Opinión Nacional

El costo de la unidad

La unidad ha sido costosa, ha planteado sacrificios  para algunos sectores en aras de preservarla, pero la unidad es necesaria e imprescindible  y eso lo comprendemos.

Se dice que en las listas faltan artistas, científicos, juristas  y  representantes de otras importantes disciplinas. Pero bueno señores  esos ilustres venezolanos escogieron una profesión para la cual se capacitaron y que nos es la política, precisamente.

Muchos aplaudirían la unidad siempre y cuando ellos, personalmente,  estuvieran en las listas y hablan en nombre de otros pero parlamentan pos sí mismos.

Los políticos escogen una ideología, la estudian, la pregonan y estructuran un partido político, se adiestran para el duro oficio de convencer y buscar, mediante métodos democráticos, una  representación popular  que les permita poner en práctica un programa de acción.

No vamos a negar que  algunos de los que incursionan en esta peligrosa actividad, en la cual a veces se juega hasta la vida y la libertad, se  transformen en mercantilistas de la política y en negociadores de los dineros públicos; pero estos pronto son  reconocidos por las colectividades y sufren el más riguroso de los desprecios. Afortunadamente no son todos ni representan mayoría.  

Que los políticos son  luchadores empedernidos y duros, que tratan de beneficiar en las luchas por el poder a sus parciales, que utilizan como en la guerra y en el amor el principio de que todas las armas son  validas sin  traspasar los limites de la ética. Esto es cierto.

Pero también en cierto que otros campos de la actividad humana, y no voy a mencionar ninguna en particular, existe la competencia y que estas se practica tan duramente como en la mencionada en el párrafo anterior.

En el trabajo unitario han participado políticos de oficio, que no han desdeñado a representantes de otras especialidades, inclusive sin experiencia política, en  aras de la búsqueda de una inclusión que satisfaga las aspiraciones  del colectivo democrático.

Clara que se han quedado sin ser incluidos  muchos aspirantes a una curul parlamentaria  con méritos suficientes  para ello. Los que opinan como oficio, analistas políticos y sectores importantes de la sociedad, mencionan nombres que de verdad pudieran estar en las listas de candidatos de la alternativa democrática.

Pero no son  ellos los únicos que expresan disconformidad. Muchos de los partidos políticos que participaron en la confección de la unidad se quedaron sin una representación equilibrada para sus justas aspiraciones.

Hemos comprendido que la suerte esta echada, que aun pueden hacerse ajustes que consideramos necesarios; pero el grueso de la decisión esta tomada y esos son los recursos humanos  con que tendremos para buscar una salida parlamentaria.  La unidad vencedora, total o parcialmente, será un paso ineludible que tendremos que dar los venezolanos democráticos como prolegómeno para nuevas batallas.

Venezuela no se acaba el 26 de septiembre del 2010, afortunadamente aun quedan caminos por recorrer para superar esta nefasta etapa de nuestra historia. Ya existirá, para quienes pretenden cargos de representación popular, nuevas oportunidades.  Pero si no superamos esta con éxito, el futuro será aun más dificultoso que el presente.

 

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba