Opinión Nacional

Dos de los fraudes certificados el 15-F

Por lo menos dos de estas acciones, que contrarias a la verdad y a la rectitud perjudicaron al electorado demócrata, certifico del reciente referendo constitucional. En primer lugar, el cometido por todas las encuestadoras ¨respetables¨de este país, coincidentes en pronosticar un resultado ineludiblemente ¨cerrado¨ para el precitado evento comicial.

6.310.482 votos a favor del SI, contra 5.193.839 votos a favor del NO; 54,85% frente a 45,14%, que hacen una diferencia de 1.116.643 votos válidos entre 11.504.321 posibles (Según cifras oficiales del CNE CHÁVEZ-FARC). Desde que la política es política y la matemática tal, esos resultados, configuran una ¨paliza¨ de proporciones colosales; por ende, de no haber sido contraria a la verdad y a la rectitud, la afirmación de las prenombradas empresas encuestadoras, no pasan de ser entonces, empresas incompetentes y completamente inútiles sus sondeos. Cada quien saque sus propias conclusiones, no será necesaria una investigación de campo a tal objeto.

Lo presente viene a cuento, por cuanto si bien es cierto el margen de error ínsito a tales mediciones de opinión, no lo es menos, el asombro generado ante un fallo digamos ¨gremial¨. Pasar por alto tal circunstancia nos haria sospechosos de una inexplicable ¨anemia crítica¨ en tal sentido.

En cuanto al segundo de esos fraudes certificados, lo preciso en la conducta repudiable desarrollada por varios de nuestros dirigentes demócratas, voceros por el bloque del NO, quienes durante el lapso previo a la oficialización de aquellos resultados comiciales, se dedicaron a generar una indubitable matriz de opinión respecto al inminente ¨triunfo¨ demócrata por sobre la propuesta de reelección indefinida del teniente coronel Hugo Chávez, en liza, a traves de los medios de comunicación social en específico la televisión. Es el caso, que presentados como fueron los mencionados resultados, algunos de aquellos ¨voceros autorizados¨, tuvieron la desfachatez de relativizar su farsa con el burdo argumento de una: ¨razonable y necesaria motivación a los electores y a testigos del NO¨.

Mucho se ha dicho, sobre la inconmesurable capacidad para el engaño y la mentira del régimen Chávez-FARC, que resulta lógica, considerando su naturaleza política. De hecho es lo natural a tales regímenes, lo contrario seria lo inédito. Pero igualmente lógico resulta para nosotros los demócratas, esperar que luego de 10 años de abusos y crímenes por parte de un régimen de facto, nuestros dirigentes políticos hicieran honor a ese rol, ejerciendolo bajo las premisas de la honradez y la verdad. Lo contrario seria claudicar en los valores y principios que dan sentido a esta nuestra confrontación vital.

La conducta que para tal ocasión desplegó el precitado grupo, se perfila a contra-corriente de una lógica aspiración por conquistar el ánimo de esos 4.941.439 de potenciales electores venezolanos (29,67 % de la población electoral. Fuente CNE Chávez-FARC), que se abstuvieron de participar, tan necesarios a quienes persigan restaurar la constitución mediante el voto popular. Mal pueden pretender ganar la voluntad de tan importante conglomerado, confundiendo la práxis política demócrata con los anti-valores representados siempre por el régimen Chávez- FARC.

En adelante, independientemente al rumbo que tome nuestra lucha democrática, estimo indispensable el enfatizar la contradicción esencial del socialismo gobernante con los valores éticos, necesarios a cualquier gestión gubernativa fecunda y eficiente. Solo así, podremos constituir la anhelada alternativa de poder frente a la tésis del hoy gobierno, siempre incansable en su afán esclavista. ORA Y LABORA.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar