Opinión Nacional

El aguajero esta desnudo o que otro defina

El tiro de penaltis es un juego estresante de poder mental entre el arquero y el definidor. Sus habilidades técnicas las damos por sobreentendidas. Una vez que el definidor golpea la pelota o la bota miserablemente o en menos de medio segundo el balón toca la malla o el arquero se la detiene o desvía sin haber podido percatarse de la trayectoria del balón. Es un juego donde el dilema del definidor es donde dirigir el balón y el arquero debe adivinar adonde la va a tirar y lanzarse en el momento en el cual el balón es golpeado. El dilema del arquero radica en anticipar la decisión del adversario. Es un juego de decisiones. Un definidor derecho siempre disparara a la derecha y ocasionalmente a la izquierda o al centro. Una estrategia es tirarse hacia el lado fuerte del definidor. Otra estrategia del definidor es dirigir el balón atendiendo al azar. Como no sabe adonde ira el balón; lo mejor para el arquero es lanzarse hacia el lado mas débil del definidor. A la izquierda si es derecho, a la derecha si es zurdo. Para ambos el dilema es ¿Qué hacer? en esta interacción estratégica donde el objetivo es sencillo, las variables observables y los resultados inmediatos.

La teoría de juegos sostiene que “si definidor y arquero se comportan de modo optimo; ninguno tendrá una estrategia predecible y serán exitosos independientemente de la estrategia que adopten”. Ese resultado se ha comprobado experimentalmente en una muestra donde solo 3 de 42 jugadores estrellas toman decisiones distintas a la recomendada por la teoría de juegos. Han encontrado el balance óptimo de estrategias a usar. Ya sus pies y sus manos no piensan. Los jugadores que entienden y actúan en consecuencia, se perfilan como talentos en este arte donde el aguaje es parte de la interacción estratégica.

Chávez es un alfabetizado, no un educado. A veces, ni explicándole, entiende. Obama, Micheletti y Uribe son gamadeltizados o educados en exceso. Aquel, es un caimán. Estos, unos talentos. La guerra dicen es la continuación de la politica cuando ha fallado la diplomacia. Es un aguaje la amenaza de guerra cuando la diplomacia esta abierta. En la estrategia de repetir en Honduras su aventura, hizo el aguaje de amenazar con bloquearos e invadirlos para reponer al depuesto Zelaya. Aguaje insólito querer intimidar a Obama con maniobras con la armada rusa. Ante la presencia de EE.UU. en bases militares en Colombia, pasa la raya de lo admisible, la amenaza anunciada de nueva guerra contra Colombia, que la haría él y sus milicianos. En todas ellas su decisión ha sido el aguaje en medio de una estrategia predecible; y la respuesta estratégica de los 3 arqueros ha sido óptima, balanceada e impredecible y le han parado el balón. Aguajero le dicen ahora de boca en boca. Micheletti volverá a detenerle el balón el 29 de noviembre; luego de lanzarse al contundente poder de la institucionalidad democrática interna. Uribe se lo atajo lanzándose hacia el Consejo de Seguridad que le puso orden con la primera amonestación. Obama se las detiene todas. Es el arquero del imperio. Ya no es un definidor. Solo el aguajero de estas latitudes.

Internamente ha creado dos naciones. En la suya, ya es voz del pueblo chavista que ha fracasado, que la experiencia bolivariana es fallida, que continuaran los apagones y racionamientos de vidas, de agua, de alimentos, de bienes y servicios, de derechos y esperanzas humanas. Trancas y protestas. Huelgas y represión. Ya se le cayó la careta. Empezaran las marchas de los que vienen de su lado hacia la disidencia. Los escuálidos comienzan a ser los bolivarianos. En la educación inicial los párvulos comenzaran a decir que el aguajero esta desnudo. Y los electores, que son el director técnico del juego, empezaran a escoger a otro para que defina.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba