Opinión Nacional

El cambalache del siglo XXI

Nada tan actual como el tango de José Santos Discepolo compuesto en la Argentina de 1934 para entender lo que pasa hoy en nuestro país. Su composición Cambalache refleja la ruptura de valores y la falta de credibilidad de la sociedad y de la clase política en el pasado siglo, ubicado no sólo en la nación austral, también en el universo político de la época.

En resumen como llaman los franceses un burdel, un desorden absoluto. Cuando vemos en la Venezuela del siglo XXI la mas terrible confusión entre Estado, Gobierno, Partido y Sociedad; donde los actores se confunden en sus roles a tal punto que lo representan a la vez en múltiples ocasiones, sin que nadie se percate, o lo comparta sin inmutarse, refleja el grado de confusión en cada ciudadano y los niveles de ignorancia de quienes ejercen el poder.

El punto de partida de la catástrofe parte de los más altos niveles del Poder Ejecutivo. El Presidente de la República es a la vez el máximo jefe del partido de gobierno, el PSUV, a la vez el Vicepresidente, los ministros, gobernadores, alcaldes, gerentes de las empresas del estado, entre ellas PDVSA, son los excelsos integrantes de la Dirección Nacional, y al mismo tiempo son los responsables regionales de esta novel organización política.

Al mismo tiempo son los facultados para designar a los candidatos en las próximas elecciones regionales a alcaldes y gobernadores y diputados a los consejos legislativos. En pocas palabras son Gobierno y al mismo tiempo son partido y además revolución, son sociedad y al mismo tiempo Poder Ejecutivo. Lo extremo de la ignorancia lo refleja el proverbial discurso presidencial, al calificar su gobierno el pasado domingo 06-04-08, como un gobierno obrerista. ¿Sabrá el Presidente que el obrerismo ha sido calificado como una desviación del marxismo?. No nos extraña el uso atrabiliario del español en nuestras tradiciones políticas, desde J. V. Gómez para acá los Presidentes podían leer el periódico al revés, pues para eso eran presidentes de la república.

Como se traga una sociedad semejante merengue como lo dice el tango, sin que se intoxique de tanto gobierno y repugnancia por la pretensión de dominarlo todo. Lo lamentable es que se observa tal conducta en los factores oficialistas y al mismo tiempo en la oposición, en menor grado porque tiene menos poder.

Los factores de gobierno y de oposición le dan la espalda a los resultados del 2-D. En las encuestas son minoritarios los candidatos del régimen, como los identificados opositores, entre tanto los independientes no subordinados a ningún color político están recibiendo el apoyo mayoritario.

Clara lectura de un país en búsqueda de una tercera opción en ruptura con el desastre de una gestión presidencial, prisionera de un proyecto político desechado por la historia mundial y de una oposición que se bañó en el jordán jurando ante el monte sacro no ser puntofijista. Pero en el cotidiano andar no logra comportarse de otra manera. La razón es simple no ha aprendido otra forma de hacer política, que no sea la clientelar que está también matando a la Va. República.

Por lo visto hasta ahora, habrá sorpresas en las elecciones regionales de noviembre, saldrán favorecidos quienes se arropen de aire fresco y de propuestas de gobierno que apunten a resolver la dura realidad socioeconómica que vive el pueblo, siendo las gobernaciones y las alcaldías el terreno mas próximo al ciudadano, para los cambios democráticos.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba