Opinión Nacional

El 23 N y la reafirmación democrática

Para nadie es un secreto que el país ha experimentado un retroceso en términos de sus instituciones, procedimientos y calidad de su entramado democrático el cual no sólo venia sufriendo cierto deterioro como consecuencia del mal accionar de los actores tradicionales, sino fundamentalmente por las practicas depredadoras y nefastas que reafirman los peor del pasado, durante estos diez años en que hemos visto como nuestra democracia se reduce y deteriora.

El accionar de Chávez ha sido sostenido en el tiempo y tiene directamente que ver con un proceso sostenido de personalización, de concentración de poder, de socavamiento de las instituciones, poderes públicos, instancias, canales, lapsos y pautas que en su conjunto explican en parte la postración de las instituciones democráticas o lo que queda de ellas, frente al poder aparentemente omnímodo del presidente que hace y deshace, irrespeta a la propia Constitución Bolivariana de Venezuela que su propio grupo político redacto y aprobó.

En fin, frente al ejercicio rutinario de socavamiento de las instituciones de carácter político, educativo, social, cultural, deportivo y demás, urge rescatar la importancia y protagonismo del voto y la participación como principales armas ciudadanas, instrumentos poderosísimos y que los venezolanos ya empleamos eficientemente el pasado 2 de diciembre de 2007 cuando detuvimos la ofensiva y escalada de forzar la historia, la marcha democrática y el propio marco constitucional vigente de 1999.

A los venezolanos se nos impone un gran esfuerzo de concertación y unidad que de hecho ha venido dando frutos al extremo de que mayoritariamente tenemos candidatos unitarios en las gobernaciones con claras opciones de triunfo. Ese ejercicio y esfuerzo debe ser alcanzado también en lo que respecta al ámbito municipal tan importante como el regional o nacional.

Los venezolanos o mejor dicho un grupo importante de venezolanos no sólo escogió a Hugo Chávez como presidente hace diez años, sino que además con cierta facilidad y casi que irresponsabilidad, le ha ratificado el apoyo y le ha envestido de poderes, atribuciones y demás cuestiones, que junto a la voracidad de quien ocupa la silla de Miraflores y los propios errores imputados a la oposición, conforman una situación de postración en la que ciertamente plantear recuperar nuestros espacios, sinergia y equilibrio constituye un titánico esfuerzo que hoy y siempre vale la pena emprender.

Como demócratas de acción y convicción rechazamos toda actitud que desconozca justamente los cánones y elementos que definen a la democracia, entre ellos, el pluralismo, la tolerancia, el respeto de la norma, la división de los poderes públicos, y asimismo, rechazamos cualquier cambio brusco y forzado y no contemplado en nuestra Constitución. Es por ello que siempre hemos combatido a quienes hoy son gobierno con argumentos, con nombre y apellido, nunca nos hemos refugiado en la capucha o anonimato. El único golpe y avalancha en el que podemos anotarnos será el aluvión y tsunami humano del venidero 23 de noviembre, en el que con convicción y firmeza emplearemos nuestro voto para cambiar, para mejorar y para restituir el equilibrio, el orden, el rescate de la descentralización y de las regiones. De tal forma que el que se quede en casa ese día y no acuda a votar no tendrá derecho a reclamar. El 23 de Noviembre será una gran manifestación ciudadana de reafirmación democrática cuya bazuca y misil es nuestro derecho, nuestra obligación, nuestro sagrado voto.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba