Opinión Nacional

El artículo 377, la manzana de la discordia

La reciente discusion de la reforma del articulo 377 en la Asamblea Nacional ha dejado al descubierto el verdadero y grave problema por el que atraviesa el proceso revolucionario en Venezuela.

En efecto, en febrero de 1989 el pueblo venezolano inicio su lucha porque nuestro pais comenzara a transitar el camino de la soberania y el desarrollo. Esa lucha cobro en esa oportunidad miles de vidas de compatriotas que salieron valientemente a las calles a protestar en contra del plan de dominacion neoliberal, vidas que fueron segadas por el gobierno de turno amparado en un nefasto decreto que elimino temporalmente la vigencia de las garantias constitucionales y el respeto a los derechos humanos.

Al alcanzar el objetivo de redactar una nueva constitucion consona con esos deseos de justicia y prosperidad, quedo evidenciado que en el espiritu del constituyente estaba sembrada la idea de que la nueva carta magna no se podia prestar a que se repitiesen tales baños de sangre. Es por ello que, si bien se establecio el Estado de Excepcion ante calamidades publicas, se amarro al Ejecutivo para que no pudiese utilizar el expediente de la suspension de garantias y dar luz verde al asesinato impune y a la violacion de los derechos humanos, utilizando como excusa situaciones de conmocion nacional.

Con asombro estamos presenciando como, de un simple plumazo, se pretende reformar la Constitucion para insertar de nuevo tan nefasto procedimiento. Que en este caso no se trata solo de reformar, sino que la Asamblea Nacional esta yendo directamente en contra del sentimiento popular que dio origen a la Constitucion del 99 al pretender restituir tan oprobioso procedimiento.

No es que se desconozca que a un Estado se le pueden presentar situaciones extremas que ameriten dictar medidas como la de decretar un estado de excepcion, con incluso la suspension de algunas garantias. Pero estas siempre son muy puntuales y pueden ser cubiertas explicitamente en la Carta Magna, como por ejemplo una situacion de guerra en el caso del pais, o de un desastre natural para una determinada region, como sucedio en Vargas en el 99. Incluso, pienso que seria conveniente otorgarle un regimen especial a un perimetro razonable alrededor del Palacio presidencial, para evitar que la CIA active los llamados golpes suaves o de terciopelo. Pero de alli a volver a la politica puntofijista de abrir compuertas para que se violen los derechos humanos, dista un abismo.

Este episodio lo que ha permitido es apreciar con nitida claridad el origen del drama que esta sacudiendo el proceso revolucionario venezolano, que no es otro que su pretendido secuestro por un grupo bien organizado de neo-estalinistas, que buscan encaminar nuestro pais hacia una dictadura de partido o “dictadura del proletariado”.

Y no es que pensemos que estos neoestalinistas sean en su interior unos monstruos malvados, avidos de poder. Para nada. En realidad esa conducta obedece a que padecen el sindrome del vanguardismo, ya que esos grupos estan convencidos hasta los tuetanos de ser dueños de la verdad, que ellos denominan el socialismo cientifico, y que estan predestinados y obligados, como conocedores de esa verdad, a enrumbar al resto de la sociedad por ese camino, y como claro, el resto de los mortales desconocemos o no estamos ganados para ese mensaje cuasi celestial, no les queda otro camino que luchar por convencernos o, llegado el caso, ante nuestra terquedad, de imponer una dictadura que le permita a la sociedad alcanzar ese nirvana social.

Lenin fue el autor de esa tesis, que no dudamos que haya sido la correcta para tomar el poder bajo la dictadura zarista, en un pais pobre, rural y mayormente analfabeta, como era la Rusia pre-revolucionaria, y en donde solo un puñado de personas accedia a los conocimientos.

Y fue correcta, a nuestro entender, en la China de Mao, o incluso en la Latinoamerica de principios del siglo XX, en donde se hizo necesaria esta practica, como vimos en las gestas de la Revolucion Mexicana, de Augusto Cesar Sandino, de Luis Carlos Prestes o en nuestro propio pais en las primeras cuatro decadas de ese siglo, pero que años mas tarde llevada al extremo con la llamada politica foquista del Che, devino en un total fracaso.

Plantear ese metodo en la actualidad es un absurdo. Somos un pais con cultura y tradicion democratica, mayoritariamente urbano, alfabeta y con la mayoria de la poblacion con estudios basicos, e incluso intermedios, con mas de un millon de profesionales y tecnicos universitarios, y con medios de comunicacion al alcance de todos (cosa que ni soñar a comienzos del siglo pasado)

Realidad ante la cual resulta totalmente desfasado que pretendan imponer un sistema al resto de la sociedad, un grupo de personas autoproclamados como vanguardia, la mayoria de ellos con una muy pobre cultura politica, que no pasa mas alla de algunos libros que sobre el marxismo han escrito los estalinistas, como la famosa obra de Marta Harnecker sobre ese invento de Stalin que titulo el “Materialismo Historico” y que aun hoy algunos jurasicos conservan como libro de cabecera y que desconocen, por ejemplo, que esa famosa dictadura del proletariado con la que tanto sueñan, fue eliminada hace ya cerca de 50 años del programa de gobierno de muchos partidos comunistas. Siendo el primero de ellos el italiano bajo la direccion de su entonces lider Enrico Berlinguer.

Ese estalinismo es hoy por hoy el principal enemigo que enfrenta nuestro pueblo en su lucha por la independencia y el desarrollo. Siendo la discusion abierta, a la que le temen como a la peste, la unica forma de derrotarlo.

Por eso valoro extraordinariamente la valiente posicion asumida por los dirigentes del partido Podemos, que responde a la mejor tradicion del grupo de dirigentes e intelectuales que rechazaron en su oportunidad la aberracion estalinista en nuestro pais, entre los cuales recordamos a Carlos Arturo Pardo, Argelia Laya, Bayardo Sardi, Chucho Valedon, Alfredo Maneiro, Jose Ignacio Cabrujas, Jose A. Silva Michelena, etc., etc.

Si se quiere salvar el proceso, se hace imperativo forzar esa discusion, independientemente de lo que suceda o deje de suceder con la susodicha reforma.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba