Opinión Nacional

El Clon

Ver y oír a los intentos de Clones que están surgiendo en la política de nuestro país, como en un laboratorio macabro al estilo de Frankenstein, me ha hecho recordar que cuando aún yo era un niño veía a uno de los animadores más influyentes que ha tenido la TV de Venezuela como lo fue Renny Ottolina y luego el vacío que éste dejó una vez que se retiró del escenario; también pude observar a muchos jóvenes y hasta experimentados animadores queriendo imitar al carismático locutor y vi como las imitaciones eran siempre malas ya que Renny era eso Renny, un ser único como cada uno de los seres humanos que tienen sus propias potencialidades.

En la Venezuela de hoy, esta tierra que al parecer dejó de reinventarse a sí misma, y que su tiempo ha quedado en la eternidad, y sus ciudadanos en una constante perplejidad donde la generosidad que nos caracterizó ha terminado por la voz soez, mal encarada y cínica de la violencia donde el ser y estar no es ser sino mas bien imitar lo que no somos por esencia.

Para algunos, la política sirve para mantener los privilegios de una minoría sobre la mayoría; para otros es tan solo un medio de realizar la integración de todos los hombres de una comunidad para el bien colectivo que forman y fortalecer una sociedad que podemos llamar nación.

Cuando escucho a nuestros políticos: sean de derecha, izquierda o la mayoría, simples oportunista me doy cuenta que lo que se llama política, su esencia misma, su propia naturaleza, su realidad, su verdadero significado siempre ha radicado en su propia ambivalencia.

La ausencia de Chávez del escenario político ha demostrado que las disputas por el poder suelen esconder tanto un sueño de integración como a la ambición de encarnarlo. De ahí que nuestros derechos políticos cada día sean más ambiguos. Cuando yo hablo de derechos políticos es de esa expresión francesa “droit politique” y de la alemana“Staatsrecht”. Ese derecho que regulaba las relaciones entre gobernantes y gobernados, y distinguir el Derecho Civil y del Derecho de Gentes.

Creíamos saber que la Teoría del Estado era una parte del Derecho Político; Otros piensan que el Derecho Político es una parte de la Teoría del Estado; para otros son la misma cosa, pero para los políticos venezolanos son solo sus intereses mezquinos y su capacidad de clonarse pero al estilo Frankenstein.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba