Opinión Nacional

El criminal guión de las Malvinas

El inefable comandante y presidente de la república bolivariana de Venezuela ordena el pasado domingo 15-11-09 “Señores militares no perdamos ni un día en nuestra principal misión: Prepararnos para la guerra y ayudar al pueblo a prepararse para la guerra, porque es una responsabilidad de todos”….”Todos listos para defender esta patria sagrada que se llama Venezuela”.

Cualquier habitante de este país tropical tendría el derecho a preguntarse. ¿Para este clima artificial de combate y de guerra fratricida contra el pueblo colombiano fue electo el actual mandatario nacional?. ¿Quienes combatirán y morirán en esta inusual batalla? ¿Los oligarcas colombianos o los gordos generales patriotas venezolanos?. Los muertos los pondrán precisamente los estudiantes, los trabajadores, las mujeres que cita irónicamente el presidente en su acostumbrada visceral alocución dominical.

Pero no nos confundamos con el telón del drama artificial presidencial, el verdadero escenario es otro. Su discurso patético regañando ministros resulta aburrido e inexplicable para el pueblo que lo eligió; su tono soez y de subestimación sobre la crisis del agua, la electricidad; su incapacidad para generar empleo estable y una economía sana que permita ingresos suficientes al trabajador para una vida decente; su indolencia ante la matanza colectiva por la inseguridad reinante en todas las calles de pueblos y ciudades de nuestro país son una bofetada en el rostro ciudadano ante tal pesadilla de gestión.

¿Que busca como solución el comandante presidente?. Muy similar a aquella junta militar de Fortunato Galtieri en 1980 en Argentina, quien no tuvo escrúpulos para labrar uno de los más crueles episodios de la historia del país sureño, embarcándolo en la guerra de las Malvinas. Donde el poder político implementado por la fuerza recurrió a lo más profundo del sentimiento argentino para lograr sus más obscuros objetivos: Perpetuarse en el poder. Aun cuando él de aquí llegó por elecciones son evidentes las similares intenciones.

Aún cuando no se discute la soberanía argentina sobre las islas Malvinas, no menos cierto se puede esconder que el fracaso político, económico y social de los milicos argentinos los conminó a la aventura donde miles de argentinos perdieron la vida a cambio de mantenerse gobernando. Su escasa visión de la política internacional consumó el desastre nacional, ante un ejército superior apoyado por las potencias imperiales. Aquel amargo capítulo sirvió de preámbulo para el derrumbe de las dictaduras militares que asolaron el sur del continente y se abrieran las compuertas de la democracia en toda esta región.

Para nosotros el caso es grave ya que estamos en presencia de una gestión presidencial en decadencia, capaz de sacrificar al pueblo venezolano si es preciso, con tal de mantener ese preciado botín que es la riqueza nacional. De ello tengo el optimismo que nuestro pueblo no morderá el mismo anzuelo, ni caerá en la misma trampa que costó los sueños y la vida de la juventud argentina.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba