Opinión Nacional

El debate democrático

El reino de la democracia es un ámbito de libertades, de amplitud, tolerancia, inclusión, deliberación, pluralismo, acuerdo y a veces anarquía. En el funcionamiento de la democracia muchas veces es posible que las cosas no vayan de la mejor manera y la forma más eficiente, cuestión que no implica que el funcionamiento democrático se edifique en base al desorden, al caos, a la ineptitud.

La democracia permanentemente esta asediada por múltiples distorsiones, problemas y males. Sin embargo, una democracia sana o medianamente consolidada debe tener los suficientes anticuerpos para salirle al paso a los intentos de su contaminación, socavamiento y destrucción. Nunca debemos de perder de vista que la democracia se construye rutinariamente día a día e igualmente se socava y destruye día a día.

Si retomamos a los patriarcas de la ciencia política y fundamentalmente de la teoría democrática, desde Norberto Bobbio pasando por Giovanni Sartori, Robert Dahl hasta llegar a Rafael del Águila o el propio Fernando Vallespín, encontraremos una común preocupación, no sólo por el debate democrático desde el punto de vista de la ideas (como ideal de vida), sino fundamentalmente, desde el punto de vista real o fáctico (la democracia como régimen político).

Norberto Bobbio delibera sobre el gobierno de las leyes o el gobierno de los hombres. Robert Dahl continuando y profundizando el debate no habla de la imperante necesidad de contra con unos rasgos básicos para modelar y calificar de democrático a un régimen, de allí el que la poliarquía o la democracia en su condición real y de funcionamiento requiere de ciertos elementos (división de poderes, libertad de asociación, instituciones de representación, control e intermediación, medios de comunicación libres y autónomos, elecciones periódicas y confiables, respeto de la norma, etc).

Debemos de tener muy claro que nuestra América Latina, salvo honrosas excepciones se ha debatido en continuas etapas de inestabilidad, resurgimiento de populismos, militarismo y regimenes híbridos que en su funcionamiento no sólo se apartan de credo democrático y de los elementos fundacionales de la democracia, sino que además, tienden a deformarse y degenerase. Por ello, es menester plantear siempre que la democracia se construye día a día a partir de los ciudadanos, de las instituciones y de nuestra cultura política.

Coincido con Agapito Maestre cuando precisa que los que exigen (o exigimos) más democracia no son unos cuantos exaltados, que aspiran a un desarrollo anárquico del principio democrático, sino una inmensa mayoría que hace tiempo comenzó a expresar su desconfianza ante el mal uso del poder por parte de sus gestores y órganos ejecutivos. La cita de Maestre es el boceto de la ciudadanía venezolana que deambula a la espera de un cambio desde hace décadas, esa ciudadanía opto por un cambio y dicho proceso a estas alturas no se ha producido, sólo encontramos tímidos intentos y naturalmente un Estado y clase política voraz que todo lo engulle y devora.

De que nos ha servido tener el petróleo tan alto, lograr que el SENIAT sea tan eficiente en materia de recaudación tributaria y fiscal, sino en su conjunto ese incremento sostenido en nuestros ingresos y presupuesto no se corresponde con una mejora real y constante de nuestros estándares de vida. Este país no volverá atrás, no volver atrás no significa mirar hacia la llamada cuarta república, no volver atrás implica salir del actual régimen soez, corrupto y degradado. La democracia en Venezuela tendrá que edificarse sobre bases más sólidas y ciudadanas, más solidarias y menos corruptas, más eficientes y menos deformes, más institucionales y menos personalistas.

En fin, cuando Bobbio se debate entre la escogencia de un gobierno de Leyes o de los hombres, no hay duda que es preferible tener leyes duras e inflexibles y que hombres o caudillos. Parte de los problemas que registramos en nuestros países y naciente democracias es que la presencia de los hombres y caudillos supera abiertamente el peso y papel de las leyes.

(*) Profesor de la Universidad de Los Andes.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba