Opinión Nacional

El ALBA – La desintegración regional

La región se encuentra hoy sumergida en una crisis política sin precedentes. La influencia del chavismo, identificado con un proyecto revolucionario de corte totalitario, lejos de incidir positivamente en la integración regional, introduce un elemento desintegrador peligroso.

La influencia del régimen bolivariano, identificado plenamente con prácticas totalitarias, en oposición abierta al libre comercio y a las libertades plenas de los ciudadanos, busca formar un grupo regional que sólo ha sido acompañado por los gobiernos de Nicaragua, Bolivia y Ecuador cuyos presidentes han declarado abiertamente una posición que contraría los intereses de la región, en general.

El ALBA es un esquema disparatado, esencialmente político, que pretende una integración alrededor del proyecto bolivariano, indefinido, pero con rasgos primarios y elementales totalitarios. La creación del ALBA no beneficiará a los pueblos de la región. No puede hoy concebirse un proceso de integración regional en base al trueque, al estatismo exagerado, a la confrontación ideológica, al desconocimiento de los principios y valores relacionados con la democracia, los derechos humanos y la dignidad.

Los recursos petroleros, nunca antes manejados por algún gobierno en Venezuela, le han permitido a Chávez acercar algunos socios que solamente se benefician de la manirrotura del venezolano que, vale subrayarlo, dirige un proceso imperialista regional que no tiene futuro.

El régimen bolivariano ha tratado de influenciar a los gobiernos de Uruguay, Paraguay, algunos de Centroamérica, sin éxito. Los gobiernos socialistas que surgen por el descontento de los pueblos de la región basan sus acciones en la democracia y en las libertades, lo que les separa del proyecto bolivariano seguido por Ortega, Morales y Correa, que pretenden por reformas constitucionales permanecer indefinidamente en el poder, acaba con la propiedad privada y crea un frente en contra de las democracias de la región, especialmente, los Estados Unidos.

Para Honduras la situación es difícil. El ingreso al ALBA no depende solamente de una decisión simple del Ejecutivo, del Presidente Zelaya. Por el contario, esa decisión, en un país democrático, deberá ser tomada por las fuerzas nacionales vivas, por los partidos, por la sociedad civil en general, por los hondureños todos, en pocas palabras.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba