Opinión Nacional

El CEN del PSUV

No se porqué se me parecen tanto las reuniones del PSUV y la de Podemos a la de los adecos y copeyanos en su época de esplendor.

Es que son igualitos. Hay unos líderes ortodoxos, unos clones mas chavistas que Chávez, que se parecen guardando las distancias a los fundadores de aquellos partidos y su relación posterior con quiénes los rodearon. Por ser los iniciadores, se consideraban «puros» y se separaban con desprecio de carlosandrecistas y lusinchistas, por ejemplo.

La divergencia era entre corruptos y originarios, entre Piñerúa ( se parece tanto a Muller, con su cara de Gollum y su gesto francamente feo y antipático) y los gobernadores, alegres adecos que rodearon a Pérez al final de su segunda presidencia. Son igualitos a Diosdado Cabello, y a hombres como Tarek William Saab y Acosta Carlez. La única diferencia es el origen militar de algunos de los corifeos, Pero se les reprocha la misma cosa: la cercanía a los reales, la corrupción y la superficialidad ideológica. Sus consignas son sus razonamientos: el jaleo del líder, el eructo, la adulancia.

Casi puedo ver a de nuevo un gobernador de Anzoátegui de los setenta, pasando de mano a mano billetes de mil en un acto público. Tuve algunos sinsabores por escribir crónicas de los actos de aniversarios de aquellos partidos de la cuarta, llenos de ron , de bailes y de gritos para saludar al líder con voz aguardentosa, sin nada que razonar, sin nada que considerar, pegando gritos de adhesión indivisa al candidato. El único razonamiento era: «Ese es el hombre, ese es el que va a ganar. Pégate ahí.

Me dicen algunos que el nivel de obsecuencia y de jaladera de bolas es mucho mayor ahora que antes. Pero yo, francamente para juzgar eso tendría que haber vivido en 1945 cuando una raza violenta de políticos dejó también muchas heridas sin cerrar en Venezuela, no sólo por sus juicios sumarios y sus persecuciones sino por la falta de crítica de sus seguidores y el endiosamiento de sus caudillos.

Lamentablemente no veo nada nuevo en los líderes que surgen. La misma voz engolada de los mítines del nuevo Circo, esta vez, delante de un micrófono de una sala de hotel, la misma risa triunfante que hace pensar a los venezolanos de a pie, ¿de qué se estarán riendo estos, si vivimos una tragedia?

Hubo avances en la cuarta y no los niego, pero el crecimiento del poder de los líderes políticos que impulsaron una Venezuela llena de desarrollo no fueron acompañadas de grandeza, sino de estrechez de miras, de corrupción y de descaro. Por eso llegaron estos nuevos, que lamentablemente se diferencian poco o nada de sus antecesores. Ni siquiera tienen la vergüenza de gastar alguna parte del dinero que reciben en obras públicas visibles, en educación o tan siquiera lo guardan para hacer ver que son honrados.

Se han derrumbado sus misiones, sus barrios adentros, estafan a sus mismos partidarios, viajan en helicóptero para no ver a sus votantes, se pasan de bando con una rapidez increíble y se arrastran tanto, que uno piensa que es imposible que alguien les gane. En fin, esta etnicidad política que nos hace marcar el paso al ritmo de mediocres, parece que nos la tenemos merecida Iremos con ella al próximo noviembre.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba