Opinión Nacional

El cuento mil y tres

Ya se ha vuelto una costumbre que nuestros dirigentes, y muy especialmente el conductor del programa radiotelevisivo más largo de los domingos, nos cuenten alguna o varias nuevas historias. Es así como hemos escuchado sobre “inocentes” grupos bolivarianos, “innumerables” golpistas o “planificaciones” de golpes, defensores del proceso que marchan “desinteresadamente” para apoyarlo, “seis millones” que me rescataron, “magnicidios” con “culpables” que nadie sabe “donde están”, militares a los cuales “les están pagando” para manifestarse en contra de la “revolución”, “nosotros” respetamos a la “bicha”, “queremos la paz”, vamos a “conversar” y pare usted de contar.

Tanta historia me hace recordar un cuento de (%=Link(«http://www.terra.es/personal8/biografia/poe.htm»,»Edgar Allan Poe»)%), quien durante alguno de sus últimos años de vida escribió El cuento mil y dos de Scheherazade. Todos aquellos que leímos la interesante obra “Las mil y una noches”sabemos que el máximo dirigente del reino en dicho libro decidió, luego de varias decepciones, decretar que tomaría como esposa cada mujer del reino para sacrificarla en la mañana. Sheherazade, le pide a su padre, el gran visir, que ofrezca su mano al rey (luego de urdir un fascinante plan para hacer cambiar de opinión al rey, por supuesto). Este plan consistía en contarle a su hermana una historia cada noche, pero omitiendo el final. Este sistema motivó la curiosidad del Rey (quien también escuchaba la historia). Es así como cada noche comenzaba con el final de la historia anterior e inmediatamente comenzaba la nueva historia. De esta manera, el Rey, sin cumplir su mandato, comenzó a esperar pacientemente hasta la siguiente noche para escuchar el correspondiente final. Luego de Mil y una historias (y noches), el rey decidió abolir el “decreto” con el cual se sacrificaba a la mujer a la cual desposaba.

Como todos sabemos, los cuentos de “Las mil y una noches” son producto de la ficción. En esencia, “mentiras contadas como si fueran realidades”. Poe comienza su “cuento mil y dos …” con un dicho que reza: “La verdad es más extraña que la ficción” y con una excelente sátira, nos dice que la noche Mil y dos, Sheherazade cambió la estrategia y decidió contar un cuento basado en hechos absolutamente reales. El Rey, luego de escuchar esta historia se hartó de “tantas mentiras” y decidió no esperar hasta el final de la misma, reestableció el suspendido mandato y al llegar la mañana, ordenó apartar a Sheherazade de su lado y sacrificarla.

En nuestro país, el incremento de tantas historias de dudosa realidad, muchas de ellas producto del cinismo, que semanalmente nos cuentan los personeros del gobierno y, muy especialmente, nuestro Sheherazade tropical, parece que están acercando el momento en que, aún diciéndonos alguna historia totalmente verídica, nos agarrarán cansados y “el pueblo”, que democráticamente los colocó donde hoy están, democráticamente los sacará del lugar que ocupan.

(*): University of Georgia. Department of Entomology

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba