Opinión Nacional

El Damián del trópico va por el Internet

El 10 de febrero en mi columna titulada, “Hugo Rafael  Goebbels y su dictadura mediática”, expresé lo siguiente:

Lo único que nos va quedando sin censura es el Internet y dentro de muy poco también será regulado por la dictadura castro-chavista.  Todavía mi columna puede ser publicada y les puede llegar a sus correos electrónicos, pero la gran pregunta es: ¿hasta cuándo?

Por lo visto hasta dentro de muy poco, por lo menos desde el punto de vista legal de la dictadura burda que destruye la patria. Este régimen se ha caracterizado por anunciar públicamente sus acciones con anterioridad, y hace unas semanas atrás, el presidente de la CANTV (Compañía Anónima Nacional Teléfonos de Venezuela) Franco Silva, expresó el deseo de crear un punto único de acceso a Internet para todo el país.

Según el señor Silva, la idea no es controlar la información, sino prestarle a los usuarios un servicio mucho más eficiente y modernizado. ¿Será que este monigote cree que los venezolanos somos idiotas y nos vamos a tragar esa afirmación tan ridícula y descarada? ¿Piensa el señor Silva que nosotros no sabemos que el G2 cubano controla las Fuerzas Armadas y el país? O el señor Silva es muy tonto, o es otro tarifado más sin dignidad de los que pululan en el régimen criminal chavista. Me inclino por lo segundo.

Ahora que el monarca caribeño ha despotricado de manera frontal contra Noticiero Digital, portal interactivo de noticias, que dicho sea de paso, es uno de los más visitados a diario en el país, y se encuentra entre los diez primeros de Latinoamérica, es cuestión de meses para que el control del estado se apodere del Internet y lo regule al mejor estilo dictatorial de Corea del Norte, China, Burma, Cuba y demás regímenes totalitarios del planeta. Lo que viene después de las elecciones parlamentarias del 26 de septiembre (previo fraude chavista), será el entierro definitivo de la libertad y la democracia.

Así como públicamente el ex militar golpista ha expresado su inconformidad con Twitter y los distintos foros ciudadanos que hacen vida en el ciberespacio, su enajenación mental no le permitirá continuar con su dictadura anacrónica, a menos que borre del mapa a Noticiero Digital, Twitter, y demás foros libres e informativos del Internet. Su debilidad es tan notoria y su popularidad ha descendido tanto, que la radicalización es la única escapatoria temporal para mantener a flote el proceso marginal que lidera.

Me imagino que la intención del “Damián del trópico” es controlar el Internet lo más pronto posible, ya que sabe muy bien que las elecciones bufas de septiembre sólo podrían ser ganadas con un nuevo fraude masivo, y actualmente los números le dan al chavismo una clara minoría. Sea como sea, sus designios serán cumplidos y el país seguirá adentrándose sigilosamente, en una dictadura moderna de corte totalitario en pleno siglo XXI.  

Mientras escribo estas líneas, Chávez recibe al dictador de Bielorrusia Alexander Lukashenko, a quién condecorará seguramente con la orden del Libertador y entregará una réplica de la espada de Bolívar. El sábado en Barquisimeto montado en unos aviones de combate chinos, exclamaba desaforadamente que el país estaba preparado para defender la soberanía y que el imperio “yanqui” mordería el polvo. Hace unos días atrás donó 100 millones de dólares a Haití, mientras los ancianos venezolanos hacen colas de tres días para cobrar su pensión y la energía eléctrica escasea cada día más.

Por cosas como estas y teniendo en cuenta que el ex militar golpista vive en un mundo paralelo, cada día sus decisiones serán más erráticas e inverosímiles, por ende, necesita autoritariamente controlar toda la información que se produzca en el país, para poder así manipular y desinformar a la población en general. No sé cuando el pueblo despertará y derrocará al tirano, pero lo que sí puedo pronosticar, es que con la censura del Internet, el régimen chavista cruzará una línea impensable para una “supuesta” democracia latinoamericana.

 Si hasta ahora los gobiernos han sido complacientes y benévolos con Chávez, la censura al Internet producirá un aislamiento instantáneo del régimen castro-chavista con respecto a la comunidad internacional, y en algún momento pagará muy caro su desprecio hacia los derechos universales del ser humano. El dictador se encuentra cercano a despertar serpientes de mil cabezas imposibles de controlar. Es mi opinión que Chávez cava su propia tumba de manera vertiginosa y pagará muy caro sus atrevimientos. Es cuestión de tiempo, la historia así lo ha demostrado.

“Se puede engañar a algunos todo el tiempo y a todos algún tiempo, pero no se puede engañar a todos todo el tiempo”

Abraham Lincoln

         ¡Patria, Democracia y Libertad!

        

         

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba