Opinión Nacional

El 748

Bolívar no era comunista, pero el Teniente Coronel si

Si uno hace un injerto entre el Boing 747 y el DC-10 se obtiene una avión con cinco motores, el 748: dos motores en el ala izquierda, dos en el ala derecha y uno en la cola y se supone que debe ser el aparato volador mas potente y seguro del mundo, algo que ni Dios lo puede derribar (no sé pero esa frase que acabo de inventar como que ya la había dicho el constructor de otra nave, acuática ella, llamada Titanic). Pues bien traigo esto a colación por los cinco motores anunciados por el teniente coronel que rige los destinos del país, bueno desde el miércoles pasado los destinos de todos y cada uno de los poderes públicos y privados y de todos y cada uno de los que habitamos en esta patria de Bolívar y se me apuran mucho podríamos decir, sin temor a exagerar, que de varios gobiernos latinoamericanos. Con esa idea en mi blanca cabeza, por adeca y por canosa, me dispuse a ir a la plaza Bolívar de nuestra capital para estar presente en el histórico acto de la promulgación de la tercera Ley Habilitante que la AN le otorgaría al ciudadano presidente de la República Socialista Bolivariana de Venezuela, en lo que se ha dado en llamar parlamentarismo de calle. Mi amada esposa se opuso y mi hija, la mayor, la que vive en la capital catalana, me formó tremendo lío, vía Messenger, para que desistiera de esa idea y me recordó lo que nos pasó años atrás cuando fuimos a la Catedral en la época de la esquina caliente (recordar Paraninfo del 10/01/2003). Pero nada, el ser humano no escarmienta en cabeza ajena y eso que dicen que quien no oye consejos no llega a viejo pero yo llegué a viejo hace rato.

Pues bien, me puse uno blue jeans roído, una camisa manga corta de pelotitas rojas, unos zapatos de goma USKeds, viejos, de los que ahora les dicen tenis, una gorra roja del Magallanes y me quité el puente (la prótesis dental no el del corazón) y me fui. Dejé el carro en el estacionamiento del Colegio de Ingenieros y subí hasta la estación del Metro del mismo nombre. Por solo 500 bolívares me puse en 15 minutos en la estación Capitolio, allí descendí y salí a la calle rumbo a la plaza Bolívar. Cuando llegué estaba a punto de comenzar la sesión extraordinaria. “Hay quórum señor secretario”, preguntó la presidenta. “Si presidente, hay bastante quórum” dijo el secretario, aun cuando a “ojo de buen cubero” no habían mas de 80 diputados. “Se da inicio a esta histórica sesión extraordinaria callejera”. Justo al lado de donde me había sentado un jodedor gritó “Arranca Berroteran”, según me enteré era miembro de uno de los batallones del “23 de Enero”, ya que tenía una pancarta que proponía el cambio de nombre de su parroquia por el de “4 de Febrero”. “Orden camaradas” tronó el segundo vice, el del gallo rojo. “Se somete a consideración de la Asamblea la solicitud de mi Comandante en Jefe de una Ley Habilitante que le dé poderes plenipotenciarios, especiales, totales y permanentes para poder instaurar de una vez por todas el socialismo del siglo 21 sin tanta pérdida de tiempo en consultas y habladeras de pendejadas”. De inmediato pidió la palabra la diputado Varela y reclamó que así no decía el oficio enviado por Chávez, que debían guardarse las formas. Su moción fue apoyada por el diputado Tascón. Tomó luego la palabra un diputado gordo, sudado, comiéndose una arepa de morcilla y con voz profunda y tono académico, magistral, hizo toda una argumentación jurídico-constitucional, con mención de muchos nombres de tratadistas. “El poder sin intermediación, directo, sin pasar por go, caudillo y pueblo”, he dicho. Al final fue muy aplaudido pero por las caras de los presentes creo que nadie lo entendió. En eso llegó al alcalde de Libertador. Al anunciar sus presencia se formó un alboroto, y hasta pitos se oyeron. Le ordenaron hacer uso de la palabra a Evaristo del Consejo de Cooperativas y pidió que le dieran potestad al comandante para que reforme esa ley. Luego le ordenaron hablar a Julio, del Frente Nacional de Abogados Bolivarianos: que modifique las leyes de ejercicio profesional propuso, que solo sea necesario ser revolucionario para ejercer cualquier profesión. Al bate Gustavo Adolfo, Hitler pensé, no, era el representante de los Consejos Comunales: Comunas ya, gritó. Levanto la mano y solicito la palabra entendiendo que era una asamblea abierta y participativa. Diga su nombre y cédula. De pajúo digo mi verdadero nombre y mi verdadera cedula, craso error. Tascón qué dices, pregunta el secretario de la AN. Nanai, nanai, escualidus habemus, fue la respuesta. Negada la palabra. La entrada triunfal del vicepresidente hizo nula mi protesta. De inmediato ordenó que le dieran la palabra y así fue. “Queremos instaurar la dictadura….era tanto el jolgorio por su presencia que nadie oyó la parte final de la frase. “Bolívar aquí estamos para decirte que cumpliremos y, cuando estos motores avancen, el pueblo será muchísimo mas feliz”. “Ya se hizo el encendimiento (sic) del primer motor”, remató el vice-psiquiatra. Cilia retoma la palabra y declara sumamísimamente discutido el punto. A votar. Un mar de brazos alzados le permiten decir: “aprobada por unanimidad total”. A continuación dijo: “Con rango, valor y fuerza de Ley disponga usted mi comandante en jefe de nuestras vidas y bienes”. Y en el máximo del paroxismo gritó: “Viva Chávez, viva Fidel; Socialismo, patria o muerte”. Al carajo los escuálidos”. ”Así, así, así es que se gobierna” gritaban los empleados de las alcaldías Libertador, Sucre y Metropolitana trajeados de rojo rojito. Un policía que había sido escolta mía cuando yo estaba en el gobierno, en la IV, que me había reconocido a pesar de mi facha, me acompañó hasta la estación del Metro por aquello de la burra que cuando no muerde patea. Razón tenían mi mujer y mi hija.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba