size:0;
mso-tstyle-colband-size:0;
mso-style-noshow:yes;
mso-style-priority:99;
mso-style-qformat:yes;
mso-style-parent:»»;
mso-padding-alt:0cm 5.4pt 0cm 5.4pt;
mso-para-margin-top:0cm;
mso-para-margin-right:0cm;
mso-para-margin-bottom:10.0pt;
mso-para-margin-left:0cm;
line-height:115%;
mso-pagination:widow-orphan;
font-size:11.0pt;
font-family:»Calibri»,»sans-serif»;
mso-ascii-font-family:Calibri;
mso-ascii-theme-font:minor-latin;
mso-fareast-font-family:»Times New Roman»;
mso-fareast-theme-font:minor-fareast;
mso-hansi-font-family:Calibri;
mso-hansi-theme-font:minor-latin;}

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba