Opinión Nacional

El campesino de la Garona

Dicen que los banqueros tienen el corazón de piedra. Con la pasión de haber estado en las entrañas del animal, pensamos diferente y durante una escapada marítima nos hicimos acompañar del libro que se titula como estas líneas y recoge diez lecciones dictadas por nuestro querido amigo de un cuarto de siglo, Julio Rodríguez Berrizbéitia con quien laboramos, hace ese lapso, en uno de los mejores bancos de Venezuela.

En el libro, estupendas diez clases de filosofía, Julio describe el pensamiento de Jacques Maritain (París 1882-Toulusse 1973) y lo relaciona, compara y enlaza con los pensamientos de los más importantes filósofos de toda la historia, comenzando en la Grecia antigua, cuna de la disciplina, pasando por los más conspicuos pensadores de todas las edades y explicando de manera prolija la evolución del pensamiento del filósofo francés.

Es interesante observar la evolución de Maritain quien después de haber sido educado dentro de los preceptos y valores del protestantismo liberal, casado en 1904 con Raissa Oumansoff, judía rusa, ambos se convierten al catolicismo dos años más tarde y solo dos años antes de morir, en 1971, se refugia de manera total en la religión católica y profesa los votos correspondientes para incorporarse a la cofradía de los “Petit frères” de Jesús. Estudió con afán el pensamiento de Santo Tomás (1589-1644) y publicó unas setenta y cinco obras.

No pretendemos ni podemos, por razones obvias, describir en estas pocas líneas la prodigiosa, tormentosa y valiosa vida del filósofo. Más nos interesa resaltar que la Universidad Monte Ávila está realizando una empresa que dirige a sus alumnos y a su área de influencia hacia la deseada excelencia a través de unos programas densos en conocimientos y dictados por profesores de primera línea.

En la Venezuela que vivimos la educación está siendo agredida de forma radical. El régimen propugna un sistema donde la calidad no importa y la competitividad esté abolida. El profesorado, en general y especialmente en los niveles de educación primaria y secundaria, persigue la masificación sin calidad y las autoridades educativas promueven la catequización política antes que la educación crítica y constructora.

Las universidades, públicas y privadas, con excepción de las financiadas directamente por el régimen, se resisten a la intervención vertical a la que aspira el dictador. Los profesores, que tienen la fuerza moral de su parte, defienden la libertad de cátedra como uno de los pilares fundamentales de la educación.

Volviendo a la obra que esbozamos, nos dio el mayor gusto leerla y pensamos que es un texto fundamental para quienes aspiran a ahondar en el campo de la filosofía y una oportunidad valiosísima para quienes apenas tenemos el valor de asomarnos en ese campo vital para la comprensión del género humano.

Demás está decir que la calidad y profundidad de las clases de nuestro amigo Rodríguez Berrizbéitia son una muestra y demostración positiva de las dos inquietudes planteadas al comienzo de estas líneas.

Venezuela se defiende ante los furiosos ataques de quienes quieren destruirla. La educación es fundamental en esta lucha.

Altamar, octubre 29 de 2009

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba