Opinión Nacional

El 11 es la cosa

La Batalla de Carabobo fue la acción heroica culminante del período de guerra por la independencia. Punto crítico que definió el nuevo rumbo de la República. Algo similar se quiere hacer con la fecha del 11 de julio. La batalla final para acabar con Chávez. Marchar hasta Miraflores, instalarse en sus afueras y no abandonarlo hasta que caiga el gobierno.

Esa es la intencionalidad de la cosa del 11 de Julio. Los preparativos se hacen en dos niveles: (i) Los abiertos y públicos y (ii) los aniquiladores y cerrados. En ambos niveles se gesta la conspiración. Unir a todos los elementos del componente «escuálido» para hacerle daño a Chávez. Meta de la pandilla que «lideriza» las acciones de la oposición. Su obsesión por exterminar al Presidente no les permite hacerse de la reflexión y el buen juicio. Por eso acuden a la provocación. Acto de irresponsabilidad social y de orientación bélica. No se detienen en el punto racional de aceptar que el gobierno es legítimo y del pueblo. No le paran a lo crítico de la situación económica y estimulan su deterioro. No toleran las respuestas espontáneas del colectivo y lo retan con desprecio. No creen en la fuerza emergente de una nueva realidad política y fomentan su extinción.

La excusa de que Miraflores es de todos los venezolanos y que ellos tienen tanto derecho de estar allí como los Círculos Bolivarianos, es falsa. Nunca antes existió el libre tránsito por las calles que rodean al Palacio como en esta época. Recuérdese que hasta los últimos días del gobierno de Caldera, después de las 9pm, nadie podía transitar por sus adyacencias. Miraflores era sitiado con barricadas, tropa en traje de campaña y vehículos artillados. Compare ese detalle con el momento actual. Cualquiera puede pasar a cualquiera hora por su frente. Las marchas de protestas, hasta hace muy poco tiempo, culminaban en Miraflores. Todas las ONG que hoy están empatadas con la conspiración, estuvieron en las puertas del Palacio vociferando sus consignas. Pero fue la misma actitud beligerante, instigadas por líderes irreflexivos, la que hizo responder al pueblo. Por eso toma Miraflores. Cuando se devela su espíritu antipacifista. Cuando se descubre la manipulación que se hace de la Constitución y de la vía democrática. Inclusive cuando se estimula el fervor patriótico de la ciudadanía para subvertir el orden institucional. El 11-A es un paradigma de los engaños políticos que no se deben mas nunca emular.

En este coyuntura las alternativas que surgen para las acciones inmediatas se bifurcan en : (i) aceptar los postulados de la Constitución y tolerar la legitimidad del Presidente. Esta actitud permite la paz y la disminución de la crítica conflictividad de los grupos políticos y sociales. En todo caso, la oposición ganaría tiempo para acumular fuerzas a fin de confrontarse en el inminente proceso electoral. (ii) O, la otra alternativa, negarse a reconocer la constitucionalidad del Presidente, continuar azuzando la conspiración, manipular a la masa opositora y lanzarse al sacrificio inútil, destructivo e irreparable de la guerra.

Los líderes belicosos saben que el pueblo tomó Miraflores. Postura irrenunciable que no controla el Presidente. Si su empeño es el desafío y el uso de la carne de cañón de una masa eufórica por el engaño de la gloria, lo que viene es otra batalla de Carabobo.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba