Opinión Nacional

El clima que nos une

El Entendimiento de las variables ambientales ha sido aspiración humana desde la aparición de las primeras civilizaciones. El Hombre, desde su mas temprana infancia social, valoró como necesario el entendimiento del clima que le rodeaba para sustentar su supervivencia.No sería descabellado pensar, que el conocimiento del clima constituyó quizás el pensamiento troncal afín ,el que generaba lecturas equivalentes en los diversos grupos humanos , los cuales, de una manera asombrosamente sincronizada, desarrollaron como primer conocimiento de sus respectivas culturas aquel relacionado con la causa, aparición y desarrollo de los fenómenos meteorológicos, los cuales adoptaron sin que les faltasen razones muy prácticas para ello, como las manifestaciones de las deidades que hacían vida icónica en su percepción cosmogónica.

De allí que la búsqueda de conocimiento, expresada en la religión o en la observación de la bóveda celeste, en una tarea insomne por descubrir el relato de las estrellas, constituyó una gran motivación para intentar una mirada prospectiva al futuro de todas las culturas de la Tierra.

Al pasar el tiempo, esa visión mermó en intensidad, cuando progresivamente los dioses de la naturaleza cedieron su lugar a una religiosidad más antropocéntrica, centrada en el hombre, visiblemente sustentada en cierta estabilidad climática que cedía su protagonismo a la cambiante sociedad humana en permanente transformación.

Pero luego aparecería la revolución industrial trayendo consigo un aluvión de cambios civilizatorios en donde todas las máquinas concebidas por el hombre desde tiempos ancestrales, según arrojan investigaciones recientemente reveladas y documentadas, pudieron conocer una renovada versión a propósito del hallazgo de la energía del vapor, la cual desencadenó la búsqueda y el encuentro incesante de fuentes de energía de todo tipo, escenario en el cual nos encontramos hoy en día. No obstante en el ínterin, hemos explotado en demasía los combustibles fósiles, a un punto tal que podemos ya asignarle, con mucha certeza y seguridad, el papel de gran villano en el surgimiento del fenómeno del recalentamiento global de nuestro único hogar planetario.

Por supuesto, los espinosos debates que supone el abordamiento de la crisis climática se encuentran en el orden del día. A pesar de los reveladores informes del Panel Intergubernamental para el Cambio Climático, poderosos intereses vinculados al consumo de los combustibles fósiles tratan de revertir la sensibilización de la opinión pública sobre el tema. Pero ya es muy tarde para inventar otra tendencia.Hemos perdido el cuarenta por cuento del Ártico en ¡30 años! Hemos perdido y seguimos perdiendo cinco mil especies de especies animales cada año. Los bosques de la Tierra se reducen en forma alarmante, con un 30% de la cuenca amazónica desvastada por la tala, la quema y el mercurio utilizado en forma discriminada y completamente irracional en la extracción del oro. Todavía no se penaliza la tala de árboles y la industria del papel devora como fuego incontrolado a la vegetación del globo, la fábrica del oxígeno que consumimos para vivir.

. El clima nos une, en su equilibrio o en sus desajustes. Nuestra comprensión de él y la lectura de sus enseñanzas, son la clave para permanecer unidos en el futuro como opción de vida para el Planeta.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba